Cochabamba, domingo 16 de junio de 2019
LECTURAS SUTILES

Trastorno de déficit de atención: síntomas y diagnósticos

| M. Sc. ANA MARÍA SAAVEDRA SÁNCHEZ Lic. KAREN PATRICIA POZO MIRANDA CENTRO PSICONEUROLÓGICO SAAVEDRA saavedra@psicocentro.com.bo | 07 abr 2019

En la actualidad, los consultorios psicológicos presentan una elevada cantidad de demandas de padres acerca

de conductas particulares en sus hijos como ser: inatención, distracción, dificultades de adaptación, impulsividad, falta de organización y evasión de ta-reas que requieren un esfuerzo mental sostenido.

Estos indicadores clínicos forman parte de un posible déficit en la atención que puede estar asociado o no a la hiperactividad (TDAH), y que forma parte de los trastornos del neurodesarrollo, según el DSM V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales V). Este se define como una afección de inicio en el periodo del desarrollo, se manifiesta antes del comienzo del nivel primario y se caracteriza por un déficit del desarrollo que produce deficiencias en el funcionamiento personal, social, académico

u ocupacional.

El TDAH es un síndrome evolutivo, una alteración neurobiológica que tiene orígenes genéticos, neuroquímicos y medioambientales con criterios

clínicos definidos.

El paciente no puede resolverlo solo, por lo tanto, la ayuda profesional permitirá mejorar su calidad de vida y tomar medidas preventivas por la alta vulnerabilidad a las adicciones y comorbilidad con otros trastornos. Casi imperceptible es el esfuerzo y padecimiento, debido a que el entorno solo ve las conductas problema, puede verse afectado emocionalmente, subestimado en sus habilidades cognitivas

y poco tolerado en situaciones sociales hasta llegar al aislamiento.

La idea es sensibilizar a la sociedad e incentivar a que busquen ayuda profesional. Una evaluación completa e individualizada permitirá plantear un tratamiento adecuado al paciente y sus necesidades.

¿Cómo identificar si su hijo requiere evaluación? A través de los patrones de conducta: extravío de objetos, le cuesta mantenerse sentado, dificultad para mantener la atención y concentración, mal manejo del tiempo, pobre organización y planeación de actividades, deja inconclusos sus quehaceres, desorden en la habitación, dificultad para establecer rutinas de higiene,

trabajos sucios, desordenados o con mala letra.

El diagnóstico de TDAH es clínico, requiere una intervención multidisciplinaria, que debe estar acompañada

de una evaluación neuropsicológica con herramientas psicológicas específicas como el TOVA, instrumento informatizado que mide objetivamente la atención visual - auditiva, impulsividad y control de las funciones ejecutivas.

A partir del diagnóstico, se interviene con las diferentes especialidades que tratan el TDAH (neurología, psicología,

psicopedagogía y psiquiatría).

Desde la psicología se proporciona técnicas para el manejo de la falta

de atención en casa y colegio, entrenamiento en estrategias eficaces para organización y monitoreo de actividades, consideraciones vocacionales

y recreativas (deportes, etc), y terapia para el manejo de la impulsividad, ansiedad y depresión.

También se brinda asesoramiento individual y parental para un adecuado manejo de límites y tareas en la casa.

Recuerde, conocer el trastorno es com- prender y ayudar a quien lo padece.



Nota: Para cualquier consulta o comentario contactarse con la responsable

de esta columna, Claudia Méndez Del Carpio (psicóloga), al correo electrónico claudiamen@hotmail.com o al celular/ whatsApp 62620609.

Visítanos en Facebook como:

LECTURAS SUTILES



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa