Cochabamba, domingo 16 de junio de 2019

 Islas de basura se apoderan de los océanos del mundo y son un peligro

La más grande se encuentra ubicada en el océano Pacífico y mide tres veces más que Francia. Además, origina la muerte de cientos de especies marinas a causa de la extrema contaminación.
TEXTO: SOSTENIBILIDAD.COM/ PROUDSOURCEWATER.COM FOTOS: PINTEREST.COM/ BBC.COM/ CSR.DK | | 31 mar 2019

Desde la invención del primer plástico totalmente sintético en 1907, la humanidad se ha vuelto extremadamente dependiente de este "oro blanco". Durante la Segunda Guerra Mundial la producción de este material en los Estados Unidos aumentó en un 300 por ciento . La Agencia de Protección Ambiental (EPA) informa que cada pieza de plástico que se haya fabricado todavía existe. Esta afirmación seguirá siendo válida durante bastante tiempo, ya que los plásticos tardan aproximadamente 400 años en descomponerse.

En 1950, el mundo era responsable de producir 1.5 millones de toneladas métricas de plástico; hoy ese número se ha disparado a 320 millones cada año.

Con la invasión desenfrenada de plástico a nivel mundial, la triste verdad es que menos del 10 por ciento de estos residuos se recicla. Además, lo que la mayoría de la gente no sabe es que el plástico no es totalmente reutilizable lo que hace que se agregue plástico virgen en el proceso para fortalecerlo. Aún así, esta práctica no es rentable, por lo que, la mayor parte se desecha después del primer uso.

Hace unas semanas el reto Basura Challenge se apoderó de los diferentes medios virtuales como una tendencia viral que contribuye a mejorar el medio ambiente. Este desafío consiste en escoger un lugar lleno de desechos, tomar una fotografía, limpiarlo, capturar el cambio y subir ambas fotos a las redes sociales para demostrar la transformación que se logró.

Poco a poco, el reto ha ganado más adeptos a nivel internacional e incluso nacional, donde los primeros en sumarse ya se han dado a conocer. Uno de sus principales objetivos es crear conciencia sobre la situación crítica de la contaminación ambiental mundial.

Los últimos años se han hecho públicas imágenes que visualizan el estado de varios océanos, cuyas aguas dejaron su tonalidad cristalina para ser invadidas por millones de toneladas de basura que contaminan dramáticamente su cauce.

Estas aguas fueron denominadas Islas de basura y la más grande está ubicada en el océano Pacífico. Esta mancha de residuos se extiende a lo largo de 1.6 millones de kilómetros cuadrados, lo que equivale a tres veces Francia o la suma total de los territorios de Perú y Ecuador.

El lugar fue descubierto en 1997 por Charles Moore y está conformado por dos secciones, un parche occidental más pequeño y otro oriental más grande.

DAÑO DESMEDIDO A LOS ANIMALES

Las Islas de basura son aglomeraciones de residuos no biodegradables que, por el influjo de los giros oceánicos (el sistema de corrientes marinas rotativas), se van acumulando en extensas balsas flotantes. Además de la hallada en el Pacífico, hay otras cuatro repartidas en los demás océanos a excepción del Ártico y el Antártico.

Desde que fueron avistadas por primera vez, su tamaño fue incrementando al pasar los años sin ningún freno.

Estos desechos terrestres afectan todos los grados de la vida oceánica. Desde el plancton y las algas, los peces, los mamíferos marinos, las aves costeras y los reptiles de agua salada, nada está a salvo de esta amenaza. Debido a su tamaño y color, los animales confunden el plástico con el alimento, causando desnutrición, obstrucción intestinal, daño por abrasión y perforación de los órganos internos. Las redes de pesca representan el 46 por ciento de la masa en el océano Pacífico y suponen un gran peligro porque son las causantes de que los animales queden atrapados a la deriva. Hasta el momento, se ha encontrada un sinfín de especies muertas por alguno de estos casos.

La Expedición Malaspina, un proyecto español con inversión internacional para estudiar el estado de los océanos, es una de las principales fuentes de información sobre estos casos.

El año pasado, el oceanógrafo Carlos Duarte, impulsor de Malaspina, después de hacer un recorrido por la Isla de basura, aseguró que se deben tomar medidas urgentes para detener la contaminación.

LA AMENAZA DE LOS MICROPLÁSTICOS

Más allá de la basura general en los mares, el gran problema es lo que subyace surcando los océanos: los microplásticos.

Según la iniciativa Green Facts, fundada por científicos hace casi 15 años, los microplásticos son “pequeñas partículas de plástico fabricadas en forma de gránulos o procedentes de la degradación de objetos de plástico como bolsas, ropa y artículos domésticos, así como materiales de construcción y de pesca que son abandonados o perdidos”.

Este material representa un perjuicio directo para la fauna marina, ya que son fácilmente ingeridos por peces, pájaros e incluso noso-tros, generando en algunos casos problemas de fertilidad en las mujeres.

ÚLTIMOS ESTUDIOS

Dentro de la gran preocupación que representan estos datos, un grupo de investigadores liderado por Laurent Lebreton, participaron del estudio denominado La fudación del océano limpio en Deltf, Holanda.

Después de analizar la situación, confirmaron que la basura se acumula en varios mares, pero la mancha más grande es la que está en el Pacífico, específicamente entre Hawái y California.

Para obtener los datos necesarios, los investigadores utilizaron botes y aviones para mapear esta zona a lo largo de tres años y demostraron que la contaminación por plástico está "aumentando exponencialmente y a un ritmo más veloz que el agua circundante", según explicó el equipo de investigadores.

Erik van Sebille, de la Universidad de Utre-cht, en Holanda, quien no participó en el estudio, dijo que la cantidad de basura hallada es "impactante" por lo que recomienda que se puedan tomar medidas de contraste de forma rápida. .

"Si bien las estimaciones tienen un rango incierto, hablan de una cantidad de plástico abrumadora", aseguró.

Otro dato importante es que esta isla está en constante movimiento, más de lo que se esperaba, por lo que, su grado de alcance aumenta relativamente a medida que se desplaza.

Según comentaron los especialistas, se cree que gran parte de los plásticos que se encuentran actualmente en el océano llegaron ahí después del terremoto y tsunami que vivió Japón en 2011 debido a la gravedad que este alcanzó.

La contaminación ambiental es un tema que está sobre la mesa de discusión desde hace años. Los datos son cada vez más estrepitosos y el nivel de alerta ya se encuentra en color rojo.

Se considera que si no se frena este problema, las consecuencias para la vida marina y humana pueden ser irreversibles.







TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa