Cochabamba, lunes 22 de julio de 2019

Antonio Torrico S. continúa el legado de su padre en la radiodifusión

Este comunicador social cuenta sobre su vida y la estrecha relación que mantiene con su padre y todas las enseñanzas que le dejó paraejercer su profesión.
| TEXTO: NICOLE ANDREA VARGASFOTOS: AYAR WARI | 17 mar 2019



En Bolivia se celebra el 19 de marzo el Día del Padre y el Día del Radialista. Dentro de este último sector, un hombre que destaca por su labor profesional es Antonio Torrico Saavedra, un radialista apasiona- do y seguidor del legado de su progenitor.

Desde pequeño vio a su padre, Antonio Torrico Navia, trabajar duro y esforzarse cada día por le-vantar una de las radioemisoras más importantes del país, Radio Centro. A medida que fue creciendo inició sus primeros contactos con diferentes medios de comunicación. Le costó llegar donde está. Su vocación y pasión la encontró en la radio. Antonio ha trazado su propia senda, a lo largo de varios años de trabajo como comunicador social.

PRIMEROS PASOS

Nació en Cochabamba el 3 de septiembre de 1968. Es hijo de Antonio Torrico y Nancy Saavedra. Tiene dos hermanos, uno mayor y una menor. Sus estudios primarios y secundarios los realizó en los colegios Don Bosco y Maryknoll. Cuando era momento de emprender una carrera profesional, las enseñanzas de su papá influyeron para que decida estudiar Comunicación Social. De esa forma se fue a La Paz a la Universidad Católica Boliviana.

A su retorno, comenzó a trabajar en Canal 2 que, en ese tiempo, le pertenecía a su familia. Al principio solo realizaba trabajos menores que no estaban ligados directamente con el periodismo, pero eso es algo de lo que se enorgullece. “Me ha costado trabajar en prensa. Esto es una de las cosas que se rescatan de la educación que nos dio mi papá. Hemos empezado de abajo. No llegué directamente a sentarme en una silla ejecutiva”, dice Torrico.

Su primer contacto con el público fue a través de la televisión. Poco a poco, comenzó haciendo reemplazos hasta que le dieron la oportunidad de leer las noticias para el informativo central; mientras realizaba coberturas externas de forma paralela. Así pasó por otros medios hasta que se fue a trabajar a La Paz.

En 2005, cuando retornó, comenzó una relación tan estrecha entre Antonio Torrico y la radio, que parece no tener fecha de expiración.

Actualmente, se encarga de dar las noticias y conducir el programa Punto de Encuentro. Además, es el direc- tor de Radio Centro.

Su voz ha llegado a tantos hogares en Cochabamba, que es marca regis-trada de esa radio, y así se lo hacen conocer las personas que siguen su trabajo de años.

Antonio es un hombre activo, al que le gusta salir de su zona de confort e incursionar en varias áreas, una de ellas es la dirigencia. Actualmente es parte del Comité Ejecutivo de la Federación de Empresarios Privados y presidente de la Asociación Boliviana de Radiodifusoras (Asbora). Sus inicios se remontan a 1998, mientras trabajaba en Canal 2, cuando fue Secretario Ejecutivo del Sin-dicato de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba. Además, fue parte del Consejo de Administración de Comteco. Para Torrico ser partícipe de este tipo de asociaciones le sirve para fortalecer el sector en el que se desempeña cotidianamente.

Si bien Antonio declara que es un “apasionado de los medios de comunicación”, la radio es su predilecta, donde además puede desarrollarse en lo que más le gusta: la información periodística.

Su contacto con el público le sirve de fortaleza para realizar un mejor trabajo cada día, ese es su compromiso. Existe la crítica constante, pero Torrico lo toma como parte de su labor. “Aunque haya anécdotas malas, al final siempre son positivas porque son parte del aprendizaje”, explica Torrico.

PADRE E HIJO

Cuando habla de su padre, la emoción lo embarga. Todos los conocimientos que le transmitió fueron fundamentales en la vida de Antonio.

“Soy muy agradecido por la familia que tengo, por la educación que nos dieron, los valores que nos inculcaron. Eso se refleja en lo que nos han permitido ser”, dice Torrico.

A dos días del Día del Padre en Bolivia, destaca las principales enseñanzas de su papá. “Lo que él me deja es la honestidad. Siempre mantuvo sus valores, nunca claudicó. Yo siento lo que él siente. Sabe tanto de la radio, que conoce más que el técnico”, cuenta el comunicador y añade: “Uno tiene que vivir lo que hace. Aprendí de él a tener vocación y amar la radio”.

Antonio Torrico está casado con Leslie Claros y tiene tres hijos: Aria-na, Mateo y Luciana. Su hija mayor es médico y los dos menores aún se encuentran en etapa de colegio.

Si bien es complicado repartir su tiempo entre todas las actividades que desarrolla, intenta compartir la mayor cantidad de momentos con sus hijos y lograr un equilibrio entre su profesión y su labor de padre.

Ante los retos que viven a diario los medios de comunicación tradicionales para mantenerse a la vanguardia frente a las redes sociales, este radialista se muestra siempre predispuesto a salir adelante ante cualquier adversidad.

“Afrontamos esto como todo en la vida: siempre con optimismo. A todo hay que sacarle algo positivo. Siempre creo que todo va a mejorar”, finaliza Torrico.l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa