Cochabamba, lunes 22 de julio de 2019

El feminismo, un buen negocio

“Capitana Marvel” se ha convertido en un no tan esperado superéxito de taquilla y en un involuntario éxito del boom feminista del momento.
TEXTO: santiago espinoza a. FOTO: MARVEL | | 17 mar 2019



Mucha tinta se ha derramado sobre “Capitana Marvel”, la película número 21 del Universo Cinematográfico Marvel. Se ha escrito, sobre todo, para poner en marcha la danza de números que suele acompañar los estrenos mastodónticos como este dirigido por Anna Boden y Ryan Fleck. Incluso antes de su lanzamiento, sus productores se ocuparon de deslizar esos guarismos que tanto excitan a las hordas de fanáticos de las películas de superhéroes, acaso el género más exitoso del cine contemporáneo en términos de taquilla. El número más cotizado de esa fase fue el del presupuesto, estimado en 152 millones de dólares.

En consonancia con ese presupuesto se tejieron las especulaciones y predicciones sobre la recaudación que alcanzaría una vez estrenado el filme protagonizado por la oscarizada Brie Larson. Pronosticaron, con alguna mesura, que, en su fin de semana de estreno -el periodo para medir el rendimiento económico de las producciones hollywoodenses- , recaudaría alrededor de 140 millones de dólares. Sin embargo, el conservadurismo de esa predicción resultó curiosamente útil para celebrar su rendimiento real, que fue mayor: 153 millones de dólares. Nada mejor que fingir humildad para luego saborear con más fruición las mieles del éxito.

La recaudación ungió a “Capitana Marvel” a la cima de la taquilla estadounidense del fin de semana. Se convirtió en el mejor estreno estadounidense desde “Los increíbles 2”. Fue, cómo no, la cinta número 21 en hacerse del primer lugar de la taquilla de las 21 que ha estrenado Marvel. No obstante, por la suma alcanzada, acabó en el séptimo lugar de las 21 producciones de la factoría con mejor récord de taquilla en su fin de semana de estreno.

El terreno en el que ha conseguido su mayor logro es el de la taquilla mundial: 302 millones de dólares.

La suma le ha otorgado una taquilla total de 455 millones de dólares. Ese dinero le ha convertido en el segundo mejor estreno mundial de una película de superhéroes en toda la historia (detrás de “Vengadores: Infinity war”), el sexto mejor estreno mundial de todos los tiempos y, no menos sugerente, el mayor éxito taquillero hasta ahora para una cinta protagonizada por una mujer.

En este último dato vamos a detenernos. Porque no es casual ni mucho menos. Deriva de la apuesta de márketing de la cinta producida por Marvel Studios y distribuida por Walt Disney Studios Motion Pictures: una producción liderada por una mujer poderosa, pensada como una respuesta de Marvel al éxito de “Wonder Woman”, de DC Studios y, no por casualidad, estrenada en EEUU el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

“Capitana Marvel” es una muestra acabada de la inteligencia de la industria cinematográfica para capitalizar las reivindicaciones políticas en boga, en este caso, el feminismo. Si antes operó de manera similar con el antibelicismo o el ambientalismo, hoy, en pleno imperio del #MeToo, ha encontrado un negocio redondo en alzar las banderas de los movimientos de género. Poco le importa a Hollywood si las mujeres encuentran finalmente condiciones de mayor equidad en el cine o el mundo, mientras su billetera engorde. La industria hace lo que sabe: transformar en mercancía todo lo que huela a popular o populista.

Puede que el feminismo no esté al tanto de esto o no le importe, pero lo cierto es que sí alguien está sacándole provecho al boom feminista de este momento es Marvel y la industria del cine. Cosas de las industrias culturales y del capitalismo que fagocita todo lo que convoca masas y alimenta el consumo global. Ya se sabe que el dinero no conoce de colores ni de moral ni de políticas. Y el cine mainstream es, básicamente, una gran fábrica de dinero que vive de, por y para esos números de los que se suele escribir -incluso en este artículo- cuando se estrenan películas como “Capitana Marvel”.l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa