Cochabamba, lunes 22 de julio de 2019
LECTURAS SUTILES

Modelando conductas positivas

| M.Sc. Carmen Rosa Barrón Torrico Psicóloga - Psicoterapeuta Cognitivo Conductual carmenrosabarron@gmail.com | 17 mar 2019

Hace unos días ingresé a mi cuenta en Facebook y leí un meme (término que se utiliza en Internet para describir una idea que se transmite de manera masiva a través de las redes sociales representando una forma de transmisión cultural, que —por supuesto— modela nuestra conducta, emociones y pensamientos) que decía: “A nadie le importa si ayudas a la gente, y si lo haces no lo comentes”.

Imagino que lo que se quería transmitir es que uno debe ser humilde cuando realiza obras de ayuda o caridad. De cualquier forma, me parece importante analizar, claro, desde la psicología, por qué podría ser significativo que las personas se enteren que existe gente solidaria, que tiene logros, en fin, que hace cosas buenas.

Alrededor de los años 60, Albert Bandura, psicólogo canadiense, hizo varias investigaciones importantes junto a

su equipo sobre el aprendizaje social como proceso psicológico que ayuda a comprender por qué las personas emiten conductas agresivas o altruistas. En este caso, se llegó a la conclusión de que, las personas al observar las conductas de los demás y las consecuencias de sus respuestas pueden aprender dichas conductas, y también otras nuevas o variar las características de las mismas, sin recibir necesariamente una consecuencia o refuerzo.

Por ejemplo, es más probable que una persona colabore a otra si ha observado la conducta de ayuda en un tercero, quien además es alguien significativo en su vida (modelo) y que tuvo un reconocimiento por su acción.

Según Bandura (1963), para aprender conductas por observación (modelado), hay que prestar atención al comportamiento del modelo o persona significativa; también es necesario retener lo observado en forma de imágenes o palabras sin que el modelo esté presente.

Luego se podrá pasar a la reproducción o actuación de la conducta, la cual será comparada con la conducta inicial observada, pues debe acercarse

a la misma.

Y, por último, para que dicho aprendizaje sea significativo la persona debe tener la posibilidad de acceder a consecuencias positivas por emitir dicha conducta, debe sentirse motivada.

De esta forma, podría ser sencillo entender cómo aprendemos diferentes conductas todos los días.

En este sentido, me parece necesario que cuando veamos memes, fotos u otro tipo de información de personas que ayudan, que tienen logros o hacen cosas buenas, sepamos reconocerlo. También me parece importante que si nosotros ayudamos, tenemos logros

o hacemos cosas buenas podamos compartir estas alegrías con otras personas, sin buscar necesariamente un “premio”, pues creo que el mejor “premio” puede ser que estas conductas positivas sean modeladas

o aprendidas por otras personas.

Finalmente, es importante que ten-

gamos cuidado con el tipo de memes que compartimos. Recordemos que -hoy en día- los medios de información en las redes sociales son masivos, y las personas siempre están

modelando conductas y formas de pensar.

No sé cuántas veces fue compartido ese meme que leí, ojalá no hayan sido muchas.



NOTA: Para cualquier comentario

o consulta, contactarse con la responsable de esta columna, Claudia Méndez Del Carpio (psicóloga), al correo electrónico claudiamen@hotmail.com

o al celular/ whatsApp 62620609.

Visítanos en Facebook como:

LECTURAS SUTILES.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa