Cochabamba, lunes 15 de julio de 2019

El documental que no deja “descansar en paz” a Michael Jackson

El filme Leaving Neverland, dirigido por Dan Reed, podrá verse los días sábado 16 y domingo 17, a las 18:00 (hora boliviana), por el canal de cable HBO. Por su duración será emitido en dos partes. Estrenado en el pasado Festival de Sundance, el trabajo ha agitado la controversia en torno a las acusaciones de acoso sexual de menores que pesan sobre el desaparecido Rey del Pop.
| Luis Romero Camacho | 10 mar 2019



No se sabe si estamos en el clímax de la era «Me Too» o si esta apenas comienza. Lo políticamente correcto ha invadido una gran parte de la opinión popular a nivel global, y cada día salen denuncias contra personalidades públicas cuyas carreras son automáticamente estancadas, ya que el público no se muestra dispuesto a perdonar.

A casi diez años de la muerte del denominado Rey del Pop, surge Leaving Neverland, un documental dirigido por Dan Reed, estrenado en dos partes en HBO los pasados días 3 y 4 de marzo, denunciando, por tercera vez en tres décadas, un comportamiento sexual indebido del músico hacia menores de edad.

El peso de este documental no está en la credibilidad de las acusaciones, ya que, aparte de los testimonios, las pruebas presentadas son nulas. El verdadero impacto está en que el acusado, Michael Jackson (M.J.), lleva mucho tiempo fallecido; en que la reacción de la gran mayoría de los espectadores está a favor del artista, algo que se vio muy poco estos últimos años; y en que hubo gran la atención mediática, elevado presupuesto y grandes ganancias para el proyecto.

Las víctimas

Los testigos principales del documental comparten algo en común. Wade Robson y James Safechuckos son dos adultos con familia, que en la niñez viajaron junto al artista, quien les brindó una amistad acompañada de lujos, riquezas y oportunidades. Más de una vez hablaron en defensa de M.J. y testificaron a su favor cuando el artista llegó a juicio, y por primera vez ambos dicen explícitamente haber sido abusados sexualmente por este en repetidas ocasiones y desde muy temprana edad.

A lo largo de cuatro horas (236 minutos), nos topamos con una narración que cambia constantemente de tono, desde el lado más tierno y cordial de Jackson hasta historias muy descriptivas y obscenas de sus supuestas acciones con los en ese entonces, niños.

Si hay algo que los testimonios no ahorran, son detalles. Sin importar su veracidad, hay que tener estómago para escucharlos sin que haya sensibilidades heridas.

Estructura

La película repasa de manera cronológica desde el momento en el que los niños conocen al cantante, hasta cuando decidieron romper silencio.

Los primeros 45 minutos son una fábula para generar empatía entre las víctimas y el espectador. Se relata cómo los niños pasaron de una vida corriente y rutinaria a vivir el sueño de convivir con su artista favorito, en un lujoso parque de diversiones infantil personalizado y exclusivo, camuflado en un rancho privado. Este cambio de estilo de vida hace a uno ponerse en esos zapatos e incluso tenerles envidia. Es la parte más agradable y creíble del proyecto.

Después, de forma muy abrupta pasamos a dos horas en las cuales se narran los abusos de forma explícita, tanto de parte de las víctimas como de familiares cercanos a ellos durante este periodo. Y mientras los protagonistas llegan a la adolescencia y adultez, se cuenta cómo reaccionan estos a las constantes denuncias recibidas por el artista por supuestas víctimas de una posición similar; además de problemas familiares secundarios que solo le ponen más fuego al asunto.

Para cerrar, la última hora relata el recibimiento de la noticia de la muerte de M.J., y los años posteriores en los cuales tocaron fondo y optaron por revelar el tan guardado secreto a sus familias y al público.

Dudas

Es importante ser conscientes de que ambos testigos defendieron al artista antes. Específicamente es importante conocer la situación de Wade Robson, quien surgió con la idea del documental y contactó a la otra víctima para la realización de este.

Robson ganó un concurso de baile que le permitió conocer a M.J. y el resto es historia. Pero también gracias a esto, saltó a la fama como uno de los coreógrafos más cotizados entre las productoras más reconocidas.

Es alguien que nunca necesitó apoyo económico ni estatus, hasta que en 2013 se le negaron grandes oportunidades laborales y pasó por problemas psicológicos y económicos. Es justo después de esto cuando decide alzar la voz por primera vez.

Desde entonces Robson fue atacado por los medios y, a lo largo de estos años, contó muchos detalles que se contradicen. Incluso en el documental son, por mucho, los menos creíbles.

Luego está James Safechuckos, quien, a pesar de tener un testimonio más sólido, incluso por parte de su familia; menciona muchas cosas que carecen de credibilidad. Sin ánimos de arruinar la película, ¿quién guardaría como tesoro, joyería obsequiada por su abusador en un juego de «matrimonio ficticio», joyería usada como soborno para intentar «cosas sexuales nuevas»? Uno nunca sabe cómo actuaría ante ciertas situaciones, pero hay datos que parecen forzados y cuestionables.

Secuelas

«Difícil de ver, más duro de ignorar, imposible de olvidar». El poster promocional principal de la película nos muestra dicha cita por la revista Rolling Stone.

Durante y después de la transmisión, las redes sociales explotaron con comentarios defendiendo al difunto artista y atacando sin piedad a los testigos. En Twitter solo uno de cada veinte o treinta tuits se mostraron dudosos o en contra de M.J.

Sin embargo, aunque de forma mixta, sí hubo repercusiones. Semanas antes se había predicho que muchas radios a nivel mundial cambiarían su lista de reproducción después de la transmisión, y esto fue acertado. El Rey del Pop fue retirado de muchas listas.

Quizás la acción más reciente y polémica es que se dejará de transmitir el legendario capítulo de Los Simpsons donde M.J. participó. Y esto sí que es algo notable culturalmente.

Además, a menos de una semana, ya se está rumoreando una segunda parte para el proyecto con el testimonio de nuevas víctimas saliendo a la luz. Pero aún no sabemos si el efecto dominó «Weinstein» se aplicará a este caso. Por ahora, Michael Jackson está a años luz de convertirse en otro Bill Cosby.

Importancia

Cinco años atrás, este documental no hubiera tenido la atención que tiene hoy.

El debate de «Evidencia vs. Testimonio» está sobre la mesa, y no es algo que deje indiferente a nadie. ¿Qué vale más? ¿Un «inocente hasta probar lo contrario» o un «no te quedes callado/a, tienes derecho a que te escuchen»?

Quizás lo más sorprendente es el título, ya que no te toparás con uno tan acertado para un documental. «Neverland» es el rancho donde sucedieron los supuestos crímenes, pero también es una metáfora de la niñez, nunca mejor representada que en la novela de Peter Pan de J. M. Barrie, de donde surge el nombre del rancho.

En general, es un documental muy bien realizado (el presupuesto no es para menos), que acude al morbo para que sea tan difícil escuchar los testimonios como dejar de hacerlo.

Se criminaliza, pero también se victimiza al fallecido cantante constantemente. Una mezcla de adoración y repudio que concluyen en un producto odiado, pero imposible de ignorar.

Estudiante de Comunicación de la UPB - labocasalada@gmail.com - https://bocasalada.wordpress.com/



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa