El Carnaval de Río de Janeiro es, sin lugar a dudas, el más famoso del mundo"> El Carnaval de Río de Janeiro es, sin lugar a dudas, el más famoso del mundo" /> El Carnaval de Río de Janeiro es, sin lugar a dudas, el más famoso del mundo">
Cochabamba, martes 21 de mayo de 2019

Las musas brasileñas

Cuatro bellas protagonistas del Carnaval paulistano posaron para la revista Así.
| TEXTO Y FOTOS: EDUARDO SCHWARTZBERG | 03 mar 2019

Aline Ertogrel es pasista de la escuela de samba Vai Vai y musa de la Mocidade Unidos da Mocca. Tiene 31 años y es de profesión contadora, hija <BR><BR>de padre egipcio y madre brasileña. “Yo no nací <BR><BR>con la samba, la samba nació en mi”,  asegura.

El Carnaval de Río de Janeiro es, sin lugar a dudas, el más famoso del mundo. No obstante, también se conoce que en Brasil existen varias expresiones carnavaleras, y que la ciudad de Sao Paulo tiene un sambódromo y un desfile de las mismas características que la ciudad carioca.

Una de las particularidades que embellece al Carnaval brasileño son sus lindas mujeres que bailan en las avenidas con hermosos y creativos trajes. La destreza de sus pasos de baile, la alegría y la belleza que irradian a los asistentes es fundamental para que los desfiles sean toda una fiesta.

Pero, ¿quiénes son estas mujeres que el mundo aprecia solo por la televisión, y que pocos tienen el privilegio de conocerlas personalmente? Aquí les presentamos a cuatro exponentes de la belleza del Carnaval paulistano, en ensayos fotográficos exclusivos para la revista Así.

Las producciones se llevaron a cabo en lugares interesantes que caracterizan a la inmensa capital paulista. El parque Alfredo Volpi, ubicado en la privilegiada zona de Morumbi, fue el escenario para el ensayo realizado con Acássia Nascimento.

El denominado Beco do Batman, situado en el barrio de Vila Madalena, y que se volvió un lugar turístico debido a que todas las paredes de la zona están pintadas con grafitis de importantes artistas, fue el lugar elegido para la sesión fotográfica de Aline Ertogrel.

El techo de un edificio en el centro de Sao Paulo, y que actualmente es una ocupación de artistas de diversas nacionalidades al que simplemente bautizaron con la dirección Ouvidor 63, sirvió para el ensayo de Isadora Salles.

Por último, y diferente a los otros, el trabajo con Karoline Morais se realizó en un estudio fotográfico, debido a que su agenda estaba llena de compromisos. Pero, gracias a la humildad que la caracteriza, concedió algunas horas de su tiempo para la sesión artística y para conocer un poco más sobre ella.l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa