Cochabamba, martes 21 de mayo de 2019

Naciones que invierten más no son las mejores en salud

REDACCIÓN/INFOBAE | | 24 feb 2019

Una niña acompaña a su madre mientras se registra al SUS.

Chile y Cuba son los países con los mejores sistemas de salud universales y gratuitos de la región. Resulta muy interesante, porque esos países representan dos modelos de sociedad absolutamente opuestos.

Chile es, probablemente, el país de la región donde más consolidada está la economía de mercado, y es también uno de los más libres y democráticos.

Por el contrario, Cuba tiene un régimen de planificación estatal centralizada sin resquicios para la iniciativa privada, y es un país sin libertad ni democracia, según sus críticos.

¿Qué significa esto? Que no hay un solo modelo que garantice la salud de la población, y que esta meta se puede alcanzar con estrategias muy diferenciadas. Lo que no puede faltar son instituciones eficientes, que tracen objetivos de largo plazo y sean rigurosas en su cumplimiento. Donde rigen la anomia, el desorden y la improvisación, la insalubridad está garantizada.

"El resultado de un sistema de salud no depende tanto de su arquitectura, sino de otras variables. Por ejemplo, si el país realmente apuesta a tener equidad, independientemente del modelo que elige. Hay que mirar a Europa, donde hay diferentes modelos, pero a todos les va muy bien", explica Ursula Giedion, analista en políticas de salud con formación en la Universidad de Ginebra, Suiza, y en la Universidad Nacional de Colombia, consultada por Infobae.

"No existe una sola arquitectura para todos los países. ¿Hasta qué punto el modelo costarricense, con una población chica y homogénea sería aplicable en Nicaragua? ¿O hasta qué punto se podría aplicar uno más unificado en Argentina, con el nivel de descentralización que hay allí?", se preguntó.

Algunas estadísticas ratifican que no hay recetas mágicas. Por ejemplo, uno podría pensar que las naciones con mejores indicadores en salud son las que más invierten. Sin embargo, no necesariamente es así.

El éxito del Sistema Único de Salud (SUS) de Bolivia se podrá medir una vez que esté consolidado, es decir, dentro de al menos cinco años.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa