Cochabamba, viernes 24 de mayo de 2019
LECTURAS SUTILES

Pensamientos, depresión y suicidio

| Carmen Barrón Psicóloga Psicoterapia Cognitivo Conductual | 17 feb 2019


Hace unas semanas atrás, una noticia sobre el suicidio de una mujer colombiana junto a su hijo fue conocida a nivel nacional e internacio-nal, noticia que —por supuesto— fue presentada en los medios de comunicación con cierta connotación amarillista, como es común hoy en día.

Más allá de ello, es importante tomar en cuenta la salud mental de las personas como un factor determinante a la hora de tomar decisiones. Me parece importan- te analizar cómo las formas de pensar pueden hacernos llegar a tomar decisiones fatales, como es el suicidio.

Desde el modelo de la terapia

cognitiva, que tiene a Aaron Beck como uno de sus principales representantes, se propone la existencia de los esquemas mentales, los cuales son una especie de filtro que nos permiten analizar o interpretar la realidad de manera cotidiana.

Dichos esquemas se van configurando desde nuestra infancia y de acuerdo a los valores familiares, educativos y culturares presentes en nuestro contexto.

En algunos casos, estos esquemas de pensamiento se irán configuran- do de manera patológica.

Al hablar de lo ocurrido con la mujer colombiana, y teniendo conocimiento de la carta que esta escribió dando a conocer sus razones para quitarse la vida y la de su hijo, podríamos hacer referencia a la presencia de la triada cognitiva que va a configurar un esquema mental que se relaciona con un cuadro depresivo.

En primer lugar se evidencia la presencia de una visión negativa de sí misma: “Fallé en todo aspecto posible”, “Soy una fracasada”.

En segundo, podemos también encontrar una visión negativa del entorno: “El hombre que dijo amarme me dejó sola”, “El mundo es peligroso”, “Nadie me ayuda”. Y por último, existe una perspectiva negativa del futuro: “No tengo esperanza”.

Así, la persona con depresión, se ve a sí misma como alguien despreciable, sin valor, no logra percibir nada positivo de sí, percibe también solo aspectos negativos del entorno y las personas que la rodean y cree que el futuro no cambiará; es decir, piensa que siempre tendrá sufrimiento en su vida, a esto se ha denominado desesperanza.

Esta es un elemento de la triada cognitiva que se relaciona fuertemente con el riesgo de suicidio.

De esta forma, me parece importante visibilizar estas problemáticas desde un enfoque centrado en la salud mental de las personas.

Sabemos que la sepresión es uno

de los problemas que afecta a más de la mitad de la población y se tiene el pronóstico, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), que será una de las mayores causas de discapacidad en el mundo.

Hasta el momento, en Bolivia no contamos con programas especializados para abordar este tipo de problemas, existe incluso gente que vive toda su vida y sin darse cuenta, con distimia, un cuadro que se caracteriza por tener un estado de ánimo depresivo pero crónico. En síntesis, lo que hizo que esta mujer colombiana saltara del puente junto a su hijo no fueron las deudas y amenazas, fue la depresión.



NOTA: Para cualquier consulta

o comentario contactarse con la

responsable de esta columna,

Claudia Méndez Del Carpio

(psicóloga), al correo electrónico claudiamen@hotmail.com

o al celular/ whatsApp 62620609. Visítanos en Facebook como:

LECTURAS SUTILES.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa