Cochabamba, viernes 15 de febrero de 2019

Marcos Puña: Una vida dedicada a la guitarra y la enseñanza

El músico cuenta su trayectoria profesional y su incursión en YouTube en su afán de seguir enseñando.
| TEXTO: NICOLE ANDREA VARGAS FOTOS: CORTESÍA DE MARCOS PUÑA | 10 feb 2019


Desde pequeño supo a lo que que-ría dedicarse toda su vida. Con el tiempo fue perfeccionando su habilidad hasta convertirse en todo un profesional. Ahora, tiene la fortuna de combinar sus dos pasiones: tocar la guitarra y dar clases.

Comenzó en la música desde que llegó a Cochabamba a los ocho años y no paró más. Después de dar su primer concierto a los 16 años, su talento fue reconocido y le permitió presentarse en 45 ciudades de Bolivia. Además, cruzó fronteras llegando a Vene- zuela, Chile, Perú, Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil, Panamá, Inglaterra, Esta- dos Unidos, España, Alemania y Austria.

Marcos Puña Burgoa es uno de los guitarristas clásicos más importantes del país. Su dedicación y constancia le permitieron abrirse campo en la pedagogía. La enseñanza es una de sus principales fuentes de satisfacción y su manera de contribuir al arte.



DE HOBBY A PROFESIÓN

Marcos nació en Oruro, pero pronto se trasladó a Cochabamba junto a sus padres, Guillermo Puña y Blanca Burgoa. Su infancia fue feliz, vivió rodeado de su familia y su guitarra, quien poco se convirtió en su fiel compañera.

Salió bachiller del colegio Maryknoll. Al terminar la secundaria, en 1996, tenía claro que quería estudiar guitarra, así que se fue a Uruguay al Conservatorio de Montevideo, donde aprendió de la mano de Abel Carle-varo, máximo representante de este instrumento en América Latina. Él le dio las armas necesarias para su formación como profesional y, sobre todo, le enseñó cómo debería ser un buen profesor. Aprendizaje que aplicó más tarde con sus estudiantes.

Un tiempo después, ya en Bolivia, obtuvo dos becas de postgrado en el Conservatorio del Liceo de Barcelona, donde tuvo como maestros a Manuel Granados y Guillem Pérez-Quer. “He tenido la suerte siempre de encontrar, como si fuera un imán afortunado, a los mejores profesores. Es muy importante tener un maestro que, además de saber mucho, sepa transmitirlo y adaptarlo a las características de su estudiante”, dice.

En su recorrido musical, fue ganador de diferentes premios como Miguel Llobet en Barcelona, el concurso de Zarautz en el País Vasco, Juventudes Musicales y César Cortinas en Montevideo, entre otros.



FORMADOR DE ARTISTAS

A medida que iba preparándose como guitarrista profesional, Marcos Puña se dio cuenta de que podía dar más y la mejor forma de hacerlo era a través de la docencia, retribuyendo, de esa manera, todo lo que había recibido de sus maestros en el camino. Y, considerando lo poco conocida que era la guitarra clásica, también tenía ansias de expandir esa manera de expresión.

En ese sentido, desde el 2006 imparte clases en el Conservatorio Plurinacional de Música, en la ciudad de La Paz, donde, además, es jefe de la carrera de Guitarra y director de la Orquesta de Guitarras de la institución.

“Si no daría clases seguramente me moriría. Es una necesidad, es una vocación fervien-te”, afirma el artista.

La carrera de Guitarra le permitió a Marcos conocer grandes estudiantes y aportar en su crecimiento. “A veces estoy más nervioso que ellos. Cruzando los dedos antes de sus presentaciones”, cuenta.

Gracias a su experiencia, también dicta talleres en varios lugares de Bolivia y otros países. En Cochabamba se encarga de organizar la Bienal Internacional de Guitarra cada dos años. Da cursos junto al Centro Boliviano Americano y dirige el Concurso Nacional de Guitarra de Tarija.

FAMILIA UNIDA

A pesar de que vive en La Paz, intenta pasar la mayor parte del tiempo que puede en Cochabamba. Esto tiene un motivo principal: visitar a su madre.

“Ver a mi mamá para mí es un alimento espiritual y una alegría fundamental”, expresa Marcos. La relación que tiene con ella lo fortalece, por eso, le encanta compartir la mayor cantidad de momentos juntos.

Otra mujer importante para el guitarrista es su esposa, Tatiana Capriles, quien se volvió su apoyo incondicional. “Me incentiva, me escucha y me ayuda a mejorar”, asegura.



EL PROFESOR YOUTUBER

Considerado un fanático de la tecnología, Marcos encontró en la plataforma YouTube la herramienta perfecta para seguir contribuyendo a la enseñanza de la guitarra clásica. “La idea surgió porque la mayoría de las videoclases de este instrumento están en inglés, o se venden en DVD a costos muy altos. La idea era que fuera más asequible”, explica.





La dinámica es la siguiente: primero, toca la pieza musical elegida para la clase. Después, de acuerdo a lo que fue observando con sus estudiantes en las clases que dicta en el Conservatorio, explica qué problemas podrían surgir en ese tema. Y, finalmente, la solución que se le podría dar.

Sus videos rodan los 11 minutos, tiempo en el que el guitarrista explica con mucho cuidado el tema elegido, tal como si estuviera en un salón de clases. Él mismo se encarga de filmarse con dos cámaras y luego editar las grabaciones para hacerlo más didáctico.

A raíz de sus publicaciones en su canal logró contactarse con estudiantes de otros países con quienes interactúa a través de Skype.

Marcos Puña trabajó desde muy pequeño en su sueño. Poco a poco, logró convertirse en un referente del instrumento que eligió como compañero. Además, aporta con su conocimiento a las nuevas generaciones que siguen el camino que el inició hace años. Y, gracias a sus ganas de enseñar, ahora encontró la forma ideal de traspasar fronteras mediante el arte. l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa