Cochabamba, miércoles 26 de junio de 2019

Gobierno reconstruyó casas, pero en lotes que las víctimas compraron

La Agencia Estatal de Vivienda (AEV) edificó propiedades en Tiquipaya. Las personas que perdieron familiares debieron ser reubicadas, pero, aún no les entregan derechos propietarios de los terrenos donde podrán construir.
| DAYANA FLORES A. Twitter: @DayanaOpinion | 03 feb 2019

Una de las propiedades reconstruida por la Agencia Estatal de Vivienda en Tiquipaya.
Autoridades locales, departamentales y nacionales les "prometieron cielo y tierra", pero, a un año de la catástrofe en Tiquipaya, ninguna víctima de la mazamorra fue reubicada. La mayoría tuvo que invertir en la compra de un terreno en Tiquipaya u otro municipio para que la Agencia Estatal de Vivienda (AEV) le construya una casa.
A la fecha, la AEV reportó que edificaron total o parcialmente 21 propiedades de damnificados por el aluvión. Reconoció que en ningún caso se dio lotes a las víctimas, sino que les instó a que consigan uno para que sean beneficiarios.
Esa tarea, la de la reubicación y asignación de nuevos terrenos, estaba en manos de la municipalidad, pero, según las familias que aún están a la espera de ese proceso, “hay burocracia”.

DETALLES
Los municipios, según la normativa, remiten a la Agencia Estatal de Vivienda (AEV) un listado de las familias afectadas, adjunto a la declaratoria de emergencia. Con ambos documentos, la entidad tiene el aval para proceder con la construcción de viviendas de emergencia.
Tras el aluvión, Tiquipaya envió esos requisitos. La lista incluía a más de un centenar de familias que fueron evaluadas por el personal de la AEV y, posteriormente, segmentadas en al menos cuatro grupos.
Uno de ellos estaba integrado por personas cuyas casas fueron devastadas totalmente y no tenían otra propiedad a donde trasladarse. "Estas familias tenían que poseer necesariamente su terreno donde se cayó su casa" para que en ese espacio se realice la reconstrucción.
Otro segmento estaba comprendido por personas que sí fueron afectadas, pero parcialmente, es decir "su vivienda no se ha caído", por lo que la entidad gubernamental intervino en la restauración.
Otro grupo era de los damnificados que vivían en alquiler, es decir, "no tenían ni el terreno ni la casa era de ellos, pero perdieron sus pertenencias". La AEV también se enfocó en ellos y les instó a que busquen lotes, no importaba si eran en otros municipios, para que se beneficien con la construcción de una morada. "Ahí, por ejemplo, hemos hablado con los inquilinos y les dijimos que consigan un lote en el que la Agencia les pueda ayudar con los materiales". Mencionó que algunos encontraron, pero otros no.
Ejemplificó el caso de una mujer que "perdió muchas cosas en Tiquipaya", así que adquirió un lote en San Benito y accedió una vivienda por "autoconstrucción", con dormitorios, cocina, baño y demás dependencias.
Finalmente, la AEV consideró un cuarto grupo, el de la gente que perdió a sus seres queridos. Ellos fueron tomados "de manera muy particular". Para abordar sus casos, la directora de la AEV, Noemi Bautista, dijo que se reunió con la primera autoridad de la Alcaldía de Tiquipaya y quedaron en que, si las familias tenían un terreno, se les reconstruirían sus casas, pero, dos no poseían. En respuesta a esa necesidad, la Alcaldía se comprometió a "gestionar lotes", según Bautista, y la AEV debía de construir bajo la modalidad de "vivienda de atención extraordinaria".
Sin embargo, a casi un año, ninguna de las víctimas se benefició con ese plan, por cuestiones burocráticas en la municipalidad. Para dar celeridad a ese proceso, la AEV remitió varias cartas a Tiquipaya, pero ninguna obtuvo respuesta.
El alcalde de ese municipio, Juan Carlos Angulo, dijo que la reconstrucción de las propiedades se hizo "en la misma ladera del río (Taquiña)" y hay un 60 por ciento de avance.

MÁS AFECTADOS
A ese grupo de familias que aún no tienen casa se suman 16 que estaban en áreas verdes o tenían conflictos de derechos propietario, asuntos que la AEV estaba imposibilitada de resolver, pero se les planteó una alternativa, la reubicación, aunque eso "es algo que no nos han podido confirmar. Hemos enviado muchas notas al Alcalde para que nos diga dónde vamos a hacer (las infraestructuras)", dijo Bautista.
Para no perjudicar a esas familias, la AEV les sugirió buscar un lote, pero muchas no están en esas posibilidades.

CAOS ESPECIALES
Se le consultó a Bautista sobre el caso de la mamá de Gamaliel, Elizabeth Salinas, y sobre la familia Torrico, que perdió a su padre. Señaló que realizará seguimiento, considerando que ambas familias no tienen otras propiedades y viven de la caridad de la gente o cubriendo un alquiler.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa