Cochabamba, domingo 21 de julio de 2019

Arqueólogos reconstruyen el templo Pumapunku en impresión 3D

El templo boliviano preincaico recobró todo su antiguo esplendor de hace 1.500 años, gracias a la nueva recreación virtual realizada por un grupo de investigadores.
TEXTO: GIZMODO.COM/ NICOLE ANDREA VARGAS FOTOS: ALEXEI VRANICH PRINTINGINDUSTRY.COM GIZ | | 13 ene 2019



Bolivia es uno de los países de América Latina con mayor rastro de ruinas arqueológicas. Diferentes culturas pasaron por este territorio y dejaron huellas de lo que fue su cosmovisión. Una de esas es, sin lugar a dudas, el pueblo preincaico de Tiwanaku.

Entre los lugares más llamativos que se encontró de esta civilización está el templo de Pumapunku, de 1.500 años de antigüedad, que ahora se encuentra en ruinas en el altiplano paceño. Se le considera un logro extraordinario de la arquitectura andina, sin embargo, nadie sabía cómo era la estructura original hasta ahora.

RESCATANDO LA CULTURA

Utilizando datos históricos, piezas impresas en 3D y un software especilizado, el arqueólogo Alexei Vranich de la University of California Berkeley creó una reconstrucción virtual de Pumapunku.

Los especialistas han estudiado el sitio durante más de 150 años, pero no fue de forma inmediata como todas las piezas rotas y dispersas se fueron uniendo poco a poco. El enfoque sorprendentemente simple ideado por Vranich finalmente proporciona una visión de la apariencia original de la estructura. Con gran esperanza se visualiza que el mismo método podría usarse para reconstruir virtualmente ruinas similares.

Los detalles de este logro fueron publicados en la revista Heritage Science.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Pumapunku, que significa "puerta del puma", fue un templo diseñado y construido por la cultura preincaica de Tiwanaku, que vivió y prosperó en lo que hoy es el oeste de Bolivia, desde el 500 d. C. hasta el 1000 d. C.

Cientos de años después, los incas (1300-1570 d. C.) se encontraron con las ruinas de este lugar, considerándolas importantes

y dignas de restauración. Y, de hecho, ellos creían que fue en Pumapunku donde comenzó el mundo.

Bajo esa concepción intentaron integrar el estilo de la piedra de Tiwanaku en su propia arquitectura, como se ve en las estructuras de la ciudad capital de Cusco y la "ciudad perdida" de Machu Picchu.



“De hecho, los incas tenían los motivos suficientes para estar impresionados: el templo de Pumapunku era un logro arquitectónico andino avanzado. Los conquistadores españoles y otros que visitaron el sitio durante los siglos XVI y XVII lo describieron como un edificio maravilloso, aunque sin terminar, con puertas y ventanas talladas en bloques individuales", escribió Vranich en su nuevo artículo.

Pumapunku mostró un nivel de artesanía que no tenía comparación en el nuevo mundo precolombino, y a menudo se considera el pico arquitectónico de la tecnología lítica andina antes de la llegada de los europeos. Incluso, hoy en día, la piedra del templo se considera tan precisa que los antiguos creyentes en vida extraterrestre afirman que fue hecha por láseres y otras tecnologías alienígenas.

PRESERVACIÓN DIFICULTUOSA

Desafortunadamente, las ruinas de Tiwanaku, y el templo de Pumapunku en particular, han sido saqueadas repetidamente durante el último medio milenio. Los arqueólogos no tienen idea de cómo era la estructura en realidad. Ninguno de los bloques que una vez formaron parte de la estructura inicial se encuentran actualmente en su lugar original, y muchos de ellos están muy dañados o deteriorados. Además, la mayoría de las piedras en el sitio son demasiado grandes para moverse, lo que dificulta las observaciones adicionales. Y las notas de campo dejadas por los arqueólogos a lo largo de los años se consideran demasiado opacas para conceptualizarlas.

Para superar estas dificultades y limitaciones, Vranich y sus colegas integraron datos arqueológicos históricos con un software de computadora moderno y tecnología de impresoras 3D para reconstruir el antiguo templo y, al hacerlo, idearon un enfoque diferente, ya que sin eso sería imposible recrearlo.

El equipo creó modelos en miniatura impresos en 3D, con un 4 por ciento del tamaño real, de las 140 piezas conocidas del templo, que se basaron en mediciones compiladas por los arqueólogos durante los últimos 150 años y en las observaciones de Vranich de las ruinas en el lugar. Los investigadores utilizaron análisis comparativos y de interpolación para reconstruir piezas rotas.

Armados con sus impresiones, los investigadores emprendieron la tarea de reconstruir el antiguo templo, como si estuvieran trabajando en un rompecabezas. Sí, los investigadores podrían haber realizado este trabajo exclusivamente en el ámbito virtual, pero tuvieron mejor suerte con piezas físicas tangibles que podían mover libremente.

"Fue mucho más fácil usar los modelos impresos en 3D", dice Vranich. “Puedes manipularlos rápidamente en tu mano e intentar posición tras posición. Es más lento y menos intuitivo en la computadora. Sería como tratar de hacer un rompecabezas en la computadora: mover el mouse, hacer clic en una pieza, moverla y luego desplazarse, en lugar de agarrar una, probarla, luego otra, luego otra”, explica.

Satisfechos con sus configuraciones similares a lego, los investigadores introdujeron sus creaciones en un programa de modelado arqui- tectónico, que culminó en un único diseño hipotético del complejo templo. Esto no fue muy difícil, ya que los métodos de construcción utilizados por el pueblo Tiwanaku y cómo formaron sus piedras increíblemente geométricas están bien documentados, explicó Vranich. Pero el ejercicio arrojó algunos nuevos hallazgos. “Lo que descubrimos es que parece que estaban haciendo prototipos para cada tipo de piedra, y que luego se copiarían uno tras otro. Es casi como si fuera una versión precolombina de Ikea", añade.

LUGAR SAGRADO

La nueva reconstrucción en 3D también proporcionó nuevas perspectivas sobre el propósito del edificio. "Sabemos que era para ritual, por supuesto", contó Vranich. “Lo que descubrimos es que intentaban imitar, en piedra, las formas anteriores que se hicieron con adobe. Esto se llama skeomorph, y se puede ver en los templos romanos, e incluso en las oficinas de correos modernas, que tienen elementos decorativos de piedra que son imitaciones de la forma de templo de madera griega original".

Otro hallazgo interesante fue que las puertas de enlace dispersas en todo el sitio estaban alineadas de manera que crearan un efecto espejo. Es decir, "una gran puerta de enlace, luego otra más pequeña en línea, luego otra. Crearía un efecto como si estuvieras mirando hacia el infinito en los confines de una habitación individual". En términos de precisión, Vranich afirma que está "confiado en la forma básica", pero admite que "siempre habrá detalles arquitectónicos que seguirán siendo desconocidos".

El equipo de arqueólogo le entregó una copia de los bloques impresos al director del sitio de las ruinas de Pumapunku y les enseñó a registrar las piedras y modelarlas. Vranich espera que se descubran más bloques y que continúen las reconstrucciones del complejo del templo.

"Los bloques también estarán disponibles en línea. Mi esperanza es que otras personas los impriman y, a través de la sabiduría de las multitudes, podemos encontrar coincidencias adicionales y continuar reconstruyendo la forma del edificio (otro Tiwanaku) conocido como ´El Templo de Los Andes´", aseguró.

PROYECTOS FUTUROS

Utilizando esta técnica, Vranich dijo que debería ser posible reconstruir otros edificios antiguos destruidos, incluidos los de Palmyra, Siria, que fueron destruidos en parte por ISIS.

La técnica también podría usarse para reconstruir desastres modernos, como accidentes de avión, que requieren un estudio forense de piezas dispersas para comprender la causa y el origen de una posible explosión.

Dejando de lado la diversión, Hillary Clinton recorrió el sitio en 1997 y le preguntó a Vranich cómo era la estructura. "Le dije que no sabía", asegura. "Creo que debería escribirle una nota que, 21 años después, tengo una respuesta a su pregunta". l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa