Cochabamba, sábado 23 de marzo de 2019

Charquicán Metal

| Bartolomé Leal | 06 ene 2019

Si uno ha de creer lo que los internautas opinan, los chochamus de la banda “The Power of the Pudú” serían los creadores de ese estilo local de rock, el cual mezcla cuestiones de contracultura chilena y estereotipos de la globalización. Marmotelio, su líder, reconoce influencia del Power Metal: Stratovarius, Sonata Arctica y Children of Bodom. Sus clips son notables. Destaco “Barsalitsuni” (El gatito del final), del cual se dice que es “adelantado a su época, no somos dignos de algo tan maravilloso”, “el video más épico alguna vez realizado en Chile”, “la incoherencia más espectacular que he visto en mi vida”, entre otras lindezas. Pero mi tema predilecto es “La Llama Altiplaneta”, de la cual alguien opina: “es imposible aburrirse del tremendo riff con la llama verde culiá volando en medio del universo”. Otros se preguntan: “¿dónde venden la weá que consumen para hacer estos videos?” y “¿para cuándo el siguiente temón?”. La banda, nacida en 2008, apenas se ha producido y los internautas reclaman. Le llega un elogio máximo: “esta mierda es brutal”.

Aparece una pirámide de tablas y plástico. Se halla en Quilpué, cerca de Valparaíso. Una pirámide en jirones, un excremento estereométrico, un símbolo solar universal que también aparece en el otro video, solo que son las de Egipto. El charquicán (palabra quechua y mapuche) es un plato compartido por los países andinos desde tiempos precolombinos, que mezcla tantos ingredientes y que ofrece tantas variantes, que ha pasado a ser sinónimo de mezcolanza o potpurri. En el caso de los “Power of Pudú”, se combinan lo tradicional andino con el rock metalero. ¿Influencia de Los Jaivas? Puede que sí, pero los chochamus son más salvajes, no tan comme il faut, menos oficiales. El pudú, ¿por qué? Pues es un venado sudamericano, el más pequeño entre su especie. Amenazado por todos lados: la destrucción del bosque nativo, los incendios forestales y los depredadores, incluyendo los humanos. El grupo compuso una “Oda al pudú”, una cueca andina, que muestra alguna influencia de Illapu sobre todo en el uso de falsetes. ¿Latin Metal? ¿Folk Metal?

En sus videos aparecen perros, gatos, llamas y osos de peluche, todos tratados con un cariño que llega a ser conmovedor. La banda tiene también una composición titulada “Vals de la hermandad”, reflejo de sus preocupaciones pacifistas y ecológicas. Para algunos comentaristas esto es un anacronismo, una superficialidad propia de latinoamericanos pegados en la lucha anti-imperialista. Para otros es el reciclaje de un descarte en el papelero de Los Jaivas. Como sea, por ahí hay una manito finlandesa que ha apoyado a la banda en sus videos, bellos visualmente, profesionalmente editados, con un sonido impecable. El “Death melódico” y el “Power escandinavo” han contribuido a su estilo, según un crítico entusiasta. Miriam Renvag se llama una vocalista que contribuyó en “Barsalitsuni”. De todos modos, muchos blogueros extranjeros señalan que el metal nunca suena bien en español, y que en este grupo se nota. Lo dicen sobre todo gringos que odian lo latino.

En ese mismo video se rescata una figura del mercado persa de Santiago, ese laberinto en que vale la pena ingresar. Pues se trata de un viejo vago que toca la batería y se hace llamar Elvis. Pero lo suyo fue primero unas marmitas abolladas de metal, luego fueron varios tarros y un par de tapas de ollas haciendo de platillos. Así se largaba a aullar (ya que no a cantar) antes las risas y pullas de los transeúntes, que le daban las pocas monedas que permitía su presupuesto, ya que a ese lugar, como alguien decía, va pura gente que no tiene ningún interés en mostrarse. Pues en “Barsalitsuni” aquel compadre toca una verdadera batería, aunque conserva una especie de armónica hechiza cruzada en la jeta. Como sea, queda allí en tanto testimonio de mis sufridos compatriotas que se ganan la vida como pueden, aún a costa de hacer los payasos sin demasiado talento ni gracia...

Escritor chileno-bartolome_leal@yahoo.com



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa