Cochabamba, sábado 19 de enero de 2019

Reducir la desigualdad, una tarea pendiente del continente en 2019

Sugieren la transición hacia un modelo más sostenible. El siguiente año, la región debe enfocarse también en la educación, debido a que aún una de cada tres personas no termina la secundaria.
LA HABANA/PL Twitter: @DiarioOpinion | | 30 dic 2018

Una madre junto a su hijo en un barrio ecuatoriano colmado de viviendas precarias.	El Nuevo País

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) consideró que uno de los derroteros fundamentales en 2019, en esta región, será el de seguir luchando contra la desigualdad, la mayor del mundo.

La presidenta de la CEPAL, Alicia Bárcena, lo dejó claro cuando estableció que Latinoamérica es la zona más desigual del planeta, “donde el 10 por ciento de los hogares más ricos concentran (la riqueza que tiene) el 70 por ciento de los hogares más pobres”.

En América Latina y el Caribe casi 40 millones de personas viven subalimentadas, lo cual ha llevado a las autoridades a estimar que la lucha contra la inanición en el territorio no muestra progresos.

Aparejado a esto, la prolongada sequía que golpeó durante la última década al territorio redujo significativamente la producción agrícola, con pérdidas estimadas entre el 50 y el 90 por ciento de las cosechas.

“Más de 3.6 millones de personas necesitaron ayuda humanitaria como resultado de esta sequía”, abundó el representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), Julio Berdegué.

Según reveló un informe conjunto de la CEPAL y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la región está perdiendo su riqueza natural con el deterioro ambiental que provoca el actual estilo de desarrollo.

Por ello, estimaron estas organizaciones, resulta urgente una transición hacia un modelo más sostenible, tanto desde el punto de vista del medio ambiente como laboral.

Hacia 2030, indica el informe, se proyecta que la transición hacia la sostenibilidad energética será capaz de crear más de un millón de empleos en América Latina y el Caribe.

La CEPAL, que a finales del año pasado dictaminó un crecimiento en la región de 2.2 por ciento para el año que casi culmina, mientras que para 2019 se espera una expansión del 1.8 por ciento .

El Banco Mundial (BM) atribuye la desaceleración en el crecimiento a las turbulencias de mercado que experimenta Argentina desde abril y el decrecimiento de los principales indicadores de Brasil, sumado a un entorno externo desfavorable, entre otros factores.

SUGERENCIA

Para reducir la pobreza y cancelar la deuda social acumulada con tanta desigualdad, es preciso crecer en promedio y de forma sostenida por más de una década, a ritmos asiáticos (por la época en que esa región experimentó crecimientos superiores al 7 por ciento y 8 por ciento , en los países por esto conocidos como los“Tigres de Asia”, dado el avance y prosperidad de sus economías y sociedad). La clave, más allá del intercambio comercial, está en los volúmenes de inversión, tanto privada como en infraestructura dura (comunicaciones, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones y servicios públicos) e infraestructura blanda (educación, salud, capacitación y transferencia tecnológica).

MÁS TAREAS

Como parte de las recomendaciones para 2019 que realiza el BM está la necesidad de impulsar la inversión, promover un aumento en la tasa de ahorro y exportaciones, y priorizar los gastos asociados a la educación.

“América Latina y el Caribe sigue teniendo un mal desempeño en educación: alrededor de una de cada tres personas no termina la secundaria”, consideró el BM.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que recientemente vaticinó sobre un estancamiento en el crecimiento económico mundial a causa del endurecimiento del ámbito financiero, estableció para América Latina y el Caribe una expansión del 1.2 por ciento en este año con un incremento de un punto porcentual en 2019.

Sea como fuere, todas las estimaciones para la zona en su conjunto establecen cifras de crecimiento inferiores al 1.5 por ciento , lo que revela una pobre expansión, según juzgó oportunamente Alicia Bárcena.

DESTACADOS

Algunas economías prometen sobresalir en sus porcentajes de crecimiento, en medio del panorama descrito, como República Dominicana (5.6), Panamá (4.8), Paraguay (4.6) y Bolivia (4.3).

Como reveló la directiva de la CEPAL, “desde la perspectiva económica crecemos poco, desde la perspectiva social son las enormes desigualdades, incluyendo las de género, donde las mujeres tienen mejor educación que los hombres y ganan 30 por ciento menos en equivalencia de estudios y en tipo de trabajo”.

Y es que, de acuerdo con la entidad, existe una cultura del privilegio, donde la desigualdad, la corrupción, la impunidad, la evasión fiscal, la elusión fiscal, el manejo de los intereses y la segregación territorial se han normalizado.

Las soluciones, en su criterio, vienen de la mano de la aplicación de políticas adecuadas.

Se trata, dijo, de “avanzar hacia un modelo de desarrollo centrado en el cierre de brechas estructurales y en la convergencia tecnológica que nos permita avanzar a mayores niveles de productividad, con sostenibilidad económica y ambiental, pensando en las futuras generaciones”.

Cifra

La Economía de América Latina crecerá 1.7 por ciento en 2019, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

2 Países en riesgo

La inflación estará bajo control en todos los países de la región, promediando un 3.8 por ciento anual. Se excluye del cómputo a Argentina, que verá un incremento anualizado de 28 por ciento , y a Venezuela, que podría experimentar una hiperinflación anual de varios millones porcentuales.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa