Cochabamba, sábado 19 de enero de 2019

Los mamuts tenían SANGRE que era “anticongelante”

TEXTO: NGENES ESPAÑOL | | 23 dic 2018



Los grandes mamuts del Pleistoceno tenían sangre “anticongelante”, según afirma un estudio publicado en Nature Genetics.

Para llegar a esta conclusión, los científicos secuenciaron los genes de la hemoglobina procedente de tres mamuts siberianos. Los fósiles de estos animales tienen 10 mil años de antigüedad apro- ximadamente, los cuales se pudie-ron conservar en el permafrost. Esta es la capa de hielo permanente situada en los niveles superficiales del suelo en las regiones muy frías, como los polos.

La hemoglobina es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos sanguíneos. Además, se ocupa de la circulación del oxígeno a través de la sangre. El análisis mostró que en estos animales prehistóricos la hemoglobina había sufrido una serie de mutacio-nes que le permitía liberar el oxí-geno incluso a muy bajas tempe-raturas. Esta es una capacidad que normalmente se ve inhibida cuando los termómetros descienden por debajo de cero grados.

Los mamuts tenían una forma de anticongelante en la sangre. Esto servía para mantener sus cuerpos abastecidos de oxígeno en el frío extremo.

“Ha sido como viajar atrás en el tiempo y tomar una muestra de sangre de un mamut”, afirma Kevin Campbell, coautor del estudio e investigador de la Universidad de Manitoba, Canadá.

“Fue extraordinario haber podido revivir una compleja proteína de una especie extinta y descubrir cambios importantes que no se ven en ninguna especie viva”, dice el profesor Alan Cooper, quien dirigió la investigación y además es el director del Centro Australiano de ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida.

Según los investigadores, la adap-tación genética de la hemoglobina tuvo que haber sido crucial para los mamuts; ya que les permitió explotar ambientes nuevos y más fríos durante el Pleistoceno.

“Pensamos que, al viajar hacia el norte, el mamut tuvo que haberse adaptado rápidamente a las condiciones más frías y para eso tenía que haber cambiado su hemoglobina”, explica a la BBC el profesor Cooper.

Por otro lado, a diferencia del elefante moderno que desarrolló enormes orejas y otras caracterís-ticas para mantenerse frío en el calor excesivo, el mamut evolucionó con pequeñas orejas y cola corta para ahorrar energía en el frío extremo.

Estos estudios científicos revelan datos importantes que contribuyen a entender la historia de la humanidad y conocer las diferentes características que tenían las dife-rentes especies extintas.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa