Cochabamba, sábado 19 de enero de 2019

Manuel laredo, el líder cochabambino que busca generar cambio social

TEXTO: NICOLE VARGAS | | 23 dic 2018



Hace poco, Manuel Laredo, fundador de la empresa Mamut, fue reconocido por el grupo Nueva Era como uno de los 25 líderes más importantes a nivel nacional de este año.

El evento se realizó en el hotel Los Tajibos celebrando el 25° aniversario del grupo y contó con la presencia de varias personalidades destacadas del medio empresarial, entre los que estuvo Manuel, quien obtuvo el mérito de "Impulsor de una nueva economía", gracias al ex- ponente y rápido crecimiento de Mamut.

Laredo es ingeniero industrial con una maestría en Polímeros y Biopolimeros. Además es conferencista internacional donde promueve la innovación abierta a través de la elaboración de proyectos sociales que tengan un efecto multiplicador en regiones Latinoaméricanas.

Esta gestión fue, sin lugar a dudas, una de las más productivas que vivieron como empresa a nivel general, ya que, en estos cinco años de vida que tiene Mamut logró más del éxito imaginado al inicio del emprendimiento.

“Cuando comenzó Mamut no tenía la intención de ser un líder. Nadie me lo preguntó, simplemente lo asumí y me di cuenta que era una responsabilidad”, asegura Manuel.

Una de las anécdotas que más recuerda es su viaje por el mundo, lo que le permitió conocer otras culturas que le enseñaron el valor de la tolerencia y el respeto al otro.

Además de este reconocimiento con el que cierra el año, Mamut también se alzó en enero pasado con el Premio Proyección de Bolivia en el Exterior que otorgan los clubes de Ciencia Bolivia y, en agosto, en San José, Costa Rica, fue ganador de los Viva Premios Schmidheiny en la categoría Empresas con Impacto Ambiental, convirtiéndose en la primera empresa boliviana en lograr esta distinción.

“Tener la responsabilidad de actuar en función de lo que tú dices creo que es el reto más importante de un líder”, afirma Laredo, quien es consciente de todo el trabajo que debe desempeñar al ser uno de los empresarios jóvenes más prometedores de la región.

En 2019 buscará seguir creciendo y la meta está clara. “Uno de los retos que tenemos como Mamut es generar un efecto multiplicador. La idea es generar dinero, pero nunca olvidar que esa rentabilidad financiera tiene que estar de la mano de la rentabilidad de impacto social y ambien-tal”, sentencia Manuel.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa