Cochabamba, sábado 19 de enero de 2019

Las mochilas escondían la mayor crisis municipal de Cochabamba

El analista político Jorge Komadina calificó de “escandalosa” la situación municipal actual. Para el exconcejal Jhonny Antezana, los actos de corrupción fueron “eje transversal de la gestión pública”.
| MELISSA REVOLLO P. Twitter: @melissarevollo | 23 dic 2018



Las mochilas escolares chinas escondieron indicios de corrupción de casos históricos no registrados antes en el municipio de Cochabamba, y el principal implicado es el alcalde José María Leyes.

De acuerdo con los expertos en el tema, el exconcejal Jhonny Antezana y el analista político Jorge Komadina, la Alcaldía de la ciudad de Cochabamba atraviesa por la mayor crisis de su historia y alarman los indicios de corrupción que se ventilan en cada uno de los procesos. El caso de las mochilas develó otros temas.

Aunque no fue un tema igual, en 1992 la Municipalidad de Cochabamba sufrió una crisis por pugnas políticas. Entonces, en medio del conflicto, asumió como alcalde Manfred Reyes Villa, quien era concejal. Luego fue reelegido en el cargo.

Sin embargo, la crisis e inestabilidad que existen en al actualidad, no se compara con otros momentos de la historia del municipio.

El caso que dio paso a otros fue el denominado Mochilas I, por la adquisición supuestamente irregular de material escolar para los niveles inicial y primario en 2018.

Las mochilas guardaban elementos que derivaron en otros procesos penales por supuestos hechos de corrupción que implican a más de una veintena de personas, incluido Leyes.

En la actualidad, el Alcalde está detenido preventivamente en la cárcel de San Antonio, por el caso Mochilas II, referido a la compra del material escolar en 2017.

Mochilas I fue denunciado el 3 de abril por la concejala del Movimiento Al Socialismo (MAS) Rocío Molina y el viceministro de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción, Diego Jiménez. En este proceso, se determinó al detención domiciliaria del Alcalde, además de restricciones de acercarse a la Alcaldía o tome contacto con otros involucrados en el caso y los medios de comunicación. Sus abogados presentaron decenas de incidentes legales en busca de que sea liberado o, al menos, pueda retornar a trabajar como Alcalde.

Fue recién el 28 de noviembre cuando se dio oficialmente su libertad, mientras dure la investigación. Sin embargo, dos días después fue enviado a la cárcel, luego de la audiencia cautelar por el segundo caso.

CRISIS

Este tema repercutió en el normal funcionamiento de la Alcaldía cochabambina, y llegó la crisis.

El exconcejal Antezana manifestó que la crisis a la que llegó la Alcaldía tuvo varios elementos difíciles de resolver, que “pasan por el tema moral y ético”. Acotó que existen componentes políticos, institucionales y morales.

Aseguró que además de los casos ya conocidos y en marcha en el ámbito penal, existen otros.

“Yo creo que si se hace una auditoría profunda, los actos de corrupción han sido el eje transversal de la gestión pública”.

Argumentó que esto está relacionado con la falta de formación profesional, académica y ética moral de los niveles ejecutivos en la Municipalidad.

“¿Qué ha pasado? Viendo los niveles inferiores, administrativamente hablando, que la corrupción era manejada en la cúpula, la corrupción también ha penetrado a los niveles intermedios y a los niveles bajos de la Alcaldía municipal. Lo más difícil va a ser reconstruir la confianza desde el punto de vista moral, desde el punto de vista ético”.

Consideró que la situación de Cochabamba, en lo municipal, es la peor crisis que se ha registrado.

“Es el peor escenario al que hemos llegado los cochabambinos”.

El analista político Komadina se refirió a otros casos graves de corrupción, prebendalismo e intransparencia que ocurrieron antes en la Alcaldía. Pero, dio una postura distinta para lo que ocurre en la gestión actual.

“Probablemente esta es una de las más graves, más preocupantes crisis, y al parecer no hay una salida institucional estable. Los cochabambinos han perdido la confianza en los alcaldes. Creo que se está viviendo una de las crisis que está generando sobre todo incertidumbre (…). Es algo escandaloso lo que está sucediendo”.

Agregó que la situación probablemente tiene muchas ramificaciones y que los procesos deberían estar orientados a develar esas estructuras y a combatirlas con una política de transparencia.

“Para empezar, es necesario aclarar la participación de Leyes en toda esta estructura. La ciudadanía está esperando respuestas que puedan aclarar esa gestión”.

DETENCIÓN, CAMBIOS

Y DIVISIÓN

Cuando el 21 de abril se determinó la detención domiciliaria del Alcalde, comenzó la incertidumbre en la Municipalidad.

Durante dos semanas, la ciudad se quedó sin su principal autoridad. La Directiva del Concejo Municipal aguardaba una notificación oficial del Juzgado para elegir a un alcalde suplente temporal. Luego de ese tiempo, se designó el 4 de mayo, en el pleno de la instancia legislativa, a la concejala del Movimiento Demócrata Social (Demócratas) Karen Suárez como Alcaldesa.

Su ingreso a la Alcaldía representó cambios y evidenció diferencias entre los demócratas.

Entre otros, Andrea García, quien fue Secretaria de Desarrollo y Directora de Género, Generacional y Familia, e implicada en el caso Mochilas, fue despedida el 10 de julio. Se alejó en medio de conflictos y denunciando supuestas irregularidades, como la retención de los bonos de te de los funcionarios municipales. Este caso involucró al esposo de Suárez, Edson Cortez.

También fue retirada Luz Rojas de la Intendencia, el 25 de julio. Fue denunciada por supuestas irregularidades y delitos. Ella dijo antes que fueron procesos políticos.

A fines de agosto, Demócratas tuvo una reunión nacional y se determinó la reestructuración del partido en Cochabamba. Entonces, se determinó que haya un Comité Transitorio. Edson Cortez quien era el Secretario Ejecutivo dejó de serlo.

Entre otros aspectos, el secretario Ejecutivo de la Alcaldía, Alex Contreras, quien respondía por Leyes en temas políticos, desapareció del escenario público; y la entonces Alcaldesa designó a Henry Rico cono su vocero.

En medio de este escenario, y como siete meses después, Leyes logró su libertad el 28 de noviembre. De inmediato, luego de una audiencia que lo dejó sin resguardo policial, fue a pie, en medio de fiesta por las calles y acompañado de comerciantes y autoridades que le respaldan, hasta el despacho en la Alcaldía para reanudar sus funciones.

En pocas horas, había designado a Óscar Mercado como Secretario General y aprobó decretos ediles que le delegaban funciones exclusivas del Alcalde.

También se despidió al secretario de Desarrollo Sustentable Eduardo Galindo, y quien lo reemplazó, Wilson Gonzales, retiró a Antonio Ferrufino de la Intendencia.

Pero, en menos de dos días, Leyes volvió a dejar su cargo de Alcalde, cuando la madrugada del 30 de noviembre fue enviado como detenido preventivo al penal de San Antonio.

En los decretos ediles firmados por la autoridad titular se había tomado en cuenta también que él pueda Gobernar desde la cárcel. El gabinete municipal, a la cabeza de Mercado, salió a explicarlo públicamente y dio a conocer su respaldo a leyes. Explicó que trabajarían con un enlace de confianza que pueda ingresar a la cárcel y recoger los planteamientos de Leyes, además de trasladar documentos que podían ser firmados en el penal.

Pero, después de que el Concejo volvió esperar los resultados de un análisis jurídico para elegir a otro suplente, el 5 de diciembre fue designado el concejal de Demócratas Iván Tellería como Alcalde suplente temporal; y también hubo cambios. Tres secretarías quedaron acéfalas y él posesionó a nuevas autoridades. El vocero Rico renunció, y Contreras reapareció. La nueva autoridad aseguró que no haría más cambios en el Gabinete hasta enero de 2019.

Además, Tellería anuló los decretos que había aprobado Leyes.

Por otro lado, luego de varios días, hizo que Ferrufino retorne como Intendente. Esto derivó en algunos conflictos, porque le sector del comerciantado está dividido en dos grupos evidentemente antagónicos.

LA SITUACIÓN Y LAS

CONSECUENCIAS

Ante este escenario, el analista Komadina expresó que los cochabambinos se sienten “alarmados” por el estado de estancamiento en la gestión municipal. Dijo que eso repercute en las obras de la ciudad.

Consideró que ya existen consecuencias a raíz de la crisis municipal.

“Ya las estamos sufriendo, parálisis de obras, obras dejadas a medias, una gran incertidumbre entre los empleados públicos municipales. Hay incertidumbre e insatisfacción de parte de la ciudadanía que está asistiendo a este vergonzoso espectáculo de denuncias, contradenuncias, litigios judiciales”.

Para el exconcejal Antezana, las deficiencias en la Alcaldía se notan desde hace más de 15 años. Pasaron por el alcalde Gonzalo Terceros, y “el proceso de deterioro institucional acrecentó” con Edwin Castellanos.

“Y prácticamente, llegó a reventar con la gestión de José María Leyes (…). Creo que el gran perdedor en estos aproximadamente tres años y medio de gestión es la ciudad de Cochabamba y los ciudadanos que han perdido prácticamente las esperanzas, posibilidades y necesidades de sueños”.

Manifestó que las consecuencias de la actual gestión municipal son “deprimentes”.

“Ha habido un retroceso en el desarrollo urbano, entendiendo lo urbano como componentes de categorías económicas, sociales, culturales, ambientales, territoriales. Lo perdido, perdido está (…). Lo más difícil a venir en adelante es devolverle a los ciudadanos la confianza que quisieran tener”.

MÁS PROCESOS

Las dos primeras denuncias por supuestas irregularidades en la adquisición de mochilas escolares chinas desencadenaron otros procesos relacionados.

Uno de ellos surgió a mediados de septiembre, por haberse hallado indicios de legitimación de ganancias ilícitas, de acuerdo con un informe de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF). Este documento develó además nuevos actores dentro el proceso de transacciones económicas que se realizaron para la adquisición de las mochilas.

Un mes después, a mediados de octubre, se presentó la denuncia penal por la supuesta conformación de una red de corrupción. Según la denuncia, el proceso se inició por un presunto uso indebido de influencias del alcalde Leyes para controlar y direccionar por intermedio de otros funcionarios municipales y una de sus hermanas diferentes procesos de contratación en beneficio de otras personas.

La hermana de la autoridad fue implicada en este caso, porque fue mencionada en varias declaraciones de los testigos de los casos de las mochilas como una de las personas que “daba línea” en los procesos de adjudicación de proyectos municipales.

Sumando casos en torno a la entrega de mochilas escolares, el 11 de diciembre, la Contraloría General del Estado hizo la denuncia penal del proceso denominado Mochilas III, que está referido a la primera entrega de los útiles escolares en la gestión de Leyes. Se investiga las presuntas irregularidades de la dotación del año 2016. Se identificaron alrededor de 36 anomalías en la adquisición de mochilas y material.

Además, se incluye el proceso instaurado el 7 de septiembre por supuestas irregularidades en el proyecto "Cochabamba ciudad segura".

Se observó el proceso de contratación y adquisición de cámaras de seguridad, torres de control y software para la instalación de la red digital en la ciudad.

Por otro lado, el 4 de diciembre, un ciudadano denunció penalmente al alcalde Leyes y a un dirigente de la Federación Universitaria Local (FUL) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) por presunto favorecimiento en contratos municipales.

Entre otros procesos, el Alcalde fue involucrado en la denuncia por presunta designación irregular de Luz Rojas como Intendenta; y en similar situación por una designación en cargo, fue incluido como denunciado en otro proceso instaurado contra el secretario Ejecutivo de la Alcaldía, Alex Contreras.

Entre otros, los principales delitos por los que la autoridad edil fue denunciada son uso indebido de influencias, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado y conducta antieconómica.



3

Alcaldes

En ocho meses, entre abril y diciembre de este 2018, la ciudad de Cochabamba tuvo tres alcaldes: el titular José María Leyes; su primera suplente temporal, Karen Suárez (del 4 de mayo al 28 de noviembre); y el segundo suplente, Iván Tellería (desde el 5 de diciembre).

Sobre cambios e injerencias

“No voy a permitir que haya injerencia de ningún sector para tener a mi personal de confianza o secretarías. Voy a abogar por la parte de trabajo (…). Ellos son ciudadanos, pueden hacer política, pero no mezclarla con el municipio”

Iván Tellería

ALCALDE SUPLENTE TEMPORAL



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa