Cochabamba, miércoles 23 de enero de 2019

30 millones de bebés requieren más cuidados

Mantener en el tiempo un mismo equipo médico que supervise a madre e hijo es una de las medidas que puede evitar miles de muertes de neonatos.
NUEVA DELHI/EFE | | 20 dic 2018



Cerca de 30 millones de bebés prematuros o enfermos necesitan cada año cuidados especiales para poder sobrevivir, mientras que el pasado año 2.5 millones de recién nacidos murieron en su mayoría por causas evitables, según un estudio publicado en Nueva Delhi.

El informe "Sobrevivir y desarrollarse", redactado por organizaciones como Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte de que alrededor de dos tercios de los bebés que fallecen cada año son prematuros, un sector que enfrenta enfermedades crónicas y retrasos en el desarrollo.

También sobreviven anualmente un millón de bebés demasiado pequeños o enfermos que sufrirán discapacidades a largo plazo, informó la OMS en un comunicado, en el que alerta de que muchos de estos recién nacidos podrían salvarse sin "mayores complicaciones".

De acuerdo con el estudio, para 2030 se podría salvar la vida de 2.9 millones de mujeres, natimuertos (bebé fallecido al nacer) y recién nacidos con la sola utilización de estrategias como mantener en el tiempo un mismo equipo médico que supervise a madre e hijo.

"En lo relativo a los bebés y sus madres, el cuidado adecuado en el momento correcto y en el lugar preciso pueden marcar toda la diferencia", dijo el subdirector ejecutivo de Unicef, Omar Abdi, al destacar que millones de mujeres y bebés siguen muriendo cada año por no tener acceso a cuidados de calidad.

Soluciones "simples" como la lactancia materna, el contacto corporal entre los padres y el bebé, el acceso a centros sanitarios limpios y bien equipados, inyecciones para impedir hemorragias en las madres o retrasar el corte del cordón umbilical podrían evitar un 68 por ciento de las muertes de recién nacidos para 2030, según la nota.

"El progreso en la atención sanitaria a recién nacidos es una situación beneficiosa para todos, salva vidas y es crucial para el desarrollo temprano del niño", lo que afecta "a las familias, la sociedad y las futuras generaciones", afirmó la subdirectora general de Programas de la OMS, Soumya Swaminathan.

Muerte sÚbita

El riesgo de muerte súbita es muy bajo, si se toman las medidas adecuadas, Se calcula que la muerte súbita afecta a 1 de cada 2.000 bebés, y sucede sobre todo en lactantes de un mes hasta los cuatro meses.

Es más frecuente invierno, en bebés varones y en aquellos que pesaron poco al nacer y los de madres fumadoras.

Ddormir boca arriba

Según los estudios actuales poner al bebé a dormir de lado es cinco o más veces más seguro que ponerlo a dormir boca abajo, y por eso en muchos hospitales lo recomiendan así. Sin embargo, dormir boca arriba es el doble de seguro que dormir de lado (y en consecuencia, diez veces más seguro que dormir boca abajo). La cabeza debe quedar mirando hacia un lado para evitar peligros en caso de regurgitación y debe alternarse la posición para evitar deformidades.

MEJOR NO PERFORAR OREJAS DE NEONATOS

Perforar las orejas de los recién nacidos es una práctica muy común, pero que puede resultar peligrosa para el bebé.

Se cree que perforar las orejas de los recién nacidos al poco tiempo de vida para que no recuerden el dolor causado, otros lo hacen para que el sexo del bebé no sea confundido, o bien por una simple cuestión cultural.

No obstante, la Academia Americana de Pediatría no recomienda que se les perforen las orejas a los bebés ya que poner una pieza de metal en la oreja puede hacer que  se enrede en la ropa y causar heridas que causen sangrado en el recién nacido.

Otro de los riesgos es que algunos padres de familia lo hacen a las pocas horas de que el niño o niña han nacido, antes siquiera de aplicarle la vacuna del tétano, la cual se debe aplicar a los dos meses de nacido, según el portal Padres e hijos.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa