Cochabamba, sábado 23 de marzo de 2019

“Es terrible enfrentar al machismo”

La activista y directora ejecutiva de la Red Trebol superó varios obstáculos para consolidar su identidad.
| MARÍA LUISA MERCADO WhatsApp: 67465193 | 16 dic 2018

Rayza Torriani es directora ejecutiva de la red Trebol. noé portugal



La activista Rayza Torriani confiesa que para ella “ha sido terrible enfrentar a la sociedad para ser incluida en un mundo patriarcal machista”.

Asumió su identidad rompiendo esquemas sociales y culturales. Tuvo que enfrentar una situación violenta de exclusión. Hace más de 40 años “no existían derechos” y no se podía decir nada de este tema. Hoy se habla de identidades de género en el Estado Plurinacional (y diverso), pero prevalece el hombre jerárquico.

“El machismo  no ha llevado solo a las mujeres trans al abismo de la violencia de género, sino a muchas de las mujeres que nacen biológicamente tales”, lamenta Torriani.

Destaca que sentirse la mujer libre, empoderada, capacitada  y fortalecida que es hoy le costó mucho. En el patriarcado se ve lo biológico. “Yo no era esa mujer nacida.Era ese hombre disfrazado de mujer. Fue una lucha muy dura, primero conmigo misma, y luego con la sociedad”, remarca.

  AVANCES

La activista pondera los cambios: “El trabajo que se ha hecho con las instituciones permite ver cambios, especialmente en la juventud”.

Hoy se habla de identidades, del respeto a las personas diversas, hay el manejo de un discurso bien plasmado en medios de comunicación.

 Torriani recuerda que las mujeres trans eran discriminadas porque “no iban a procrear, eran un árbol muerto que no existía”.

Aún hoy hablar de las diversidades causa temblor en muchas instituciones jerárquicas del hombre, porque no quieren soltar  el cesto de decir yo soy el varón.

Hay mujeres en el sistema político, pero “es una pantalla de humo”, opina.

Solo hubo una presidenta en Bolivia y apenas hay una candidata a la vicepresidencia. “Se necesitan mujeres en cargos reales, que demuestren la capacidad y el poder mover el país y esto no va a dejar el hombre”, prevé Torriani.

IGLESIA

Según la directora ejecutiva de la organización Trebol, los arzobispos y jerarcas de iglesias grandes y poderosas tampoco dan cabida a las mujeres. ¿Qué simbolizan los sombreros largos y grandes en la Iglesia?, pregunta, al observar que en las alturas está el Papa y los cardenales y abajo, las monjas. “No puede haber papa mujer, no se puede  romper una cultura religiosa católica y evangélica”, observa. “El hombre esta por encima de una mujer y hay mucho por hacer en el tema de masculinidades.

 

EDUCACIÓN

Según Torriani, para superar el machismo se debe dejar de criar al “hijito pegador y a la niña sumisa”.

Aconseja criar con valores y principios a niñas y niños, con los mismos derechos. Que sepan lavar platos, ropa. ¿Por qué la mujer no puede salir de noche?, pregunta.

“ Si te violaron será porque a provocar has ido”, dicen a las jóvenes. Si el hombre llega a las cinco de la madrugada “está bien, es hombre se sabe defender”, señala.

La mujer es formada para ser débil y se la pone en el nivel más bajo. “Atiende a tu hermano, a tu padre, son actitudes patriarcales”, dice, a tiempo de observar que las mujeres se enamoran y replican en el hogar el lavar, cocinar, planchar,atender al hombre y cuidar hijos. “Si levantas la voz, el hombre te la baja”, detalla.

DENUNCIAS

La Directora de Trebol afirma que aún hay casos de violencia y diseminación que no son denuncias “por miedo y vergüenza”.

Agrega que hay un vacío legal y jurídico. Solo en este año, su organización recibió 72 denuncias de ataques a personas trans.

En todos los casos, la organización reacciona inmediatamente para dar protección y seguridad a las víctimas.

Lamenta que todavía muchas se queden calladas, porque no saben dónde denunciar o “tienen miedo del sistema patriarcal, machista que te golpea te castiga y  te pone una mordaza en la boca por decir soy mujer”.

Dominio

“Algunas familias buscan pareja para la hija, no le dejan elegir. No ven el amor, miden lo económico”. 

Rayza Torriani

Denuncias

La Red Trebol está conformada por organizaciones de personas trans femeninas de todos los departamentos de Bolivia.

Sus oficinas están en la avenida San Martín esquina Heroínas.

Historias de intolerancia a las diversidades sexuales

Dos jóvenes que 15 y 16 años se fueron a escondidas detrás del colegio y se dieron un beso. Uno de sus compañeros las vio y grabó con su celular. Puso el video en las redes sociales y denunció el hecho ante el director de una unidad educativa del departamento de Cochabamba. La autoridad las convocó  y obligó a confesar a sus familias su lesbianismo.  A una de ellas le advirtió que  el próximo año no tendrá cabida en el centro educativo, por ser “mal ejemplo”.  Todo el colegio conoció el caso, porque un profesor puso de ejemplo el caso en cada aula, para decir que “el lesbianismo es malo”.

El chico que denunció en facebook fue expulsado del centro educativo.

En otro caso, un trans masculino, que trabaja de mototaxista enamora con una chica de 22 años, universitaria, que vive con sus padres. La familia, en principio, no sabe que el novio es trans, pero lo rechaza tildándolo de “vago”, que lo único que hará será dejarla embarazada. La familia de la chica la somete y hostiga para que deje el noviazgo. La madre acompaña a su hija a la universidad y espera que concluya la clase para llevarla de regreso a casa. Controla su celular a cada instante, para saber quién llama, con quién habla. La madre culpa de todo a su hija, hasta de su enfermedad. “Aunque te tenga que matar, tu no vas a estar con ese hombre”, la amenaza.

La familia  la encierra y maltrata. Cuando confiesa que su novio es trans, estalla el problema. Llaman a su tío que llega desde Argentina para llevársela, pero al ser mayor de edad no puede hacerlo.

“El patriarcado está entre las mujeres”, comenta la activista Rayza Torriani, al señalar que estos son dos de los 72 casos de violencia atendidos por la organización de defensa de derechos Trebol.

El otro caso es de un  joven de 17 años que fue acosado y discriminado por funcionarios públicos por ser gay y perdió su empleo. Alquilaba un pequeño espacio para hacer las fotocopias en una institución estatal, donde lo acosaron y maltrataron psicológicamente. Trebol intervino, y se logró una resolución que reconoció el acoso.

En una empresa de Santa Cruz, un funcionario se identifica como gay y es hostigado por empleados. El director le pide que renuncie porque era “mal ejemplo”. Con la ayuda de Trebol logran una indemnización, pero el joven queda desempleado.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa