Cochabamba, lunes 17 de diciembre de 2018

Isabel Allende, una vida dedicada a la creación literaria

TEXTO: BBC FOTOS: HIPS.HEARSTAPPS.COM, MEDIAD.PUBLICADCASTING.NET E I.PINIMG.ORG | | 02 dic 2018



Los reconocimientos que suma son innume-rables. El Premio Nacional de Literatura de Chile en 2010 y el Premio Hans Christian Andersen de Literatura al año siguiente están entre los más importantes. Además, desde el 2004 es miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras. El 2014 recibió la Medalla de la Libertad en una ceremonia en Washington a la cabeza del presidente de aquel entonces, Barack Obama en reconocimiento a su aporte a ese país.

Isabel Allende nacida en Perú en 1942, pero de raíces chilenas, es considerada la escritora viva más leída de la lengua española. Los 72 millones de libros vendidos respaldan esa la afirmación.

Este año la BBC la tomó en cuenta como una de las 100 mujeres más influyentes del mundo. En una última entrevista con el mismo medio la escritora cuenta detalles sobre los giros que dió su vida desde que salió de Chile después del golpe militar a Salvador Allende, la muerte de su hija Paula y sobre sus procesos de escritura.

BBC: En tus memorias "Mi país inventado" dices: "Chile era un país hipócrita, lleno de escrúpulos con respecto al sexo y la sensualidad". Para una persona tan apasionada como tú, ¿no lo sentías como algo anquilosado?

Isabel Allende (IA): Totalmente. Era terrible en Chile. Además, pertenezco a una familia bastante conservadora y católica, así que eso estaba también en mi contexto.

Desde muy temprano pude ver la desventaja que era haber nacido mujer, y todavía lo es. Pese a todo lo que han alcanzado las mujeres, siento que los hombres tienen mejores condiciones.

BBC: Tú trabajaste en la revista Paula, que golpeó Chile como un huracán. Escribían sobre temas tabú y sexualidad femenina, ¿qué fue lo que resultó tan extraordinario para los chilenos?

IA: Había muchas cosas sobre las que la gente no hablaba ni publicaba nada. Luego apareció esta revista. Éramos periodistas jóvenes que habíamos leído libros feministas de Reino Unido, Estados Unidos, ... estábamos llenas de ideas. No nos importaba nada. Éramos desafiantes y rebeldes, y era divertido.

Empezamos a publicar artículos y entrevistas sobre temas de los que nadie había hablado públicamente en Chile, como aborto, infidelidad, adulterio, prostitución y drogas, cosas que eran tabú.

Mi abuelo estaba totalmente horrorizado. No podía creer que alguien de su propia sangre estuviera escribiendo este tipo de cosas.

BBC: Pero luego el golpe militar dividió a tu familia.

IA: Dividió todo. En todos lados. No solo a la mia. Creo que todas las familias en Chile tuvieron a alguien que sufrió la represión. Se separaron parejas, padres e hijos. Cuando el círculo de represión se cerró más, me asusté.

BBC: ¿Cómo saliste del país?

IA: Fui a Venezuela porque era uno de los pocos países democráticos que quedaban en América Latina. Estuve en Caracas 13 años y acabé amando a ese país y a su gente. Me fui porque me enamoré de un estadounidense y vine aquí (Estados Unidos) antes de que tuviéramos democracia en Chile.

BBC: ¿Te arrepientes de no haber vuelto a Chile?

IA: No me arrepiento de nada porque los eventos importantes en mi vida han pasado a pesar de mí. No han estado bajo mi control: el hecho de que mi padre se fuera, que yo viviera con mi abuelo, que haya sido extranjera, una refugiada política, que me haya convertido en inmigrante... todas estas cosas pasaron, decididas por el destino, el karma, o quién sabe qué, simplemente he vivido lo que fuera que la vida me ofreciera.

BBC: Dices que la literatura te ayudó a romper una cadena de odio en tu alma.

IA: Cuando te ves forzada a dejar un lugar, cuando dejas todo atrás, cuando sientes que todo lo que era querido y familiar para ti está perdido, tienes rencores, sientes que se te debe algo, que te han robado algo. Pero superé completamente esos sentimientos gracias a la escritura.

BBC: Tus libros han sido traducidos a 42 idiomas, pero sigues escribiendo en español.

IA: Sí, la ficción la escribo en español. La ficción pasa aquí (señalándose el estómago), no pasa en el cerebro. Así que no podría procesar la ficción en inglés, con diccionarios. No.

BBC: No hay ninguna mujer más aclamada en la literatura en español que tú. ¿Sientes que eso te genera alguna responsabilidad?

IA: No más que con el primer libro. Tengo la responsabilidad de escribir de la mejor manera que pueda y no escribir nada que le pudiera dar ideas a algún psicópata. Sé mucho sobre tortura, violación. Tengo una fundación. Veo los casos. Cuento los casos, pero no doy detalles, porque no quiero darle ideas a nadie. Pero cuando hablo sobre el amor, sexo, cosas que creo que la gente debería saber y disfrutar, soy más explícita. Tengo la responsabilidad con mis lectores de no crear más perturbaciones, más mal psicológico.

BBC: ¿Eres una persona espiritual?

IA: No soy una persona religiosa. Pero sí creo que hay mucho más de lo que podemos ver. Cierta forma de trascendencia, y que todo tiene espíritu.

No me siento desconectada de mi madre y de Paula, me siento conectada a cualquier forma que tengan ahora l

Paula: la pérdida insuperable

Sobre la muerte de su hija Paula fruto

de una rara enfermedad llamada porfiria en 1992 Isabel cuenta: “Cuando mi hija murió, atravesé el invierno más largo y más oscuro de mi vida. Mi mamá me dijo ´nunca más te pasará nada comparable, ya has atravesado el infierno, así que el resto de tu vida será fácil´. Tuvo toda la razón. Ahora que ella no está aquí, le sigo escribiendo cartas, con la idea de que haya internet inalámbrico en el otro mundo (risas), y leo sus cartas, una al día, porque no me quiero volver loca”.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa