Cochabamba, jueves 13 de diciembre de 2018

8 meretrices dieron positivo a VIH en 2018, todas ejercen en el Trópico

Durante un operativo que se realizó en locales clandestinos de esa región, al menos 10 de cada 100 personas que eran sometidas a pruebas rápidas tenían Virus de Inmunodeficiencia Humana.
| DAYANA FLORES A. Twitter: @DayanaOpinion | 02 dic 2018

Una jovencita que ofrece servicios sexuales. ARCHIVO

En los prostíbulos del Trópico de Cochabamba “la mayoría de los clientes no usa condón. “No quieren”. El riesgo de que les transmitan una infección sexual es inminente.

Solo durante el primer semestre de 2018, ocho meretrices dieron positivo a una prueba rápida de Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Todas trabajaban en el Trópico del departamento, de acuerdo con un informe del Programa de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y VIH del Servicio Departamental de Salud (SEDES).

La Organización de Trabajadoras Nocturnas de Bolivia (OTN - B) explicó que en algunos municipios que están sobre la carretera al oriente del país hay “choperías y ahí hay niñas de 12, 13, 14 y 15 años que ejercen el trabajo sexual”.

Supuestamente, los dueños de los negocios las sacan de sus pueblos de origen prometiéndoles que les harán estudiar, pero las ponen de damas de compañía y, “si un hombre propone, ellas lo hacen bajo la presión de los propietarios”.

Considerando que “son prostituidas”, “las chicas están incomunicadas. No ven a otras personas que no sean los clientes. No tienen acceso a información sobre la prevención de VIH”, dijo la OTN - B y añadió que “estas niñas están teniendo relaciones sexuales sin cuidado alguno”.

Esta situación en el Trópico disparó las cifras de VIH en trabajadoras sexuales.

El responsable de Monitoreo del Programa ITS/VIH del SEDES, Ariel Vilka, aseveró que la gestión pasada solo dos meretrices de Cochabamba dieron positivo a la prueba de VIH. Pero, en el primer semestre de 2018 la cifra es cuatro veces superior: hay ocho mujeres infectadas y todas ofrecían sus servicios sexuales en esa región del departamento.

Para el coordinador del mismo programa del SEDES, Freddy Zambrana, esta situación es preocupante, debido a que hay personas que, indirectamente, están en riesgo, por ejemplo, las parejas de los clientes.

Explicó que son pocas las amas de casa que exigen a sus parejas que usen preservativos porque ambos tienen una relación marital, entre comillas, “establecida”. Ellas no se someten a pruebas de VIH, por lo que llegan al SEDES infectadas y en fases avanzadas.

SALUD

La situación de las trabajadoras sexuales en la metrópoli de Cochabamba es diferente, según el SEDES, un estudio de la Defensoría del Pueblo de Cochabamba y la OTN - B.

Indicaron que al menos 3.000 mujeres acuden periódicamente al Centro Departamental de Vigilancia, Información y Referencia (CDVIR) del SEDES a controlar su salud.

Según un informe de la Defensoría del Pueblo, las meretrices asisten una vez al mes. Los exámenes son para detectar ITS, VIH-SIDA y hepatitis B.

Para las trabajadoras sexuales este proceso es importante, debido a que, diariamente, algunas “están con hasta 30 hombres”, en especial aquellas que se dedican a esa actividad a tiempo completo.

“El cumplimiento de las revisiones médicas y exámenes mencionados, se controla a través de supervisiones sorpresivas a los establecimientos (que ofrecen servicios sexuales)”.

Las mujeres que ejercen en la ciudad de Cochabamba no se dejan sorprender por las autoridades, debido a que son las que más acuden a sus revisiones, según la OTN - B. Además, cuando la consulta concluye, reciben un número determinado de anticonceptivos para que los usen durante sus jornadas laborales.

El representante defensorial en Cochabamba, Nelson Cox, observó que se asigne un número específico de condones a las mujeres y no los necesarios.

Otra dificultad del CDVIR es la capacidad de atención, que es para 40 personas al día, pero recibe hasta 80 trabajadoras sexuales.

Este espacio abre de lunes a viernes a las 8:00 y cierra a las 18:30 horas. Un informe defensorial indica que son más de 10 horas continuas y no existen turnos. Además, algunas meretrices reclamaron que “a veces el personal médico y de enfermería de la tarde les atiende de mal humor”.

REQUISITOS

Los requisitos que les piden para que sean atendidas son: cédula de identidad, prueba rápida de VIH-SIDA y sífilis, revisión médica y ginecológica. El servicio que brinda el CDVIR es gratuito. La base de datos es confidencial, así como la historia clínica.

La OTN - B instó a que el SEDES promueva ese tipo de controles en los municipios y obligue a su personal a que hable una lengua originaria para que informe a las muchachas sobre ITS y VIH.

Casos

Los casos de VIH en meretrices de Cochabamba se elevaron en 2018, respecto a 2017. En el primer semestre de esta gestión el SEDES confirmó ocho casos.

DATOS PARA TOMAR EN CUENTA

Portadoras de VIH no pueden trabajar

Las trabajadoras sexuales que dan positivo al Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) tienen prohibido ofrecer sus servicios y si lo hacen están sujetas a sanciones, de acuerdo con el Programa de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y VIH del Servicio Departamental de Salud (SEDES).

Prostíbulos tienen autorización 

Los pocos prostíbulos de algunos municipios del Trópico de Cochabamba que tienen autorización de funcionamiento son conocidos como “baldes rojos”.

Según el Servicio Departamental de Salud (SEDES) de Cochabamba son los que están establecidos sobre la carretera al oriente.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa