Cochabamba, martes 11 de diciembre de 2018

Albañiles exigen hasta tres rituales por cada construcción

Reconocieron que hacen q’oas, pero no recurren al sacrificio de seres vivos. Expertos coincidieron que en Cochabamba se ofrenda más comida y granos a la Pachamama.
| DAYANA FLORES A. Twitter: @DiarioOpinion | 25 nov 2018

Un grupo de albañiles en una construcción.  LA CRÓNICA DE HOY

Los albañiles de la Llajta exigen que se hagan hasta tres ofrendas a la Madre Tierra por cada obra que construyen.

La Cámara de Construcción de Cochabamba (Cadeco) y la Federación de Entidades Empresariales Privadas del departamento reconocieron que, “por respeto a las creencias de los trabajadores”, q’oan en el proceso de edificación de infraestructuras o al comienzo de un nuevo emprendimiento.

El presidente de Cadeco, Antonio Siles, explicó que es una “exigencia” de los obreros. Es más, el ritual se desarrolla no solo una vez, sino hasta tres. “Es por etapas. Antes de iniciar la obra, luego en la primera losa (placa de hormigón apoyada sobre el terreno para repartir el peso del edificio sobre toda la superficie) se hace otro pequeño ch’allaku (término quechua que significa rociar con trago o chicha). La construcción sigue avanzando y cuando se llega a cubierta nos piden hacer otra q’oa”.

Antonio Siles dijo que lo hacen para pedir a la Pachamama (Madre Tierra) “que no hayan accidentes, que la obra se lleve de la mejor manera”. No obstante, si bien esta costumbre ya está instaurada en el rubro, aclaró que garantizan que sea “sencilla, con un brindis y sin excesos”.

Descartó el uso de sullus (palabra quechua que significa feto) de llamas porque, según dijo, esa es una tradición paceña. Aunque el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba, Javier Bellot, mencionó que en ese ámbito sí recurren a los fetos de llama, a petición del personal.

Siles mencionó que a lo largo de los 26 años que está inserto en la construcción, no supo de sacrificios de humanos en obras de Cochabamba, pero sí en La Paz, aunque no le consta.

TEMORES

Un grupo de albañiles que actualmente construye una vivienda por inmediaciones a Colcapirhua dijo que “hay la creencia de que la construcción come gente” por eso piden que se sahume.

Don Leoncio Mamani, maestro albañil, indicó que “a veces se ven accidentes, especialmente, al inicio de la obra, que es cuando más profundo cavamos” y, según le contaron, eso se debe a que no se ofrendó a la Madre Tierra.

“Es como pedirle permiso a la Pachamama”.

CREENCIAS

Los relatos populares a los que accedió a OPINIÓN, que no están comprobados, dicen que “ en los edificios de El Prado, por ejemplo, se siente un “ambiente pesado” cuando uno entra en ellos porque, presumiblemente, se construyeron sobre restos humanos”.

Un guardia de seguridad contó que en la zona sur de Cochabamba, por la zona de El Arco, había una chichería que “de la noche a la mañana apareció como edificio”.

“Dicen que los dueños le pidieron a uno de sus vecinos que consiga albañiles del campo. Antes de empezar la construcción les han hecho tomar hasta que quedaron inconscientes. A la mañana siguiente, faltaba uno, solo encontraron su ropa y sus zapatos. Cuentan que lo hicieron hervir toda la noche en la chicha y eso lo echaron a la tierra”.

A partir de ese hecho, del que no hay pruebas, supuestamente, la familia empezó a prosperar. “Se compraron surtidores que hasta ahora administran”.

SITUACIÓN

El jefe de la Unidad de Medicina Tradicional del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Jesús Gómez, el curandero Raúl Ayma y el médico tradicional kallawaya Abelino Paucar coincidieron en que en Cochabamba “no es muy común ofrendar seres vivos”, sino comida y granos.

Antes de iniciar la construcción, Ayma dijo que los dueños q’oan y alrededor del brasero ponen cuatro cántaros llenos de comida tradicional a la que no se le debe echar sal, como ají de fideo y lawa de quinua. “Todo eso se entierra”.

Paucar añadió que otros optan por preparar comidas típicas de la región como chicharrón o sillpancho. El procedimiento es el mismo.

Mientras que los cereales también se ofrendan, pero con otros fines, como el alejamiento del infortunio. “La gente acostumbra enterrar quinua al ingreso del domicilio, “es como una tranca”, contó Gómez.

En criterio de Ayma, el ritual para las construcciones solo se realiza una vez. Pero, Paucar aseveró que se lo debe hacer al menos cada tres años. “No debe ser antes, ni tampoco cada viernes porque la Pachamama se vuelve viciosa”.

Significado

Los comerciantes ofrecen q’oa según las necesidades de sus clientes. Hay preparados para negocio, trabajo, familia y salud, entre otras áreas.

1 Sector

En la intersección de la avenida Barrientos y Tarata, en el mercado La Pampa de Cochabamba, se concentra la mayoría de vendedores de q’oa, amuletos y otros elementos.

MÁS DATOS EN POCAS LÍNEAS

Dos días para ofrendar a la tierra

Los curanderos recomiendan a los constructores que realicen su ofrenda a la Pachamama en ciertos días a la semana, martes y viernes.

Consideran que esos días la Madre Tierra “abre la boca”.

El significado de la Pachamama

ARGENTINA/INFOBAE La Pachamama es, ante todo, una deidad. Para algunos historiadores tiene origen aymara, un poblado de la meseta andina del lago Titicaca que se distribuyó entre el occidente de Bolivia, el sur del Perú y Chile. Sin embargo, su expansión se la debe al Imperio Inca (Tahuantinsuyo).

La deidad de los pueblos indígenas

Los pueblos indígenas, originarios y campesinos de Bolivia, Perú y Argentina consideran a la Pachamama como su máxima deidad.

En otros pueblos la llaman Mamapacha. En ambos casos significa Madre Tierra.

1 De agosto se la celebra

Los pueblos indígenas de América Latina celebran el Día de la Madre Tierra el 1 de agosto.

Esa jornada organizan rituales para agradecer, pedir y bendecir los frutos que da la Pachamama, que es la “diosa de la fertilidad”.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa