Cochabamba, jueves 13 de diciembre de 2018

Cuatro obras de la Llajta cuyo pasado está marcado por ritos

El puente de la Muyurina, Misicuni, la UMSS y el Parlamento de Unasur tienen sullus sepultados en sus cimientos. Los que mandaron a hacer el trabajo son autoridades, entre ellas Manfred Reyes Villa y Evo Morales.
| DAYANA FLORES A. Twitter: @DayanaOpinion | 25 nov 2018

El médico tradicional Kallawaya Abelino Paucar, muestra una q’oa. BENJAMÍN JAMES

“Estaban construyendo el Hospital del Niño de Cochabamba y tres albañiles se cayeron cuello abajo. Pasó eso y recién me buscaron para hacer una ofrenda grande”. El kallawaya Abelino Paucar contó que esa infraestructura qhochala es solo una entre varias del departamento cuyo pasado está marcado por rituales: algunas tienen sepultados bajo sus cimientos hasta media docena de fetos de llamas.

Uno de los ritos más ostentosos que se hizo a la Pachamama valluna fue durante el proceso de construcción del Hospital de Niño Manuel Ascencio Villarroel, que está emplazado sobre la avenida Aniceto Arce y fue construido con una contraparte de la cooperación japonesa. Paucar recordó que un “chino” que no hablaba muy bien español acudió a él y le dijo: "Acá hay mucho accidente (aludiendo a tres muertes de trabajadores extranjeros), quisiera que hagas alguna ofrenda a la tierra para que pare". Abelino le sugirió hacer un "pagamiento" con tres sullus (término originario que significa feto) de llamas. "Como no le han pagado a la Pachamama al comienzo, hay que pagar ahora". Los japoneses que construían la obra aceptaron, pero le pidieron que compre el doble de fetos.

"Hemos hecho una inmensa q´oa". En un lado estaban cuatro obreros japonenes y en el otro cuatro bolivianos. El kallawaya estaba al centro, sosteniendo la ofrenda. Durante el ritual, "extrañamente", un obrero, sin querer, pateó una brasa al rojo vivo y cayó sobre el dedo de Abelino, que estaba con abarcas. "¡Ucha! Me estaba quemando, pero si la soltaba (la q’oa), toda la obra se destrozaría. Estaba aguantándome hasta el final. Luego, he visto mi dedo y el carbón ya estaba incrustado en mi carne".

En su criterio, sucedió ese accidente porque la Pachamama estaba resentida, pero, tras ese ritual dejaron de haber percances.

MÁS OBRAS

También reveló que se hicieron ofrendas cuando se pusieron las piedras fundamentales para la edificación de ciertas facultades de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS). "En ese entonces alguien les dijo (a los funcionarios universitarios) que alimentos también había que enterrar, yo sabía, pero no les dije nada". Es así que, además de sullus, sepultaron alimentos.

Otra estructura que empezó con una ofrenda es el puente de la Muyurina, que está en el municipio de Cercado.

Aquella época estaba de turno el exalcalde Manfred Reyes Villa, quien personalmente acudió a Abelino para pedirle que organice una q´oa. "Hizo preparar tres o cuatro clases de comida y lo hemos enterrado en cada esquina de donde se pensaba hacer el puente".

En criterio de Paucar, la resistencia de esa obra y el que “hasta ahora note tenga ninguna rajadura” se debe al ritual que hay detrás.

Reveló que Reyes Villa tenía tanta fe a la Madre Tierra, que lo convocó también para el inicio de trabajos en Misicuni.

Al kallawaya le pusieron botas, casco, capucha y, a bordo de una carretillas internaron la q´oa entre las montañas, a unos 73 kilómetros de la ciudad de Cochabamba.

"Hemos entrado 300 metros entre las montañas para q´oar. Luego hemos hecho otro viaje, también durante la gestión de Manfred, esta vez para sahumar por atrás del túnel".

Explicó que aquellos años aún no hablaban de construir una represa, solo una cavidad que, "gracias a las ofrendas", daba mucha agua.

Entre los clientes asiduos de Paucar también está Evo Morales. El Presidente del Estado Plurinacional lo llevó nuevamente a Misicuni, esta vez con miras a la construcción de la represa. “Colocamos como tres sullus esa vez, cuando todo en ese lugar era plano. Ahora, ya está terminado”.

Luego, el Mandatario lo llamó para hacer dos “pagamientos” al predio donde se construiría el Parlamento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en San Benito (a 43 kilómetros del centro).

Según Paucar, primero hicieron un sahumerio al ingreso de la sede, donde ahora está emplazado el salón de plenarias y, tiempo después, organizaron otro más al fondo. “Se usaron fetos de llamas porque para comenzar una obra grande hay que dar eso a la tierra. Necesita saborear y comer”.

CONDICIONES

Los fetos que sepultan antes de la construcción de infraestructuras públicas son de llamas que proceden de Perú y se cotizan en 500 bolivianos. El curandero Raúl Ayma explicó que también se recurre a la vicuña, pero, el precio es más elevado, hasta 1.000 bolivianos.

Remarcó que estos mamíferos que son entregados a la Madre Tierra deben ser machos.

Suerte

“Siempre se elige una ofrenda que sea machito, porque, según dicen, trae más suerte a las personas que están rindiendo culto a la Pachamama”.

Raúl Ayma

CURANDERO



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa