Cochabamba, martes 11 de diciembre de 2018

Expulsión y 30 años de cárcel

En Bolivia, no hay una ley que regule los ritos humanos, pero los autores son procesados por asesinato.
| DAYANA FLORES A. Twitter: @DiarioOpinion | 25 nov 2018

Puesto de venta de sullus de llamas en La Pampa. bENJAMÍN JAMES

Hay dos sanciones a las que están expuestos quienes ejecutan o son cómplices de rituales con humanos en Bolivia: privación de libertad de hasta 30 años y, si el autor es médico tradicional, expulsión del Registro Único de la Medicina Tradicional Ancestral Boliviana.

Cuando se denunció el caso de Joel Condori, el niño de ocho años de edad que, supuestamente, fue ofrendado a El Tío de una mina paceña en septiembre pasado, el ministro de Justicia, Héctor Arce, solicitó la “pena máxima” para los autores. Si bien en el país no hay una ley que regule los rituales con personas, los responsables son procesados por el delito de asesinato.

La Policía aún no halló a Joel ni a los posibles asesinos, pero la sanción a la que están expuestos es de 30 años de privación de libertad, según el Código Penal.

FETOS

Considerando que, según algunos curanderos de La Pampa de Cochabamba, los fetos humanos también están en la mira de “brujos peruanos y ecuatorianos”, las autoridades advirtieron que hay cárcel para toda la cadena de personas involucrada en estos ritos, conforme a las normas nacionales.

“El que causare la muerte de un feto en el seno materno o provocare su expulsión prematura, será sancionado con privación de libertad de dos a seis años, si el aborto fuere practicado sin el consentimiento de la mujer o si esta fuere menor de 16 años”.

Si la mujer autoriza la expulsión, se expone a tres años de cárcel, así como la persona que la ayudó.

El jefe de la Unidad de Medicina Tradicional del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Jesús Gómez, explicó que no recibieron denuncias que involucren a embriones en rituales, pero remarcó que el aborto está penado en Bolivia.

MEMBRESÍA

Actualmente, los médicos tradicionales de Bolivia están acreditados por el Ministerio de Salud, instancia que los incluye en el Registro Único de la Medicina Tradicional Ancestral Boliviana y les entrega un credencial. Si alguno de ellos se ve involucrado en ofrendas que acaben con a vida de una persona será expulsado, advirtió Gómez.

DENUNCIAS

Las denuncias de este tipo pueden ser presentadas en el Servicio Departamental de Salud (SEDES), en la Unidad de Medicina Tradicional, que está sobre la avenida Aniceto Arce o a Defensa del Consumidor, que la acera oeste de la plaza 14 de Septiembre.

Gómez dijo que proporcionarán la ayuda necesaria a las víctimas.

CASOS

Si bien no hay casos de ofrendas humanas, en lo que va de la gestión, esa división del SEDES recibió denuncias en contra de supuestos médicos tradicionales por mala práxis.

Mencionó que uno de ellos era de Quillacollo y, en lugar de mejorar la situación de un paciente, hizo que su salud empeorará. El SEDES lo identificó y actualmente es procesado.

RECOMENDACIONES

El médico tradicional Abelino Paucar, uno de los más antiguos del rubro en Cochabamba, instó a la población que exija el credencial a los curanderos, guías espirituales o naturistas de los que contrate sus servicios.

De esta manera, los servicios “están garantizados”. Remarcó que, generalmente, los extranjeros son los que ofrecen hacer trabajos con seres vivos, a pesar de que esa actividad es ilegal.

El Viceministerio de Defensa del Consumidor recibe, en promedio, 250 denuncias al mes, entre ellas, hay quejas en contra de los servicios ofrecidos por “brujos”.

Acreditación

Este mes se realizó un proceso de acreditación de médicos tradicionales en Cochabamba. Más de 200 se sometieron al proceso de evaluación.

Controles en ese rubro

Una de las instancias públicas que regula los servicios de los “brujos” en Bolivia es Defensa del Consumidor, que identifica “publicidad engañosa” en medios de comunicación y la suspende.

Hay curanderos, especialmente del extranjero, que aseguran ser “elegidos”, “impactados por el rayo” o tener otros dones con los que cautivan clientela. Sin embargo, la mayoría no está acreditado por el Ministerio de Salud.

Según testimonios a los que accedió OPINIÓN, ese segmento es el que ejecuta trabajos con fetos o seres humanos.

NORMA

Defensa del Consumidor actúa en el marco de la Ley 453, que sanciona la publicidad engañosa porque provoca daño económico a los usuarios, y suspende sus anuncios.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa