Cochabamba, miércoles 23 de enero de 2019

Matar lo amado o cómo crear personajes

Sobre la novela del periodista y escritor José Andrés Sánchez Exeni.
| Mauricio Rodríguez Medrano | 18 nov 2018



Era sábado cuando empecé a leer Matar lo amado, del periodista José Andrés Sánchez Exeni (ahora escritor). Son nueve cuentos (¿Salinger de trasfondo?) que muestran la otra Santa Cruz: la muerte, locura y oscuridad. Entre descansos también veía la tercera temporada de Mr. Robot.

Aquí va mi experiencia: la historia de Mr. Robot tiene como personaje principal a Elliot (interpretado por Rami Malek; sí, el mismo que dio vida a Freddie Mercury), que es un hacker esquizofrénico. A momentos es su padre (que murió de cáncer) quien toma el control de su mente. Elliot está en contra de Evil Corp., que es una trasnacional que busca el control de mundo.

La primera temporada fue la mejor: el guionista y director (Sam Esmail) trabajó muy bien el desarrollo del personaje y los secundarios (la hermana de Elliot, la amiga de Elliot). El problema empezó en la segunda temporada. Se dejó de lado a los personajes y se quiso realizar capítulos experimentales (muy al estilo de David Lynch), y la serie naufragó.

En la tercera temporada se volvió a los orígenes: otra vez el manejo de los personajes. ¿Cómo trabajar y crear personajes?

Creo que José Andrés Sánchez Exeni también se hizo la misma pregunta (o alguna similar). Matar lo amado naufraga a momentos porque no hay personajes que sostengan los relatos (otra vez vuelvo a Salinger: en sus Nueve cuentos, los personajes son la base para que la historia avance. Para quien no me crea, que lea: “Un día perfecto para el pez plátano”).

Sí, está bien, José Andrés Sánchez Exeni se aventura a dejar claro que Santa Cruz (su Santa Cruz) no es lo que vemos en postales o en carnavales. Está bien, José Andrés Sánchez Exeni narra lo que no sale en diarios o en televisión. He ahí su mérito (como primer libro). Santa Cruz no es exuberante; más bien es un detrito de locura. Creo que fue Mario Vargas Llosa quien dijo que el personaje más difícil de crear en una historia es el narrador.

Y otra vez volvemos a la pregunta: ¿cómo se crea personajes? Vi en una entrevista que el gurú de la guionización Robert Mckee recomendaba a los jóvenes escritores que un personaje debe tener un deseo y se deje la vida en conseguirlo. No hay personaje sin deseo.

Contar esa búsqueda (esa lucha contra todo lo que no permita encontrar eso que se desea) es el motor de todo relato (desde Ulises hasta Ana Karenina, etc.).

José Andrés Sánchez Exeni en este primer libro intenta crear su propio mundo. Eso es plausible. Me quedo con el personaje de “Primo”, que lucha por su vida, junto a una amiga, los dos encerrados en un cuarto, mientras hay alguien que toma su casa, alguien que es un primo aparente y que lo destroza todo.

Sam Esmail también se dio cuenta que debe ahondar en Elliot, y en la búsqueda de su deseo (destruir a Evil Corp.), y que más allá de las referencias a las series de los 80, más allá al uso de una banda sonora memorable, lo importante es crear un buen personaje.

Por eso decidió que la cuarta temporada de Mr. Robot será la última. Dijo que para honrar a Elliot y no alargar su historia más de la cuenta (como se quiso hacer en la segunda temporada).

Matar lo amado también es una búsqueda (la primera de José Andrés Sánchez Exeni) para crear personajes y jugar a ser dios. O morir en el intento.

Periodista – zion186@hotmail.com



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa