Cochabamba, miércoles 23 de enero de 2019

Siamesas de Bután mejoran tras cirugía de separación

Nima y Dawa llevan poco más de una semana en recuperación. Estaban unidas por el tórax y los médicos tuvieron que dividir el hígado en dos para que cada una tenga una vida independiente. Durante la operación, los cirujanos descubrieron que las bebés de 15 meses no compartían intestino. 
Sidney/efe | | 15 nov 2018



Las siamesas de Bután Nima y Dawa, que estaban unidas por el tórax y compartían hígado, se encuentran en buenas condiciones tras la operación a la que fueron sometidas las pequeñas de 15 meses para ser separadas, informaron fuentes médicas.

"Vimos a las dos niñas pequeñas preparadas para la operación, pudieron soportar bien la cirugía y actualmente están recuperándose muy bien", aseguró Joe Crameri, jefe de cirugía pediátrica del Hospital Real Infantil de la ciudad de Melbourne, al término de la larga intervención.

Crameri agregó, en una rueda de prensa difundida por medios locales, que no se halló "ninguna sorpresa" durante el procedimiento en el que participaron hasta 25 doctores, enfermeras y anestesistas.

El hígado "fue dividido con éxito sin mucho sangrado", dijo el experto, quien relató que dada la magnitud de la operación se vigiló de cerca la evolución de las bebés durante 48 horas y se espera "que estén en el hospital al menos una semana".

Nima y Dawa Pelden llegaron a Australia el pasado octubre junto a su madre, Bhumchu Zangmo, para ser operadas, pero los médicos decidieron aplazar su intervención hasta que las niñas estuvieran en mejores condiciones físicas.

Las gemelas nacieron el 13 de julio del año pasado por cesárea en una región remota de Bután, un pequeño reino situado en el Himalaya, y son las primeras siamesas de las que se tiene conocimiento en este país.

El estado australiano de Victoria ofreció pagar el coste de la operación y tratamiento médico que asciende a unos 350.000 dólares australianos (253.450 dólares estadounidenses o 223.420 euros) y el resto de los fondos recaudados por la fundación Children First se destinarán para la rehabilitación de las niñas en su país de origen.

CASOS MUY RAROS Y con alta tasa de muerte

Los gemelos siameses son casos muy raros. Se piensa que representan uno de cada 200.000 nacimientos, y alrededor de entre 40 y 60 por ciento de estos nacimientos han sido partos muertos.

Solo unas cuantas separaciones de siameses se llevan a cabo alrededor del mundo cada año.

En 2009, el Real Hospital Infantil de Melbourne llevó a cabo una exitosa operación para separar a gemelas siamesas de Bangladesh.

Las niñas, Trishna y Krishna, que estaban unidas por la cabeza, fueron sometidas a una operación de 32 horas que les salvó la vida.Los cirujanos plásticos cerraron los cráneos de las menores semanas después de la cirugía y fueron mantenidas en coma artificial durante varios días.

Los casos de niños siameses son escasos en los países desarrollados, donde son detectados anticipadamente gracias a ecografías sistemáticas de la embarazada y donde, en general, se propone en tales casos un aborto, según EFE.

Hermanas Hensel



A los 27 años, Abby y Brittany Hensel son dueñas de una fructífera carrera universitaria y se desempeñan como profesoras en un colegio de su localidad. Lejos de amilanarse por su condición bicefalia, las jóvenes han sobrellevado muy bien sus complejos y se han empecinado en hacer realidad sus sueños.Por tal motivo, el miedo que les  producía pensar en las reacciones de los niños al verlas impartir las clases como sus profesoras era inminente. Sin embargo, los niños no tuvieron ningún problema con ellas.

Las hermanas Hensel nacieron con un mismo cuerpo, pero con diferentes órganos vitales, pues tenían dos cerebros y dos corazones.

Este caso es atípico, pues por lo general, los nacimientos de siameses comparten un órgano vital, según cita Aweita de La República de Peú.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa