Cochabamba, miércoles 23 de enero de 2019

Asocian al fluor con trastornos infantiles

El consumo del químico que previene la caries dental es causante del bajo coeficiente intelectual de los niños y del déficit de atención. 
TORONTO/EFE | | 15 nov 2018





Las altas concentraciones de fluoruro en mujeres embarazadas de la Ciudad de México están asociadas con elevados síntomas de transtorno por déficit de atención con hiperactividad en niños de edad escolar. La investigación, dirigida por el experto Morteza Bashash de la Universidad de Toronto y publicada en el último número de la revista médica "Environment International", fue efectuada con los datos de las mediciones entre 1994 y 2005 del fluoruro en la orina de 213 mujeres embarazadas de la Ciudad de México.

El estudio, en el que también participaron investigadores de la Universidad de York (Canadá), el Instituto Nacional de Salud Pública de México y científicos estadounidenses, también analizó la orina de los hijos de las 213 mujeres entre los seis y 12 años de edad.

Tras analizar los niveles de fluoruro en la orina de los niños y los resultados de pruebas para medir su atención e hiperactividad, los investigadores concluyeron que aquellos menores con una elevada exposición a esa sustancia también mostraron mayores síntomas de problemas cognitivos.

"La exposición prenatal a fluoruro estaba asociada de forma más fuerte con problemas de comportamiento con déficit de atención y cognitivos pero no con la hiperactividad", declaró a EFE el doctor Bashash.

En un estudio previo publicado el año pasado con el mismo grupo de madres e hijos de la Ciudad de México, los investigadores ya habían determinado que la exposición prenatal a elevados niveles de fluoruro afecta negativamente el coeficiente intelectual de los niños.

Bashash explicó que, aunque en México las autoridades sanitarias no añaden fluoruro al agua potable, a diferencia de lo que ocurre en Canadá y Estados Unidos, en el país latinoamericano sí se añade el producto químico a la sal que se utiliza para cocinar.

El fluoruro ha sido añadido al agua y alimentos en muchos países de todo el mundo desde hace más de 60 años para prevenir caries bucales.

Pero en los últimos años cada vez más científicos han alertado de las consecuencias negativas de añadir fluoruro al agua potable especialmente para el desarrollo cerebral de los niños.

El transtorno por déficit de atención con hiperactividad es el problema psiquiátrico más común diagnosticado en niños y afecta entre el 5 por ciento y el 9 por ciento de todos los niños en edad escolar según datos proporcionados por la Universidad de Toronto.

A nivel mundial, entre 1.2 y 7.3 por ciento de la población padece el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), el cual se encuentra clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un trastorno mental. El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) incluye un apartado de Trastornos por Déficit de Atención y Comportamiento Perturbador, conformado por el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastorno negativista y desafiante (TND) y trastorno disocial (TD).

Un examen detecta riesgo de demencia 



Una prueba de ultrasonido, que toma cinco minutos, puede utilizarse para detectar a las personas que tienen riesgo de demencia, antes de que aparezcan los síntomas.

Esa es la conclusión de un estudio que analizó los vasos sanguíneos del cuello de más de 3.000 personas y las monitorearon durante los siguientes 15 años, según informa BBC Mundo.

Descubrieron que los que mostraron pulsaciones más intensas al inicio del estudio fueron los que experimentaron el mayor deterioro cognitivo durante la década siguiente.

Los investigadores esperan que sus hallazgos conduzcan a una nueva forma de detectar el deterioro cognitivo que lleva a la demencia.

El estudio, realizado por un equipo internacional de expertos y dirigido por la Universidad de Londres (UCL), midió el pulso de los vasos que transportan sangre hacia el cerebro.

Cuando el corazón late genera un "pulso" físico que viaja a través del cuerpo en un efecto de ondas.

Los vasos cerca del corazón, cuando son elásticos y sanos, a menudo disminuyen la energía de este pulso para evitar que alcance los vasos más delicados en el organismo.

Pero los factores como el envejecimiento y la presión arterial alta pueden endurecer estos casos y disminuir este efecto protector.

Como resultado, un pulso progresivamente fuerte puede viajar hacia los frágiles vasos que abastecen el cerebro.

Y esto, con el tiempo, puede provocar cambios estructurales en el cerebro que pueden contribuir al desarrollo de demencia.

Los investigadores afirman que la prueba puede ofrecer una nueva forma de identificar a las personas que están en riesgo de desarrollar demencia, y esto puede conducir a tratamientos más tempranos y a intervenciones en el estilo de vida.

La evidencia muestra que controlar la presión arterial y el colesterol, mantener una dieta sana, hacer ejercicio regular y no fumar pueden ayudar a prevenir la demencia.

El doctor Scott Chiesa, uno de los investigadores de la UCL, dice: "La demencia es el resultado final de décadas de daños, así que para cuando una persona presenta demencia ya es demasiado tarde para hacer algo. Lo que estamos tratando de decir es que necesitas intervenir lo más temprano posible, identificar una forma de ver quién está realmente progresando hacia la posibilidad de presentar demencia y enfocarnos en ellos".

El estudio, cofinanciado por la Fundación Británica del Corazón, no contiene datos sobre cuántas personas desarrollaron demencia.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa