Cochabamba, martes 11 de diciembre de 2018

La imagen llegó en 1568 con los españoles

Los primeros evangelizadores, dominicos y jesuitas, fueron los que trajeron a la localidad de El Paso, de Quillacollo, esta advocación de Jesús.
| | 11 nov 2018

Al Señor del Buen Viaje le atribuyen varios milagros. NOÉ PORTUGAL

La imagen del Señor del Buen Viaje fue traída por los primeros evangelizadores españoles que llegaron hasta la localidad de El Paso, tras el descubrimiento de América (1492).

Los dominicos y agustinos, que fueron los primeros evangelizadores que llegaron hasta El Paso utilizando el camino denominado Tupuyan, trajeron la advocación del Señor del Buen Viaje entre 1520 y 1570, “pero lo más probable es que el Cristo haya llegado en 1568”, según el párroco Rodolfo Ramírez Sotelo.

Esta festividad religiosa es antiquísima y se celebraba ya en la época de la Colonia, con sus propios matices, pero no era tan grande como en la actualidad. Era una fiesta local a la que asistían los pobladores de El Paso y de algunas comunidades cercanas.

El sacerdote Ramírez confirma que la celebración de esta fiesta religiosa es tan antigua como la fundación de la localidad de El Paso y se remonta a la época en la que llegaron los españoles.

La fiesta tal como se la celebra actualmente, con la procesión en la plaza 27 de Mayo y la participación de pasantes, empezó en 1970. El párroco de esa época Andrés Oporto junto con la familia Zambrana fueron los impulsores de esta actividad.

A la denominada fiesta mayor, que se realiza el segundo domingo de noviembre, acuden feligreses de Cochabamba, del interior del país y algunos del extranjero.

Todos los viajeros llegan hasta El Paso con un pedido en común, que el Señor del Buen Viaje les proteja de todo accidente, percance o desgracia en las carreteras por donde circulan, ya sea en sus movilidades o a pie.

A la fiesta del Señor del Buen Viaje acuden también las personas que se dedican a la venta de vehículos, especialmente las que están asentadas en la autoventa de la avenida Beijing y Víctor Ustáriz y en la Arquímedes, mejor conocida como Los Rieles.

Los transportistas que realizan viajes interdepartamentales e internacionales llegan también hasta los pies del Señor del Buen Viaje y se encomiendan para que lleguen sanos y salvos a sus destinos, con su carga. Los taxistas y los micreros también llegan hasta El Paso para pedir la protección de esta advocación de Jesús.

Cuatro siglos

La advocación del Señor del Buen Viaje fue traída a El Paso alrededor de 1568, lo que implica que tiene una antigüedad de más de 450 años.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa