Cochabamba, sábado 17 de noviembre de 2018

La mirada y los pedidos de los niños migrantes

Los menores de edad, quienes van junto a sus padres en la caravana, exponen sus puntos de vista en torno al viaje y relatan sus vivencias.
AGENCIAS Twitter: @DiarioOpinion | | 04 nov 2018





Desde la mirada de Milton (8), el presidente hondureño Juan Orlando Hernández debería hablar con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que tengan “trabajo”. Erlín (11) relató parte de la travesía de la caravana.

Estos hermanitos, entrevistados por CNN en Español, son parte, junto a sus padres, de la caravana que pretende llegar hasta Estados Unidos.

Las cifras no oficiales dieron cuenta de que más de 2 mil niños partieron el 13 de octubre con la caravana. En días recientes, centenas de ellos retornaron y se encontraron con sus familiares.

Erlín y Milton dieron sus versión de los hechos poco después de haber pasado, en medio del caos, la frontera entre Guatemala y México.

Erlín recordó que cruzaron cerros, “a medianoche y en la mañana”, como se pudo. “Uno se hundía en el lodo”.

Vivió los disturbios. Pidió a sus compatriotas “comportarse” en la frontera. “Íbamos a firmar un papel para que nos dieran como una identidad. Empezaron a subirse como locos a una cerca y tiraron la bandera de México al río. La Policía se enojó (...). Hubo gente golpeada, niños desmayados”.

Su hermano, Milton, hizo un pedido al Presidente de Honduras: “Que hable con Donald Trump. Que nos dejen pasar por unos cinco o dos años, para que nosotros tengamos trabajo, dinero, dólares”.

Hay padres que prefieren ya no exponer a sus hijos al sufrimiento. Otros están decididos a seguir con los pequeños al lado o en sus brazos, como Javier, otro de los migrantes, quien viaja con su esposa e hijos pequeños.

Hace una semana, en Chiapas, caminaron como 50 kilómetros y sufrieron altas temperaturas.

Pidió “fuerza” para seguir adelante con toda su familia. “Arriesgamos mucho. Se pueden desmayar (los niños). Pero, vamos haciendo la lucha y esperamos que sea por algo bueno”, dijo a CNN.

Los lugares de descanso suelen convertirse en espacio de juego para los niños.

Los episodios de caos también son parte de la jornada de los pequeños, como cuando se rompió la valla de la frontera entre Guatemala y México, y hubo enfrentamientos con la Policía. Algunos pequeños resultaron heridos.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) manifestó que el duro viaje dejó a los niños expuestos a las inclemencias meteorológicas, como altas temperaturas peligrosas, y con un acceso limitado a refugios apropiados. “Algunos ya han caído enfermos o han sufrido deshidratación”.

La institución expuso que el viaje “es largo, incierto y lleno de peligros, que incluyen el riesgo de explotación, violencia y abuso”.

De acuerdo con las publicaciones de los medios de comunicación internacionales, hubo niños que se unieron solos a la marcha y se encontraron con familiares en el camino.

Pero, centenas de menores de edad migrantes retornaron a su país y fueron reunificados con sus familiares, según EFE.

Un total de 1.891 menores hondureños, de 2.125 que volvieron a su país tras desistir de seguir en la caravana, fueron reintegrados con sus familias, después de que personal especializado realizó “las respectivas investigaciones”, según la titular de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), Lolis Salas.

Dijo en un comunicado que los menores regresaron a su país a través del “Plan Retorno Seguro”, que los Gobiernos de Honduras y Guatemala acordaron poner en marcha el 20 de octubre.

Detalló que los demás menores de edad permanecen “bajo una medida de protección temporal asignada por la DINAF”.

Agregó que un equipo multidisciplinario integrado por sicólogos, trabajadores sociales y personal con formación jurídica es el encargado de determinar si el reintegro de un menor con su familia “puede llegar a generar una re victimización o forma de vulneración a sus derechos”.

Apuntes

LA pie y en brazos

Los niños van caminando al lado de sus padres, al ritmo que marca la caravana. Otros van cargados en las espaldas de sus progenitores o en cochecitos para bebés.

Apoyo de Unicef

Unicef informó que en México trabaja con el Gobierno y otros aliados para garantizar que los niños desarraigados reciban el apoyo y servicios que necesitan, así como que se cumplan sus derechos. Esto incluye proporcionar asistencia técnica a las autoridades sobre nutrición y protección infantil, y ampliar el acceso a apoyo psicosocial. También proporciona a los niños y sus familias agua potable, packs de higiene y saneamiento, sales de rehidratación oral, protección solar y jabón.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa