Cochabamba, martes 20 de noviembre de 2018

Control de la diabetes, frenado por los mitos

Lo primordial es adherirse al tratamiento, además de mantener una alimentación sana y actividad física constante.
| CRISTINA SÁNCHEZ/EFE | 01 nov 2018



La insulina es la terapia más poderosa disponible actualmente para tratar la diabetes, pero pese a ello muchos pacientes todavía se rehúsan a utilizarla por los mitos acerca esta hormona, lo que dificulta el control de la enfermedad, aseguró una especialista.

"Mucha gente tiene miedo a usar insulina porque consideran que puede dejarlos ciegos, tienen la creencia que solo la usan quienes están muy graves o simplemente tienen miedo a las inyecciones", señalo Ana Segundo, licenciada en Nutrición por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de México.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en Latinoamérica hay 62 millones de personas con esta enfermedad, de los cuales, aproximadamente 12 millones son mexicanos.

El organismo estima que para 2040 esa cifra llegará a 109 millones de diabéticos en la región.

Según algunas estimaciones, de los pacientes que utilizan insulina, solo el 25 por ciento se adhiere al tratamiento.

La insulina, detalló la especialista, es una hormona que se produce de manera natural "y ayuda a mantener niveles normales de glucosa en nuestro cuerpo".

Agregó que los alimentos se convierten en glucosa y para que esta entre a las células del cuerpo necesita de la insulina la cual, en condiciones normales, es producida por el páncreas.

Pero en la diabetes el cuerpo no es capaz de producir esa insulina de manera eficiente, explicó Ana Segundo. Existen casos en los que esta situación puede controlarse con medicamentos orales pero la mayoría de los pacientes deben ser controlados con insulina inyectable.

"Desafortunadamente algunos mitos han hecho que la gente desconfíe de la insulina y por ello no lleva un control adecuado de la enfermedad", señaló.

Es importante acabar con los cuentos

"Decir que la diabetes nos dejará ciegos no es verdad pues esto solo ocurre cuando se tienen niveles muy altos de glucosa en la sangre y dañando a las células de los ojos hasta poder producir una pérdida de la vista", aseveró Ana Segundo, licenciada en Nutrición.

Señaló que es importante que los diabéticos sepan que no siempre la aplicación de la insulina es dolorosa.

"La buena noticia es que ya hay dispositivos que tienen agujas muy cortas, hasta de 6 milímetros para jeringa, y para dispositivos tipo pluma de 4 milímetros, que tienen diferentes tecnologías que hace que la inyección sea más cómoda y prácticamente imperceptible", indicó.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa