Cochabamba, sábado 17 de noviembre de 2018

Los muertos de K’ara K’ara tienen “casas” propias

Es uno de los tantos cementerios catalogado como “clandestino”. Sobre los cadáveres hay llamativas construcciones.
| MELISSA REVOLLO P. Twitter: @melissarevollo | 28 oct 2018





En este lugar, cada cadáver tiene una casa. René Jaillita murió, según su epitafio, el 22 de enero de 2017, y en su tumba resalta una pequeña vivienda azul.

En el Cementerio Integral K’ara K’ara - Pampa San Miguel - Arrumani, del Distrito 15 en el sur de la ciudad de Cochabamba, casi todos los muertos tienen una vivienda construida sobre su sitio de entierro en el suelo.

Este camposanto está en la avenida de ingreso al relleno sanitario de K’ara K’ara, a unos 11 kilómetros del centro de la ciudad. No tiene muros. Los mausoleos, las cruces y la oficina de Administración se ven a un lado de la vía.

La gente de la zona, circundante al botadero es, en gran parte, migrante de los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí, entre otros lugares. Sus tradiciones, gustos y preferencias están expuestas también en su cementerio.

Las fosas tienen construcciones pequeñas, hechas con ladrillos, cemento y azulejos, granito, mármol y mosaicos. Son tumbas individuales. Todas exponen llamativas construcciones.

El representante de Control Social del Distrito 15, Mario Pinaya, manifiesta que la gente de la zona es migrante de otras provincias y departamentos del país, y que tienen diversas formas de poner en práctica sus costumbres.

La tumba de René Jaillita tiene azulejos azules brillantes que contrastan y, a la vez, parecen parte de las viviendas que están detrás del cementerio.

Hay edificaciones que resaltan por las caídas de los techos y sus torres, otras por sus estilos más modernos.

Los floreros están dentro de las pequeñas edificaciones, algunas detrás de las rejas que hacen de puertas. Parecen construcciones a escala, se exponen como maquetas. Los nombres de los difuntos están en plaquetas expuestas en cruces.

El arquitecto Evert Heredia percibe algunos estilos en las construcciones. “Por lo que puedo apreciar, parece que tratan de mostrar con algunos detalles un poco de arquitectura clásica antigua y algo de arquitectura moderna como el uso de volúmenes puros”.

Los recién enterrados tienen piedra laja encima de la tierra amontonada y otros torres hechas con piedras.

En estos días se realizan arreglos y concluyen la construcción de algunas tumbas. Allí, la gente habla poco. Un constructor se animó a decir que "a alguien se le ha debido ocurrir (las casas), y han empezado a copiar”.

Es como la réplica de una urbanización que mira, desde K’ara K’ara, hacia una unidad educativa cercana, la carretera al Valle Alto, visible desde el sector, y hasta la refinería Gualberto Villarroel.

CLANDESTINOS

Los camposantos, como K’ara K’ara y los que hay en comunidades de los municipios del Eje Metropolitano, no están regulados y son denominados clandestinos. Todos fueron implementados debido a la distancia que hay desde sus zonas hasta los cementerios generales.

Pinaya informa que el cementerio de su zona tiene unos 15 años y que “cumple con los requisitos” para los entierros, como la exigencia de certificados de defunción. entre otros. “Hace años había hasta entierros clandestinos. Ahora, ya no, porque se controla”.

Este cementerio está organizado por sectores, hay algunos mausoleos y el área de entierro de cuerpos de niños resalta por las cruces blancas.

Pinaya sostiene que, de pasar el espacioa manos de la Alcaldía, sería viable la construcción de los muros perimetrales.

Este tipo de cementerios es también catalogado como “emergente”.

Por otro lado, están los cementerios privados, como en Sacaba y Colcapirhua.

15 Años

El Cementerio Integral K’ara K’ara - Pampa San Miguel - Arrumani tiene alrededor de 15 años de creación. Ahí descansan los restos de los difuntos de esos barrios.

Los costos

Los costos inciden en la aparición de más cementerios. En el de la ciudad, los nichos de primera cuestan 420 bolivianos y los de segunda, 210.

Apuntes

Cementerios privados

Existen cementerios privados en distintas zonas. El Parque de las Memorias está en Sacaba. El cementerio Concordia, en Colcapirhua.

En la zona sur de Cochabamba está el Cementerio Privado de los Sindicatos Agrarios Pucara Grande. Tiene mausoleos en plena construcción y bloques con proyección de ampliación.

No regulados

En el Eje Metropolitano existen cementerios comunales, no regulados o clandestinos que fueron instalados principalmente por la distancia que implica el traslado de difuntos hasta los centros poblados.

* Cochabamba tiene entre otros camposantos en Primero de Mayo, Uspha Uspha y K’ara K’ara. El representante del control Social del Distrito 15, Mario Pinaya, explica que la administración en K’ara K’ara se rige por la elección de directorios cada dos años.

* Quillacollo tiene cementerios en El Paso y Llauquenquiri.

* En Sacaba existe un camposanto en Aguirre, además de otros comunales más pequeños. Los dirigentes de las comunidades administran esos espacios.

* En Vinto, otros espacios conocidos están en Anocaraire, Iscaypata y Machajmarca, sin tomar en cuenta otros de las alturas.

* En Sipe Sipe existe el cementerio de Itapaya y el de Mallco Rancho.

* En Colcapirhua hay uno emergente en Esquilán.

* En Tiquipaya existen en las comunidades de la cordillera, a más de cinco horas de viaje.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa