Cochabamba, martes 20 de noviembre de 2018

Detectan cáncer de mama con aplicación en brasier

Este dispositivo funciona a través de análisis de patrones térmicos dentro de la glándula mamaria y está enfocado en mujeres menores de 35 años. Estará disponible en 2019.
| CRISTINA SÁNCHEZ/MÉXICO/EFE | 25 oct 2018



Un dispositivo conformado por una copa de brasier y una aplicación móvil, que fue desarrollado por un estudiante mexicano, busca ser un aliado de las mastografías para detectar oportunamente el cáncer de mama en las mujeres con alta densidad mamaria y aquellas menores de 40 años.

"La idea nació luego de que mi madre se enfrentó dos veces con esta enfermedad, le amputaron los senos y estuvo a punto de perder la vida por un mal diagnóstico", dijo a EFE Julián Ríos, creador de EVA el primer método personal y no invasivo para la evaluación de riesgo de cáncer de mama.

Eva es una copa de brasier que se pone en la prenda y a través de una aplicación móvil inicia la exploración y en tan solo cinco minutos determina si una persona está o no en riesgo de padecer cáncer de mama.

Este dispositivo funciona a través de análisis de patrones térmicos dentro de la glándula mamaria y está enfocado en mujeres con alta densidad mamaria, para las cuales la mastografía tiene una sensibilidad del 70 por ciento , además de las mujeres menores a 35-40 años.

"Al 50 por ciento de la población femenina que tiene acceso a la mastografía no le es muy útil, pues tiene alta densidad mamaria mientras que las mujeres jóvenes debajo de los 40 años, también están marginadas, al no poder tener una mastografía", señaló el ejecutivo de Higia Technologies, empresa que produce Eva.

La idea era encontrar una solución que pudiera ser más certera que la autoexploración y menos peligrosa que las mastografías, "así este dispositivo no genera ningún tipo de calor, radación, ni dolor ya que no comprime la mama", señaló.

De acuerdo con la National Breast Cancer Foundation la radiación, así como la comprensión que causa este tipo de técnicas pueden provocar la propagación de células cancerígenas a otras partes del cuerpo, causando una metástasis. Eva integra al menos 200 pequeños biosensores capaces de mapear la superficie de la mama y determinar, por ejemplo, la conductividad térmica por zonas.

Entre mayor calor en cierta área, significa que hay un mayor flujo de sangre, lo que representa que hay algo que se está alimentado de esos vasos sanguíneos, lo que normalmente corresponde a un cáncer.

"La herramienta EVA funciona a través del análisis de la temperatura del pecho y a partir de algoritmos predice si estás en riesgo de tener una masa maligna o benigna en el pecho, y al no comprimir el tejido mamario es eficaz para las mujeres jóvenes", señaló Ríos.

Explicó que la mastografía con mujeres con alta densidad mamaria tiene una sensibilidad del 70 por ciento , "lo que resulta muy poco útil, pero nuestra sensibilidad es casi de 87 por ciento ", aunque dijo, "esto no es un reemplazo de la mastografía sino un complemento".

Actualmente, dijo, cuentan con una inversión de cinco millones de dólares proveniente de varios fondos estadounidenses, europeos y de personajes como los actores Ashton Kutcher, Leonardo Di Caprio y la escritora Jessica Livingston.

Explicó que, aunque aún no está disponible en el mercado, en México están trabajando con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y con la asociación Salud Digna haciendo pruebas, pero la idea es que en 2019 comiencen pruebas clínicas en diversos centros del país.

"A pesar de que en un inicio será caro, progresivamente será más barato pero a la par estará disponible en las instituciones de salud para que muchas mujeres tengan acceso", aseguró.

Finalmente, dijo que Eva es un dispositivo que no merece simplemente estar en las manos de las personas de poder adquisitivo alto, "sino en las manos de todas las mujeres".

Elevada mortalidad

En Latinoamérica una mujer muere cada tres minutos debido al cáncer de mama y su diagnostico es, hasta cinco veces, más tardío que en otras regiones del mundo donde los países están más desarrollados.

"Si seguimos con esta tendencia, para 2030 se tendrán 5.200 muertes adicionales en la región pero si no, podríamos salvar hasta 19.000 vidas con diagnósticos a tiempo y acceso al tratamiento", dijo la doctora Felicia Marie Knaul, presidente-fundadora de la Asociación Tómatelo a Pecho.

La especialista destacó que en la región no existe una detección oportuna ni acceso a tratamientos ni sensibilización del personal.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa