Cochabamba, viernes 14 de diciembre de 2018

los efectos nocivos del ruido están demostrados por la OMS

La Organización Mundial de la Salud confirmó que la contaminación acústica provoca enfermedades en el ser humano. 
TEXTO: fundacionmelior.org | | 21 oct 2018



Las bocinas, los frenos, roncadores y otros ruidos alteran la salud. La contaminación acústica es un problema creciente en las ciudades.

Existen muchas razones por las cuales deberías evitar tocar la bocina del auto sin necesidad aparente; varias se sustentan en la educación vial y en el respeto por los demás.

La presencia de demasiado ruido es una de las formas en las que las personas pueden ver su salud afectada, sin ser realmente conscientes de ello; lamentablemente, es una amenaza invisible.

El ruido está presente en la vida cotidiana (en el trabajo, en la calle y en nuestra casa). Varios estudios demuestran una relación directa entre el exceso de ruido y el aumento de varias enfermedades.

De hecho, después de la contaminación atmosférica, la acústica es la segunda causa de origen ambiental que provoca alteraciones en la salud.

PROBLEMAS DIVERSOS

Los efectos nocivos del ruido sobre la salud están demostrados científicamente y publicados en informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

* Problemas auditivos: los ruidos (entre 90 decibelios o más) pueden causar la perdida de audición o pitidos en los oídos.

* Problemas psicológicos: irritabilidad, estrés, trastornos de comunicación, ansiedad e incluso agresividad o violencia.

* Secuelas fisiológicas: aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, y la presión arterial.

* Alteraciones del sueño y del descanso: falta de atención y aprendizaje, somnolencia diurna, cansancio y bajo rendimiento.

Este problema no solo afecta a los seres humanos, sino que también influye de forma negativa sobre la naturaleza, alterando el hábitat de animales y aves. Hay que recordar que muchas especies poseen un sentido auditivo extremadamente sensible, que es necesario para su supervivencia como especies.

La contaminación acústica supone un problema para ellos. Por ejemplo, ciertas variedades de murciélagos no pueden cazar al desorientarse debido a este tipo de polución.

La fauna marina también sufre las consecuencias de los ruidos generados por las actividades humanas.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa