Cochabamba, miércoles 21 de noviembre de 2018

El 80 por ciento de los adolescentes hace insuficiente ejercicio

Investigadores de Canadá y Ginebra explican una paradoja, que consiste en que la gente sabe de los beneficios que brinda la actividad física, pero el cerebro tiene una automática atracción al sedentarismo.
REDACCIÓN/bbc mundo | | 18 oct 2018

ECONOTICIAS

Hacer ejercicio es parte de un mundo ideal, sirve para reducir riesgos a la salud, aumenta los niveles de energía y nuestra mente se activa y rejuvenece.

Pero pese a todos los consejos y la extensa información sobre los beneficios de tener una vida activa, hay algo en nosotros que se empecina en mantener una vida sedentaria.

¿Por qué? La respuesta parece haberla encontrado un estudio de la Universidad de British Columbia, en Canadá, en conjunto con la Universidad de Ginebra, en Suiza.

El trabajo sugiere que el principal obstáculo para mover nuestro cuerpo está en nuestro cerebro.

De allí que no sea una sorpresa el informe que publicó este año la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que se advierte que uno de cada cuatro adultos y el 80 por ciento de la población adolescente no hacen suficiente actividad física.

Eso conlleva a que la falta de ejercicio sea uno de los principales factores de riesgo de muerte en el mundo y es clave en la aparición de problemas cardiovasculares, de cáncer y diabetes. Es en esta contradicción, que surge entre saber lo que es beneficioso para el cuerpo y no hacer nada al respecto, en la que se basó la investigación.

"Conservar energía ha sido esencial para la supervivencia del ser humano ya que le ha permitido ser más eficiente en buscar comida, encontrar refugio, competir por una pareja sexual y evitar predadores", explicó el científico Matthieu Boisgontier en el portal de la universidad canadiense.

"El fracaso de las políticas públicas para contrarrestar la pandemia de la inactividad física se deba tal vez al proceso cerebral que se ha desarrollado y reforzado con la evolución", dijo Boisgontier, quien lideró el estudio junto al doctor Boris Cheval. La hipótesis que manejaron los investigadores la llamaron "la paradoja del ejercicio", ya que pese a los beneficios que brinda la actividad física, el cerebro tiene una automática atracción al comportamiento sedentario.

Decisión El experimento se basó en observar las reacciones del cerebro de 29 voluntarios entre hombres y mujeres utilizando un electroencefalograma.

Uno de los requisitos es que las personas tienen interés en la actividad física, si bien solo unos pocos hacen ejercicios regularmente.

Cada uno de ellos fueron sometidos a una prueba en la que fueron expuestos a imágenes, compuestas en base a líneas, en las que se mostraba una figura realizando una actividad física, como subir escaleras o andar en bicicleta, seguida de otra imagen reclinada en el sofá.

Los participantes tenían que acercarse lo más rápido posible moviendo un avatar hacia las imágenes más activas y alejarse de las más sedentarias, repitiendo la acción a la inversa.

Todos los participantes se mostraron más atraídos a las figuras que incitaban el movimiento, pero a medida que eso sucedía los científicos encontraron una mayor actividad cerebral, demostrando que una cosa era la intención, pero otra lo que inconscientemente quería el cuerpo.

Los investigadores reconocen que al tratarse de un estudio pequeño sería necesario hacer más indagaciones sobre el tema, en especial para potenciar "las ganas de hacer ejercicio" que mostraron los participantes.

En particular porque los seres humanos tienen la capacidad de escoger qué hacer de manera consciente, desafiando incluso a las señales que manda el cerebro.

Al menos una hora de ejercicio al día 

Solo uno de cada tres niños y uno de cada cinco adolescentes en California hace ejercicio durante al menos una hora al día como recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Así lo señala un informe de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), al igual que otro que indica que cuatro de cada cinco adultos en el estado caminan diariamente sea por necesidad para movilizarse o por ejercicio o diversión.

"Es alentador que los adultos muestren una mejora, pero todavía hay una gran cantidad de californianos que necesitan moverse más", anotó Susan Babey, codirectora del Programa para Enfermedades Crónicas del Centro de Investigación para Políticas de Salud de UCLA.

Un estimado de 38 por ciento de los niños entre 5 y 7 años de edad cumple la recomendación diaria de actividad física, pero la proporción disminuye al 25 por ciento para aquellos de 8 a 11 años y al 18 por ciento para los adolescentes entre los 12 y los 17 años.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa