Cochabamba, lunes 12 de noviembre de 2018

Las mejores y peores posturas para dormir

Reposar de espaldas es mucho mejor para la cabeza, cuello y columna vertebral, ya que se mantienen en una posición neutral y alineados.
TEXTO: ALBERTO DÍAZ-PINTO, LA VOZ DEL MURO | | 14 oct 2018



Dormir bien es fundamental para nuestra salud, cuerpo, mente y estado de ánimo, sobre todo porque pasamos un tercio de la vida durmiendo. Mientras que los expertos recomiendan que los adultos deben dormir entre 7 y 8 horas durante la noche, para muchos esto es más fácil decirlo que hacerlo.

La dificultad para conciliar el sueño puede deberse a varios motivos, que van desde comer o beber antes de irnos a la cama a la posición que adoptemos para dormir.

“El 80 por ciento de las personas en el mundo tendrá problemas de espalda en algún momento de su vida, muchas veces causados o agravados por la forma en que duermen“, comenta el cirujano ortopédico Hooman Melamed.

Esto sugiere que algunos de nuestros problemas de salud, tales como el dolor de espalda, cuello, estómago o envejecimiento prematuro, pueden deberse a la forma en que dormimos.

Así pues, a continuación te mostramos cuáles son las mejores y peores posturas para dormir, según los expertos:

MEJOR POSICIÓN: BOCA ARRIBA

Dormir sobre la espalda es mucho mejor para nuestra cabeza, cuello y columna vertebral, ya que se mantienen alineadas y en posición neutral. Además, no damos presión adicional. “Esta es la mejor postura, ya que tu columna vertebral permanece en alineamiento natural durante toda la noche“, afirma Melamed.

El médico Michael Breus, más conocido como “El doctor del sueño”, es un psicólogo clínico y miembro de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, quien también se rige por la recomendación de Melamed de acostarse boca arriba.

De espaldas con las manos abiertas

Este estilo también es bueno para la espalda. Previene las arrugas faciales y las erupciones cutáneas.

“Dormir boca arriba también combate el reflujo“, comenta la doctora Decontee Jimmeh , neuróloga de la Clínica Norwood, en Birmingham, Alabama, Estados Unidos.

Tenderse sobre la espalda significa que la cabeza permanece elevada y el estómago es capaz de acomodarse debajo del esófago, por lo que, es menos probable que las sustancias digeridas vuelvan a subir.

También es cierto que los ronquidos son más frecuentes en esta posición. Además, la colocación de los brazos aumenta la presión sobre los nervios de los hombros, lo que conduce al dolor.

SEGUNDA MEJOR POSTURA: DE LADO

Dormir de costado es beneficioso para los pacientes que tienen apnea obstructiva del sueño y son propensos a los ronquidos; también para los que tienen dolor de cuello o espalda y para las embarazadas.

Jimmeh afirma que “dormir de lado es útil pues se abre la orofaringe mecánicamente y alarga la columna vertebral, ayudando a paliar el dolor de espalda“.

Sin embargo, ser un durmiente lateral también puede causar envejecimiento prematuro, por aplastar la cara sobre la almohada, y provocar la caída de los senos.

¿Derecho o izquierdo?

El lado en que dormimos también influye. Dormir del costado derecho puede empeorar la acidez estomacal, mientras que si repo-samos del izquierdo podemos estar poniendo en tensión algunos órganos como el hígado, los pulmones y el estómago. Sin embargo, viene bien si padecemos de reflujo. Normalmente se recomienda a las mujeres embarazadas que duerman en esta posición para tener un flujo sanguíneo óptimo.

Vivian Eisenstadt, una fisioterapeuta de Los Ángeles, California, comentó sobre esta postura:

“Si vas a dormir de lado, utiliza almohadas: una ergonómica, lo suficientemente gruesa para que la cabeza no se incline hacia abajo; una pequeña debajo de la cintura, para que tu estómago no se curve hacia abajo, y una tercera entre tus piernas“.

LA PEOR POSTURA: BOCA ABAJO

No se aconseja dormir boca abajo porque no se respeta la curva natural de la columna vertebral, lo que lleva al arqueamiento de la mis-ma. Esto ejerce presión sobre las articulaciones y los músculos pudiendo provocar dolor, entumecimiento y hormigueo.



“Estamos forzando el cuello al estar en rotación y ejerciendo presión, así como dificultando la respiración y la circulación“, comenta Vivian Eisenstadt.

Dormir boca abajo podría ser beneficioso para los que roncan, ya que ayuda a mantener las vías respiratorias superiores más abiertas. Sin embargo, mantener la cabeza rotada durante tanto tiempo podría dar lugar a dolor, así que los que padecen de molestias en cue-llo y la espalda deberían evitar esta postura a toda costa.

LA SEGUNDA PEOR: POSICIÓN FETAL

Esta posición puede ser reconfortante al principio, pero puede conducir a dolor de cuello y espalda, así como provocar arrugas y la caída de los senos. Además, puede causar una tensión en la columna vertebral y las articulaciones, especialmente cuando las rodillas y la barbilla se meten hacia el pecho.

Hooman Melamed sugiere evitar dormir de lado y en posición fetal, puesto que el hombro y el cuello deberían estar alineados cuando dormimos.

“Se debe elegir un colchón más blando para evitar los puntos de presión, pero no uno tan blando que no apoye nuestro cuello“, afirma.

Ya saben: las posiciones en que dormimos y el tipo de colchón desempeñan un papel fundamental en la prestación de apoyo de todos los contornos de nuestro cuerpo, ayudándonos a descansar mejor; así como un ambiente idóneo que incite al sueño.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa