Cochabamba, jueves 15 de noviembre de 2018
LECTURAS SUTILES

Prohibición y deseo en “El cuerpo prohibido” de Cynthia Wila

Ivy Paz Kirchheimer salta-argentina ivipazkir@hotmail.com | | 14 oct 2018

La escritora y psicoanalista Cynthia Wila en su última novela “El cuerpo prohibido” (2016) nos relata la historia de Camila, protagonista que llega al diván, luego de sentirse infeliz en su matrimonio, con el temor de repetir la misma historia de su madre y abuela. 

La protagonista al enunciar esto comienza a contar la historia de su abuela Ivonne, mujer francesa, trasladada a Argentina después de ser desposada por un terrateniente de la alta sociedad porteña.

La época que le tocó vivir a esta mujer no fue nada sencilla ya que trascurrió en los años 30, tiempo de revuelos y tumultos sociales por la presencia de los gobiernos de facto que surgieron simultáneamente. Motivo por el que se la denominó “la década infame”.

Ivonne descubre que su esposo era un villano, ya que tranzaba con

los perversos de aquella época. Sintiendo desprecio por su marido

y la agonía de saber que un divorcio era impensado para “las familias de bien”.

Esta historia no queda ahí. Ella se enamora de un militar (que pertenecía al otro bando de los oligarcas) y por su condición era un amor prohibido. Al que ella da rienda suelta.

Luego, la nieta Camila se enamora de su analista, otro amor prohibido. Por la ética profesional, una relación amorosa entre terapeuta y paciente es imposible. Pero al que aun así, Camila también se arriesga.

Cada época tiene su propia prohibición impuesta por la ley, hecha para la regulación de las relaciones sociales; puesta como un reverso del deseo.

No es lo mismo una prohibición en la década de 1930 que en la actualidad, pero siempre la sociedad va a tener sus propias leyes instauradas, en donde el deseo aparece como trasgresor.

Donde muchas veces las elecciones son puestas desde los mandatos que son muy fuertes, porque hay un otro que le da esa fuerza; como si el destino de uno ya estuviera predestinado como aparece en el caso de Camila, que siente repetir la historia.

Esta historia generacional, que suena a modo de novela es lo que sucede cuando uno entra en análisis, donde comienza a hablar de sus antepasados, porque cada sujeto no está hecho por si solo; es todo lo que los demás le han puesto y a veces lo que depositaron allí, son cargas.

Lo bueno de esto es que no es irremediable, existe la terapia. En donde cada uno comienza a trazar su propio camino, a construir su propia historia de acuerdo a su propio deseo. Porque el desafío de la época prohibicionista que a cada quien le toque, es poner en juego su deseo.

Jacques Lacan en su seminario “La ética del psicoanálisis” dice: “Es importante que haya un hombre que en un momento dado de la historia, se haya levantado para decir allí está el deseo esencial”. Cómo así también se planteó la pregunta ¿has actuado conforme al deseo que te habita?



NOTA: Para cualquier consulta o comentario, contactarse con Claudia Méndez del Carpio (psicóloga), responsable de la columna, al correo electrónico claudiamen@hotmail.com o al teléfono/whatsApp 62620609. Visítanos en Facebook como LECTURAS SUTILES.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa