Cochabamba, sábado 17 de noviembre de 2018

La élite de fútbol mundial fija su mirada en divisiones de la Llajta

La Fundación Messi, San Lorenzo, Boca y Barcelona, además de equipos de Alemania y Estados Unidos pusieron a prueba a niños y adolescentes bolivianos. Algunos ya se unieron a filas de esos clubes.
| DAYANA FLORES A. Twitter: @DayanaOpinion | 14 oct 2018

Un grupo de niños reunidos en un entrenamiento de fútbol.	EL INSIGNIA

"Son cazatalentos. Nosotros no los vemos, están en las graderías o la tribuna. Te enteras que estuvieron acá cuando el jugador de fútbol boliviano ya fue llevado a otro país". Así describen el modo de obrar de los entrenadores de divisiones inferiores de equipos o instituciones futbolísticas de la "élite mundial", que llegan al país para fichar niños y adolescentes apasionados por la pelota.

El futbolista profesional y exintegrante del plantel de Wilstermann y Aurora Norberto Kekes reveló que hace unos 15 días Esteban Pogany estuvo en el país.

Es un exarquero profesional de Argentina. Luego de su retiro en 1996 siguió vinculado a ese deporte como ayudante de campo, director técnico y periodista deportivo. Actualmente, se desempeña como entrenador de arqueros juveniles de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Jugó 23 años en Primera División, disputando 539 partidos.

Pogany dictó cursos de portería en La Paz y Santa Cruz y, en el proceso de enseñanza, advirtió el talento de dos jugadores a los que invitó a Buenos Aires para ponerlos a prueba.

Ese es uno de los canales de fuga de los talentos futbolísticos bolivianos. Otra vía son las iniciativas personales de los propios jugadores, sus padres o entrenadores.

Kekes, por ejemplo, al percatarse de que alguno de los niños que entrena en el Country Club de Cochabamba "marca diferencia", "apunta" y tiene "poco margen de error", le abre posibilidades en el exterior, a través de sus contactos con entrenadores de equipos argentinos como el Club Atlético Boca Juniors, San Lorenzo de Almagro y River Plate, además de la Fundación Messi en Rosario (al sureste de la provincia Santa Fe).

"Si hay chicos que marcan diferencia, hay que mandarlos al exterior", consideró Kekes. La intención es que los jugadores de las divisiones inferiores bolivianas se den cuenta de que "no tienen diferencias frente a futbolistas alemanes o brasileños". En su criterio, la única variación respecto al extranjero es la organización.

Este cambio de perspectiva futbolística sucedió, por ejemplo, con el niño cochabambino Matías Villalobos, que a los ocho años de edad fue becado para entrenar en River Plate de Argentina.

Durante unos días, se codeó con niños de la Categoría Sub 9 de ese plantel argentino. Su papá, Diego, lo acompañó y, en medio de un partido, no pudo contenerse y llamó a Kekes para confesarle con bastante emoción que su hijo era "mejor que muchos y son pocos los niños que lo superan".

A su regreso de ese país, el pequeño se constituyó en el mejor no solo de su categoría, la Sub 9, sino de otras dos más del Country: Sub 11 y Sub 13.

Sus compañeros seguirán sus pasos próximamente, entre ellos Samir Asfura Sabja o Eduardo Yapur Ríos. Ambos están entre los niños seleccionados para medirse con las divisiones inferiores de River Plate y San Lorenzo de Almagro en los próximos meses.

INICIATIVAS

Otros menores de edad cochabambinos que tienen talento futbolístico forjaron su destino ayudados por sus padres y la mayoría llegó a buen puerto.

El adolescente cochabambino Andrés Gottlieb obtuvo un cupo en un equipo de la liga profesional de fútbol de Alemania, el Club CfR Pforzheim. Está hace un año y medio allá y ya recibió ofertas de un par de clubes: Sandhausen y TSG Hoffenheim. Conoció ese país a través que su padre, que nació allá.

Lo propio sucedió con Alexia Camila Mariscal Arredondo, una joven oriunda de Cochabamba que hace dos meses está en filas del equipo texano Navarro College (Estados Unidos). Cuatro instituciones estadounidenses le ofrecieron becar su talento, cubriendo desde su comida hasta su vivienda, a cambio de que juegue para ellas. Ella tocó esas puertas desde Bolivia, enviando su currículum digitalizado.

SU VIDAS

Las historias de los niños y adolescentes fichados por la élite del fútbol mundial es descrita en las siguientes páginas, así cómo un abanico de opciones que los futbolistas de divisiones menores tienen para proyectarse internacionalmente.

POSICIÓN

Desde la Federación Boliviana de Fútbol, por ejemplo, indicaron que la “fuga de talentos” se debe a que la formación en Bolivia no es la idónea.

“Contra eso no puede hacer nada la Federación Boliviana de Fútbol ni la Asociación de Fútbol Cochabamba”, precisó el dirigente y presidente de esas instituciones, respectivamente, Rolando Aramayo. Justificó que el único requisito para que un menor de edad salga del país es la autorización de los padres de familia, por lo que está en manos de ellos esa decisión.

PROYECTO

Hay emprendimientos particulares que pretenden frenar esta salida de menores futbolistas, por ejemplo, el proyecto Bolivia 2022.

Es una iniciativa de Jordi Chaparro, presidente de la Grentidem, que administra los cines Center en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Organizan torneos para seleccionar a los mejores jugadores y becarlos en el Centro de Alto Rendimiento (CAR).

Oportunidades

El Mundialito Tahuichi Paz y Unidad es un torneo internacional de fútbol para jugadores Sub-15. Es organizado desde 1997 por Santa Cruz.

1 Sitio

Hay páginas web como “www.campamentos.info” que reúnen información sobre los campos deportivos del mundo que reúnen jugadores y porteros, tanto federados como aficionados, para entrenarlos.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa