Cochabamba, sábado 17 de noviembre de 2018

Niño probará suerte en San Lorenzo y River

Es Samir Asfura Sabja, un qhochala de ocho años.
| | 14 oct 2018

Samir Asfura Sabja. RUBÉN RODRÍGUEZ

Samir Asfura Sabja tiene ocho años de edad, pero, futbolísticamente, “tiene la cabeza de un chico de 20”.

“El mejor jugador no es quien domina a la perfección el balón, sino aquel que lee mejor el fútbol”. Samir es uno de ellos, en criterio de su entrenador, el futbolista profesional y exintegrante del plantel de Wilstermann y Aurora Norberto Kekes. “Intuye. Mediante las instrucciones que uno le da, sabe cuándo tiene que tocar de primera, cuándo no darse la vuelta, cuándo pasar por la espalda del compañero. Eso lo hace diferente al resto”.

Es talentoso y, en breve, lo demostrará ante el Club Atlético River Plate y San Lorenzo de Almagro. Él es uno de los niños cochabambinos que fue elegido para medirse con las divisiones inferiores de esos equipos argentinos. Según su mamá, Katherine Sabja, Samir saldrá del país para “abrir la mente”, aunque lo más probable es que sea fichado por alguno de esos planteles, como sucedió con otros compatriotas.

La oportunidad de viajar a Argentina es resultado de la suma de esfuerzos que a su corta edad hace: usa los recreos para hacer las tareas y así tener más tiempo para entrenar, practica en casa e, inclusive, se mete a la ducha con la pelota. “Todo el día está con el balón”, aseveró su mamá.

Es evidente que ese deporte le apasiona, no solo por su desempeño en cancha, sino por todo lo que sabe de él: le brillan los ojos al decir algo sobre fútbol. Cuando se refiere a su jugador favorito, Cristiano Ronaldo (delantero de Juventus), procura usar la terminología futbolística correcta para explicar por qué él es un referente en la carrera que construye: “Me gusta cómo patea, sus amagues, sus pases, sus centros”.

Samir piensa que el secreto para destacarse en cancha es la disciplina. Guiado por ese principio, para él es "sagrado" vincularse al fútbol seis días a la semana, cuatro de ellos entrena dos horas continuas, mientras que los fines de semana juega para dos equipos, la Sub-8 y la Sub-9 del Country Club.

Si bien dentro de una de esas divisiones hay niños mayores que él, "no se nota", argumentó su entrenador, pues su capacidad futbolística es superior.

PROYECCIÓN

Al descubrir el talento futbolístico de Samir, Kekes sugirió a sus papás, Katherine Sabja y Juan Carlos Asfura, que salga del país, "que pruebe, que vea y entrene".

Ambos apoyaron esa noción, aunque consideran que Samir "es muy pequeño aún para darse cuenta de lo que quiere", lo certero es que mientras el fútbol le haga feliz, sus papás seguirán "encaminándolo hacia su felicidad".

Samir viene de una familia de deportistas, su tía, por ejemplo, es la raquetbolista Yazmine Sabja.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa