Cochabamba, martes 18 de diciembre de 2018

Diga adiós al dolor gracias a la tecnología

El centro especializado Neuroalivio se encuentra en el parque Fidel Anze esquina avenida Pando de la ciudad de Cochabamba.
TEXTO: MARÍA LUISA MERCADO | | 30 sep 2018



Micaela, de nueve años, sufrió un desmayo y per-dió la conciencia durante el recreo en su colegio. La llevaron de emergencia a un hospital y, en la tomografía, se vio una hemorragia dentro de los ventrículos, el lugar donde circula el líquido cefalorraquídeo. Debido al cúmulo del líquido, la niña sufría una presión del cerebro muy elevada, que no podía ser debidamente monitoreada por falta del equipamiento necesario. En el estudio de imagen también se percibió una  pequeña lesión por el sangrado de un cavernoma.

Era el año 2013 y, debido a la falta de equipamiento necesario, los neurocirujanos tuvieron que ingeniárselas para ver y examinar la cavidad nasal, con el fin de llegar hasta el área profunda donde estaba el tumor y resecarlo. Drenaron la hemorragia y Micaela, después de haber estado en coma, despertó.

En la actualidad, hay factores que han permitido mejorar la atención a los pacientes y no están enfocados solamente en la experiencia y conocimiento del cirujano, sino en la tecnología.

Es por ello que los neurocirujanos Rodolfo Quiroga Arrázola, Alejandro Torrico Terceros y Miguel Saenz Amuruz crearon el Grupo Neuroavance, con el objetivo de poner a disposición de la población conocimiento, experiencia, infraestructura y tecnología.

El doctor Miguel Saenz explica que, hace unos años, el trabajo en neuro- cirugía dependía mucho del profesional a cargo, en cuyas manos estaba el éxito de la cirugía. Sin embargo, hoy, el trabajo en equipo, sumado a la tecnología, permite mejorar el acceso a neurocirugías de mayor calidad sin perder la calidez y el trato directo que se tiene con los pacientes y su familia. De acuerdo con Saenz, "el pilar fundamental de nuestra labor es el trabajo en equipo; poder contar con profesio-nales con quienes discutir cada caso".

Este equipo de trabajo realiza cirugías de alta complejidad abarcando neu- ronavegación, neurocirugía infantil, neurocirugía endoscópica, cirugía compleja de columna y tratamiento del dolor.

Asimismo, realiza neurocirugía vas- cular y endovascular, un tipo de intervenciones no quirúrgicas que no requieren la apertura del cráneo ni realizar incisiones sobre la piel de la cabeza del paciente. Son procedimientos de mínima invasión que se reali-zan a través de pequeñas incisiones de dos a tres milímetros por dentro de las arterias que per- miten llegar al cerebro. Se aplica a malforma- ciones vasculares, aneurismas, eventos isquémico-cerebrales y, en general, a traumas hemorrágicos.

En Bolivia se comenzó con este tipo de tratamiento hace unos siete años, tiempo en el cual el equipo de trabajo ha acumulado la experiencia necesaria para manejar diferentes casos.

El doctor Alejandro Torrico subraya que "es muy importante que la tecnología acompañe a la me-dicina para tratar al paciente. Se han hecho inversiones para adquirir equipos modernos, por lo que la concepción de que la medicina moderna está en el extranjero, no es tan real; se han derribado mitos".

EQUIPAMIENTO

Neuroavance cuenta con equipamiento tecno- lógico que, sumado a la actualización y el trabajo en equipo, les permite operar un tumor cerebral más rápido, con menor sangrado, una herida en la cabeza más pequeña y una recuperación más rápida del paciente.

Dentro de este equipamiento está un neuronavegador que permite conocer la localización exacta de la patología (tumor, malformación u otro) del paciente y así planificar, abordar y resecar con mayor precisión tumores en el cerebro.

También se tiene un neuroendoscopio que permite visualizar el cerebro por dentro, a través de un tubo muy delgado con una cámara y unas pinzas especiales que permiten trabajar en la zona.

Si no se contara con esos equipos se tendría que hacer una incisión más grande y el paciente permanecería en terapia intensiva.

La tecnología actual permite una menor manipulación del cerebro para evitar que el paciente sufra convulsiones después de la cirugía o se dañen células.

También se cuenta con un monitor de presión intracraneal que permite medir la presión del cerebro cuando este se encuentra hinchado des-pués de un accidente o un evento traumático.

Se aplica el dispositivo y se puede saber cuál es el comportamiento interno del cerebro y no suponerlo, como se hacía antes. En otras pala-bras, con este equipo se puede determinar si el cerebro está sufriendo o no.

Por otra parte, con el objetivo de buscar un alivio al padecimiento que ven en sus pacientes, el Grupo Neuroavance decidió crear un centro especializado en el manejo del dolor.

El centro Neuroalivio, ubicado en el parque Fidel Anze esquina avenida Pando de la ciudad de Cochabamba, está diseñado para el tratamiento de dolencias oncológicas, osteomusculares, neuropáticos y otras.

ADIÓS AL DOLOR

Neuroalivio es un centro especializado para pacientes con una historia larga de dolor. El neurocirujano Rodolfo Quiroga recomienda que “todo dolor que dure más de cuatro semanas debería ser evaluado, para ver si es susceptible de tratamiento”.

El dolor es una sensación muy desagradable y, en el tiempo, ocasiona una baja del estado del ánimo. Por una parte, causa una serie de alteraciones bioquímicas en el cerebro y, ante la angustia de la permanencia del mismo, las personas afectadas tienen una visión muy pesimista de la situación.

Es por ello que el grupo Neuroavance realiza el manejo integral del dolor, que abarca los trata-mientos farmacológicos, de mínima invasión y, según el caso, cirugías.

PACIENTES

Neuroalivio trata a personas operadas de la columna, con dolores en la espalda, hernia de disco, dolor de articulaciones en hombros, cadera y rodilla, neuralgia del trigémino, ciática, dolores refractarios postoperatorios, lumbalgias y otros.

Varios pacientes que padecían de dolor por mucho tiempo se han aliviado con los procedimientos.

Tal es el caso de Adrián, de 42 años, que padeció una neuralgia del trigémino durante ocho años, con un dolor lacerante en la cara, que no le dejaba comer, ni cepillarse los dientes, menos tocarse el rostro. Debía consumir varios medicamentos con efectos secundarios. El tratamiento por radiofrecuencia que se le realizó le alivió notablemente.

La radiofrecuencia es un método que —a través de punciones percutáneas— irradia ondas electromagnéticas a una frecuencia alta que, al ser aplicada en puntos específicos situados junto a determinados nervios, produce una energía térmica o lesión, permitiendo el alivio del dolor en la zona afectada.

Para que la molestia sea tratada correctamente, debe conocerse su causa y origen, por lo que los pacientes deben acudir a una consulta con el doctor para determinar el mejor curso del tratamiento a seguir.

Neuroalivio realiza un trabajo conjunto, donde, además, está el aporte de anestesiólogos, neurofisiólogos, fisioterapeutas, servicios de psicología y psiquiatría para el manejo integral del dolor.

El objetivo de Neuroalivio es minimizar o eliminar el dolor para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Para esto es importante contar con la tecnología necesaria, una instalación física apropiada y un equipo humano experimentado que sepa manejar integralmente la patología del paciente.

Para mayor información puede contactarse

al teléfono (4) 4062625 o al celular 77922244. 



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa