Cochabamba, martes 18 de diciembre de 2018
LECTURAS SUTILES

Obsesiones, compulsiones y rituales

| M.Sc. Carmen Rosa Barrón T. Psicóloga - Psicoterapeuta Cognitivo Conductual carmenrosabarron@gmail.com | 30 sep 2018

He revisado más de 20 veces si cerré bien la puerta, camino las calles sin pisar las rayas que encuentro. Cada vez que veo un perro, tengo la duda de si me ha mordido y tengo que revisar mi cuerpo una y otra vez, pues podría haberme contagiado de rabia. He tocado cosas que quizá estaban contaminadas, por eso, debo lavarme las manos muchas veces al día, las he lavado tanto que mi piel está lastimada. Cuando salgo a la calle pienso que alguien pudo haberme contagiado algo, así que voy muy seguido al hospital para hacerme análisis y descartar cualquier enfermedad, otras veces pienso que he hecho daño a alguien, por eso he decidido ya no salir a la calle.

Todos los días son iguales, debo repetir los actos una y otra vez y, además, debo hacerlo bien, sino viene la certeza de que algo podría pasarme a mí o a mi familia, alguien podría tener un accidente, enfermarse o algo peor podría pasar. Estas ideas que parecen ser absurdas, me trae mucho sufrimiento, me quita muchas horas al día, me ha dejado sin ganas de vivir porque cada vez son más intensas y tengo mucha vergüenza de contarle todo lo que me pasa a otra persona.

Lo que he descrito en los párrafos anteriores son algunos fragmentos de relatos de personas que presentan Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), un problema de la salud mental que está comenzado a visibilizarse en Bolivia, al igual que muchos otros que podrían terminar en una discapacidad psíquica si no son tratados.

Así, cuando hablamos del TOC hacemos referencia a un fenómeno muy particular y desgastante para quien lo padece, hablamos de la presencia continua y sistemática de obsesiones y/o rituales compulsivos.

Las obsesiones son pensamientos o imágenes intrusivas, repetitivas e inadecuadas que aparecen de golpe en la mente, generando mucha ansiedad. Dichas obsesiones responden generalmente a determinadas temáticas: de contaminación, religiosas, sexuales y agresivas, entre otras.

Las compulsiones son acciones motoras, como lavarse las manos, verificar situaciones, acomodar cosas, etc., o pueden ser mentales como repetir frases, contar números, etc., que la persona se ve obligada a realizar para calmar la ansiedad que generan las obsesiones.

La persona percibe las obsesiones y compulsiones como absurdas o ajenas a ella misma, pero no puede evitarlas, además reconoce que dichos pensamientos intrusivos son producto de su mente, aunque no logre comprender las causas.

Para terminar, es importante reconocer que del TOC se puede salir, claro, con la terapia adecuada.

La Asociación de Psicología Americana (APA) recomienda la Terapia Cognitivo Conductual, la cual trabaja con estrategias específicas, como ser la terapia de exposición y prevención de respuesta y la gestión de pensamientos, entre otras.

A la vez, de acuerdo a la sintomatología que presente cada persona, también se podrá trabajar con la terapia farmacológica como apoyo.

Lo importante es que la persona con TOC puede recuperar su vida.



NOTA: Para cualquier consulta o comentario, te puedes contactar 

con Claudia Méndez Del Carpio, responsable de la columna, al correo electrónico claudiamen@hotmail.com o al teléfono/whatsApp 62620609. Visítanos en Facebook : LECTURAS SUTILES



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa