Cochabamba, viernes 19 de octubre de 2018

Tierra oriental de Porongo, una puerta al paraíso terrenal

El Oriente es una tierra bendecida por atractivos turísticos exhuberantes. Porongo es una pequeña muestra de este encanto.
TEXTO: JIMENA NÚÑEZ LARRAÍN FOTOS: GOBIERNO MUNICIPAL DE PORONGO, GÜEMBE Y LA RINCONADA | | 23 sep 2018

La Rinconada cuenta con espacios que fueron creados por paisajistas.

Santa Cruz, tierra pujante y fecundo paraíso. Mañana, tu gente recordará con alegría los 208 años de su gesta libertaria. Y los bolivianos celebran su existencia y tu desarrollo. Cabe resaltar el crecimiento constante a nivel económico de esta región oriental, siendo el turismo una de sus principales fuentes de ingreso, gracias a la diversidad de atractivos turísticos que tiene en sus diferentes regiones.

Mientras muchos visitanes -nacionales y extranjeros- llegan a esta tierra para disfrutar de lugares turísticos en la ciudad de Santa Cruz, otros buscan destinos donde puedan tener contacto con la naturaleza y así desconectarse de la rutina urbana.

En esta edición, la revista Así ofrece a sus lectores un reportaje de Porongo, un pequeño y apacible pueblo pujante del oriente boliviano que lleva el nombre de una fruta silvestre y que, en los últimos años, se ha consolidado como un destino turístico emergente, que ofrece a sus visitantes una variedad de opciones para disfrutar de la naturaleza.

Esta localidad está en uno de los nueve municipios cruceños que comparten el Parque Nacional Amboró. Históricamente, un área productora de café, en cuyo territorio se encuentran atractivos turísticos como el Güembé, el ecoparque La Rinconada, el monumento natural Espejillos y la laguna Capiguara, entre otros.

UNA MUESTRA DEL EDÉN

El municipio San Juan Bautista de Porongo —más conocido como Porongo, a secas— se encuentra a 18 kilómetros de distancia de Santa Cruz de la Sierra. Es una región que conserva las costumbres de sus ancestros y recibe al visitante con su belleza y la riqueza de su gastronomía.

Para llegar a este lugar hay que recorrer la carretera que lleva a la provincia Andrés Ibáñez, después de cruzar el puente del Urubó, ubicado al noreste de la ciudad. Al principio es un camino de tierra, a medida que se avanza, el paisaje alrededor se va tornando silvestre y las construcciones están cada vez más distanciadas.

A la altura del kilómetro siete, ya dentro el territorio del municipio de Porongo, se encuentran dos de los centros ecoturísticos más grandes de Santa Cruz: el Biocentro Güembé Resort y la Rinconada Ecoparque & Restaurante, donde los propietarios realizaron una conjunción entre naturaleza, gastronomía y actividades recreacionales.

Siguiendo 11 kilómetros más sobre la carretera se ingresa al corazón del municipio de Porongo. Y como es de esperar en cualquier localidad rural, la plaza principal es el centro que aglutina la esencia del lugar.

Allí, en la esquina este de la plaza, está el monumento a Arcelio Salvatierra Gutiérrez, uno de los personajes más recordados y queridos del pueblo, que con su forma de ser supo ser uno de los exponentes más importantes del turismo.

Él era más conocido entre los lugareños como el Chuto de Porongo, porque cuando era niño no le gustaba llevar pantalón ni ropa interior. Con el paso de los años, Arcelio se convirtió en un guía turístico autodidacta; aprendió a interpretar música con la hoja de mandarina y, de este modo, recibía a los turistas en la entrada del pueblo.

Era un hombre muy jovial y cariñoso. Su muerte sumió en el silencio al pueblo; los pobladores decidieron levantar una estatua de él, como símbolo de un buen recibimiento a los visitantes.

Ya dentro el pueblo se observan casas antiguas que circundan la Plaza Principal, cuya arquitectura colonial está influenciada por la cultura chiquitana.

Cómo no mencionar la Iglesia de San Juan Bautista, que acompaña a los pobladores del lugar desde 1714, con una estructura típica de las Misiones, y que fue declarada Monumento Nacional por el Gobierno boliviano.

Dentro del templo se preservan las campanas y la pila bautismal que fueron fabricadas por los primeros habitantes del lugar.

La fiesta patronal de Porongo es el 24 de junio. Ese día, los pobladores organizan juegos típicos, como la carrera de embolsado, el trompo y el “palo ensebao”, entre otros.



BIOCENTRO GÜEMBÉ

Gracias a las características que ofrece el municipio de Porongo, naturaleza y buen clima, se ha consolidado como un lugar ideal para practicar el ecoturismo.

A solo 10 minutos del centro de la ciudad, en el kilómetro siete de la carretera a Porongo —en la zona de Los Batos— se encuentra el Biocentro Güembé, considerado por especialistas en turismo verde como un “paraíso tropical” de 24 hectáreas de extensión.

Al ingresar al lugar, previa cancelación del costo de la entrada, el visitante tiene acceso a sus principales atracciones. Una de ellas, el Mariposario, que es una especie de cúpula enmallada, cuyo interior está lleno de vegetación árborea y arbustiva, donde moran especies de mariposas que revolotean por todo lado.

El recorrido se realiza con la presencia de un guía turístico, quien se encarga de proporcionar información acerca del orquideario, de las colonias de abejas, del tortugario y apiario que hay en el Biocentro; además de la Isla de Los Monos, la huerta orgánica y el museo de historia natural Evoluseum.

El visitante también puede disfrutar de otro tipo de actividades como paseos en kayak por la laguna Margarita y disputas deportivas en las disciplinas de fútbol y volibol de playa. Además, puede recorrer los senderos ecológicos a pie o en una carreta jalada por caballos.

El Biocentro Güembé ofrece un cómodo resort de cabañas de lujo con toque rústico y, para los más aventureros, áreas de camping. Y no podía faltar la típica gastronomía cruceña, sin dejar de lado el menú internacional.

LA RINCONADA

Camino a Porongo —en la zona de Buen Retiro— y a solo 15 minutos de la ciudad de Santa Cruz se encuentra este pequeño pa-raíso tropical.

En un ondulante terreno, atractivos senderos, bellas lagunas y cascadas y cientos de plantas exóticas y nativas (entre las que se destaca la Victoria amazónica, el mayor lirio acuático del mundo), está emplazada La Rinconada, Ecoparque&restaurante.

Cuenta con bellos jardines, que son el resultado del trabajo paisajístico de más de 18 años, cuyo espíritu central lleva al visitante a abstraerse y desconectarse del bullicio de la ciudad.

El ingreso a este ecoparque tiene varias modalidades que van de acuerdo a las actividades que la persona desee realizar: paseo por las áreas naturales o recreativas, uso de las piscinas o consumo en el restaurante.

Los visitantes podrán caminar por los senderos que se pierden por la exuberante vegetación, rutas que los llevan a distintos rincones, donde seguro encontrarán alguno de los siguientes atractivos naturales y recreativos: piscinas y cascadas, la laguna de Victoria, el muelle de carpas koi, acuario amazónico, rincón de los gigantes verdes, sendero de helechos, bosque lluvioso, pantanal y el refugio de tucanes.

POTENCIAL TURÍSTICO

No cabe duda de que el municipio de Porongo está consolidando su naturaleza turística en el departamento cruceño.

Al margen de su riqueza natural, cultural y etnográfica, los emprendimientos privados que han creado los parques ecoturísticos le dieron a esta zona un gran impulso económico, y a la región la posibilidad de ampliar su oferta turística vinculada a la naturaleza l





Uno de los sitios más visitados de Porongo es Espejillos, un paradisíaco balneario natural que fue declarado Monumento Natural Departamental. 

Las caídas y pozas de agua son el principal atractivo turístico, habiéndose establecido un hotel rústico en su cercanía para albergar a los numerosos turistas que visitan Espejillos.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa