Cochabamba, miércoles 12 de diciembre de 2018

LA CASA  DEL CAMBA DELICIAS  ORIENTALES

Cochabamba tiene la primera franquicia nacional de este restaurante camba. Ahora, los comensales pueden disfrutar lo mejor de la gastronomía oriental.
TEXTO: JIMENA NÚÑEZ LARRAÍN FOTO: RUBÉN RODRIGUEZ | | 23 sep 2018



Con solo ingresar a los ambientes del restaurante parecería que, en cuestión de minutos, se llega a Santa Cruz de la Sierra; no solo por el hecho de comenzar a sentir los aromas de los platos típicos, sino por la música oriental que se escucha en el altavoz y por la decoración del lugar.

La historia de la Casa del Camba nace en Santa Cruz en 1986, cuando los esposos Juan Carlos Medina y Rosa Parada inauguraron su primer restaurante dedicado a la gastronomía regional.

La pareja identificó que la ciudad cruceña no disponía de un lugar que sirviera comida criolla de alta categoría. Por lo que, su restaurante se consolidó como uno de los mejores, gracias a la calidad y a la buena atención, y se convirtió en una parada casi obligatoria de los turistas.

Hace siete años, el empresario cochabambino Bernard Guth adquirió la primera franquicia nacional de este restaurante y abrió la primera sucursal en los ambientes del hotel La Colonia. Ahora, además de este local, hay tres Casa del Camba Express en diferentes lugares de Cochabamba.

Desde un principio, los comensales cochabambinos se inclinaron por el mini buffet criollo, que sirven para dos o cuatro personas. Esta opción incluye cuatro tipos de comida: majao de pato, majao de charque, keperí al horno y picante de gallina, con sus guarniciones.

El supervisor de la Casa del Camba en Cochabamba, Ariel Cayola Ibarra, explica que el menú está compuesto por 50 platos y aclara que no solo se centran en la cocina oriental, sino que, ahora introdujeron otras opciones, como el sillpancho y pique a lo macho; además del lechón, milanesa de carne de res o de pollo y otros.

En cuanto a refrescos, los comensales pueden acompañar su comida con una jarra de chicha camba, jugo de maracuyá, tumbo o limonada. Y claro, el menú no estaría completo sin la oferta de delicio- sos postres orientales: torta de tres leches, manjar blanco y el leche crema.

Cada uno de estos sabores sigue un estricto control de calidad, que es seguido por la marca original. Así que el cliente puede estar seguro de que la comida que se sirve en la Llajta es 100 por ciento camba.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa