Cochabamba, lunes 10 de diciembre de 2018

Bradley Cooper y Lady Gaga viven una historia de “amor”

El actor presume de la relación personal y profesional que tiene con la cantante, su coprotagonista en la película “Ha nacido una estrella”
TEXTO: elpais.com | | 23 sep 2018



Uno de los solteros más codiciados de Hollywood tiene un nuevo amor. Acostumbrado a mantener su vida personal en privado, Bradley Cooper sorprendió en las últimas semanas por sus repetidas declaraciones de afecto y admiración hacia la cantante Lady Gaga, su coprotagonista en la película “Ha nacido una estrella”. ¿Será que hay algo más que una relación profesional entre ellos? Depende de lo que entendamos por "algo más". Si hablamos de una relación amorosa, no. Si nos referimos a una fuerte amistad basada en admiración y confianza, sí.

Todo empezó en los momentos previos a la realización del remake de la película. Cooper estaba seguro que la ganadora de múltiples premios Grammy sería la opción perfecta para el personaje de Ally y, como guionista y director del proyecto, hizo todo lo posible para convencer a Warner Bros.

Al principio el estudio dudaba que fuera una buena idea darle el papel a una artista que, si bien había actuado con anterioridad, nunca había tenido un protagónico. Pero, al ver la confianza que Cooper depositaba en ella y recibir el vídeo de la audición, aceptó.

La química entre los dos actores fue "instantánea", de acuerdo a las propias palabras de la cantante de Poker Face.

Para Cooper el primer encuentro fue igual de inolvidable. "Ella bajó por las escaleras y salimos a su patio y vi sus ojos. Algo hizo clic y me dije a mí mismo: ´Wow".

"Después de 10 minutos estábamos comiendo comida casera que ella había preparado. Yo amo comer y el hecho de que ambos viniéramos de familias italiano-americanas ayudó mucho a la cercanía", añade.

Tras haber conquistado el estómago del actor de “¿Qué pasó ayer?”, la ganadora de un Globo de Oro conquistó su corazón.

Como declaró el recién estrenado director, en varias ocasiones la actriz le ayudó a sacar la mejor versión de sí mismo para el personaje y lo impulsó a hacer algo de lo que nunca se creyó capaz: cantar enfrente de miles de personas. "Ella dijo: ´No soporto cuando las películas usan playback y se nota como los actores están doblando. Nosotros vamos a cantar en vivo", cuenta el actor.

Gaga logró convencerlo y ambos cantaron en festivales como Stagecoach, Coachella y Glastonbury.

Fue esta misma comodidad la que dio paso a un camino de vulnerabilidad que ambos artistas transitarían juntos. En el caso de Gaga fue la inseguridad que la persiguió en los primeros años de su carrera.

Para ayudarla a entrar en el personaje introvertido de Ally, Cooper obligó a la actriz a quitarse todo el maquillaje que llevaba puesto. Esto, aparte de suponer una preocu- pación estética que podría tener cualquier artista, despertó en ella algunos recuerdos de su pasado. "Cuando empecé, no era la chica más bonita en la habitación", dice. "Ellos [los productores] querían tomar mis canciones y dárselas a otras cantantes, pero yo me aferré a ellas. Hicieron sugerencias sobre cómo debía verme. Yo no quería ser vista como otras mujeres. Yo quería tener mi propia visión", relata.

Paralelamente a esa lucha interna de la actriz, Cooper lidiaba con una batalla propia. Como reveló el actor en 2016 en una entrevista con Barbra Walters, tuvo problemas en el pasado con el alcohol y las drogas. Si bien el actor asegura estar sobrio desde hace casi 13 años, el personificar a un cantante con problemas de adicción removió ciertos recuerdos en su interior.

Si bien la idea de un romance está lejos de materializarse —Cooper acaba de tener una hija junto a la modelo Irina Shayk y Gaga se comprometió con Christian Carino—, queda claro que la experiencia de trabajar juntos unió a la pareja.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa