Cochabamba, martes 13 de noviembre de 2018

Lanzan Dormax para recuperar el sueño

El estrés causa problemas para descansar, pero un fármaco natural puede ayudar a superar el problema.
| MARÍA LUISA MERCADO | 13 sep 2018

  NRT2

El estrés es uno de los principales factores que impide que la persona logre un sueño reparador y al día siguiente tenga una jornada más productiva. Combatir el estrés es complicado, porque de por medio hay deudas económicas, situaciones sentimentales, situaciones familiares, dolor, pérdidas financieras, etc.

El neurólogo Rafael Valdivia explica que la corteza cerebral que es la parte más elevada del sistema nervioso y que conecta con el medio circundante. La persona necesita un ambiente adecuado para dormir, en un espacio con oscuridad y silencio. En ese ambiente, la persona libera la hormona melatonina, que se produce en la glándula pineal. Hay un pico en la producción de melatonina hasta las dos de la mañana, luego decae y después de las cinco, la persona despierta gracias a otras hormonas como el cortisol que se produce en las glándulas suprarenales.

Lograr que el estrés desaparezca es imposible, porque habría que modificar el accionar de la personas, su alimentación y otros. Para ayudar a las personas con dificultades en dormir, la empresa South American Express (SAE) lanza Dormax, un producto hecho a base de melatonina extraída de la cáscara del cacao y que se complementa con la valeriana, extracto de amapola y pasiflora, plantas que eran tradicionalmente usadas para inducir el sueño. “Es suplemento alimenticio. No es un producto químico, sino extractos naturales”, asegura Valdivia.

Dormax está indicado para pacientes con problemas de sueño, de más de 12 ños de edad.

De acuerdo a la respuesta, se podrá incrementar la dosis hasta dos cápsulas por la noche, durante un mes más o menos, hasta que el organismo logre readaptarse a su ritmo de sueño.

Según Valdivia, es una alternativa respecto a otros medicamentos que son más agresivos como las benzodiacepinas, clonacepan y otros fármacos fuertes, altamente adictivos y requieren prescripción médica. En el caso de Dormax, el paciente no requiere receta y no va a verse involucrado en problemas de adición.

El consultorio de Valdivia en Cochabamba está en la calle Pedro Blanco y avenida Santa Cruz, en el edificio Continental y piso 1 oficina C.

Dormir poco eleva en 12 por ciento  riesgo de muerte

Dormir menos de 6 u 8 horas puede ser fatal para la salud, según revela un reciente estudio publicado en la revista Sleep, que ha estimado que reducir el descanso nocturno aumenta en 12 por ciento el riesgo de muerte prematura. Por su lado, científicos de la Universidad de California, en San Diego (EE UU), han demostrado que el secreto de una vida larga para las mujeres es dormir mínimo 6.5 horas.

Las personas cada vez duermen menos y los problemas del sueño ya son una epidemia global que está amenazando la salud y calidad de vida de más de 45 por ciento de la población mundial, dicen los estudios.

Y Bolivia no se queda atrás. Las consultas médicas por alteraciones del sueño como el insomnio se están incrementado y está afectando a los varones pero solo en un menor porcentaje más que a las mujeres. Lo más preocupante es que se está presentando en la edad productiva, es decir, entre los 25 y 60 años de edad, sostiene el especialista en Neurología, Rafael Valdivia. Actualmente, el insomnio es una de las alteraciones del sueño más prevalentes en Bolivia.

“Además de una alimentación equilibrada y ejercicio regular, dormir bien es el tercer pilar fundamental para gozar de una buena salud, pues la falta de sueño tiene impactos altamente nocivos en la salud física, emocional y mental de las personas”, agrega Carlos Jordán de South American Express Bolivia (SAE), la primera distribuidora farmacéutica del país.

Según los especialistas, el riesgo de muerte prematura por dormir poco es causa de los infartos, no diferencia el género e incrementa las posibilidades de acuerdo a la edad y la actividad que se realiza a diario. Dormir es una necesidad vital superior a comer. De acuerdo con la División de la Medicina del Sueño de Harvard Medical School, dormir mal debilita el sistema inmunitario, causa deficiencias en el aprendizaje y la memoria, lo que causa problemas en el desarrollo profesional. Además, contribuye a la depresión y los trastornos del ánimo y mentales.

La primera, la dificultad por conciliar el sueño. Una vez que la persona se acuesta, solo debería tomarle como máximo 15 minutos para dormir; sin embargo, tarda entre dos y tres horas y generalmente está asociado a factores emocionales como la excesiva ansiedad o pensar demasiado en algún problema.

La segunda es la dificultad de mantener el sueño y la persona despierta a las 3 ó 4 de la mañana sin poder dormir más. “Si, por ejemplo, dormimos a las 10 de la noche deberíamos despertar a las 6 de la mañana”, explica Valdivia y agrega que se debe, sobre todo, a un problema de depresión o ansiedad.

La tercera es la interrupción del sueño. La persona se despierta varias veces por la noche, son minutos que cortan el descanso y nuevamente debe volver a intentar dormir.

“Todos estos factores modifican nuestra calidad y cantidad de sueño, teniendo serias consecuencias, sobre todo en las personas en edad productiva, porque el sueño es vital, es reparador del funcionamiento físico y cerebral. Cuando se altera, afecta nuestro diario vivir; la persona se pone irritable, de mal humor, no puede concentrarse, disminuye su capacidad intelectual, está más susceptible a equivocaciones y muchas veces desencadena dolor de cabeza”, explica Valdivia.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa