Cochabamba, miércoles 26 de septiembre de 2018

Chicos maquillados marcan la tendencia

Las bandas coreanas de K-Pop rompen tabúes sobre la belleza masculina y se imponen los Khonminam. 
BBC- REVISTA FUCSIA | | 13 sep 2018

EL COMERCIO

Una nueva ola de vanidad y narcisismo se ha apoderado de los hombres jóvenes en la república de Corea. Se estima que ellos gastan más en productos cosméticos que las mujeres. Es la moda de los “flower boys” se se extiende por el mundo.

El maquillista Han Hyun-jae aplica con destreza la base, el delineador de ojos y el lápiz labial en un hombre. Elije de una variedad de productos y marcas que son probablemente más conocidos por las mujeres. Luego hace los retoques finales a lo que él llama el aspecto K-pop, como se conoce al popular fenómeno de la música por coreana.

Decenas de jóvenes entran tranquilamente al salón, del que salen con la piel y el cabello perfectos. Muchos de ellos son cantantes o actores en camino a eventos promocionales.

Uno está allí para el maquillaje de su boda, una práctica común en los hombres en Corea del Sur. Elige que le pinten los labios de rojo para su día especial. “Hacemos que el cutis quede más limpio, las cejas más oscuras, perfilamos el rostro y extraemos la masculinidad de una manera que ellos mismos no pueden hacer”, dice a BBC Han, quien también afirma que los hombres entran a su establecimiento deseando verse como los ídolos de sus agrupaciones musicales favoritas.

En los últimos años, tanto las bandas de K-Pop como los dramas coreanos se han convertido en la mayor influencia para los jóvenes en el país y el año pasado este género musical irrumpió en la escena de países como Estados Unidos y Reino Unido, así como en América Latina.

En Corea del Sur se maneja el término Khonminam (una combinación de las palabras “flor” y “hombre hermoso”) para referirse a la tendencia del maquillaje en los hombres.

“Creo que Corea es un pionero en la cultura de la belleza masculina”, dice Joanna Elfving-Hwang de la Universidad de Western Australia, quien realizó una amplia investigación sobre belleza e imagen en Corea del Sur.

“La forma en que ellos (las estrellas del K-pop) juegan con la masculinidad abre las posibilidades para los hombres en la calle y, finalmente, lo hace más aceptable”.

Esto no significa que todos los hombres en Seúl vayan por la calle repletos de maquillaje.

Pero en los vecindarios jóvenes y de moda, como Myeung-dong, es común ver a los hombres caminando con base o crema BB, una loción para ocultar imperfecciones de la piel.

La historia de los flower boys empieza en los años 90

Los flower boys o chicos florales, nacen a raíz del cambio en las prohibiciones de los pilares japoneses introducidos en Corea a mediados de 1990. Esto fijó que el Gobierno coreano fuera más laxo en temas como la belleza masculina y el culto al cuerpo. Pero inclusive antes de esto, en el siglo XI, un grupo de jóvenes apodados los Hwarang, fueron reconocidos en el reino de Silla en la antigua Corea, por el uso de maquillaje y productos de belleza para sus atuendos.  

Para 2002, el jugador de fútbol Ahn Jung-hwan se destacó por mostrarse siempre atractivo, con un cutis limpio y delicado y con ropa ajustada y a la moda. Como modelo a seguir, su apariencia fue copiada por varios hombres que intentaron lucir como él.

Los medios de comunicación también incitaron a seguir un estricto régimen de belleza, y poco a poco a usar maquillaje para ocultar las imperfecciones.

Con la influencia del género musical K-Pop, en el que sus cantantes lucen afeminados y excesivamente maquillados, la exposición de los coreanos al ideal de belleza en esta nueva era es extremo.

El flower boy no se asocia con ser homosexual o afeminado, pero desafortunadamente en Estados Unidos y Europa sí, pese al pensamiento liberal que muchas de estas naciones profesan, pues el estereotipo del hombre maquillado les exterioriza el lado femenino y por consiguiente, es motivo de burla y rechazo. En Corea es normal observar al guardia del edificio con un poco de brillo labial.

“Normal”

Gianni Casagrande, de 22 años, residente de Middlesbrough, Reino Unido, dice que sufría un "acné realmente malo" y empezó a usar corrector para ocultarlo.

"Definitivamente todavía hay un estigma en torno al maquillaje para hombres, pero creo que se está volviendo más normal ahora", dice el estratega de redes sociales y bloguero de belleza. "Muchos de mis amigos lo usan, tanto homosexuales como heterosexuales, te hace sentir mucho más cómodo y seguro", cuenta.

NEGOCIO

El jefe de L´Oreal en Reino Unido, Vismay Sharma, dijo que ya no era un tabú para la "generación selfie" usar cosméticos y que podríamos ver puestos de maquillaje para hombres en las grandes tiendas en unos "cinco a siete años".

Delineadores y correctores Maybelline, usó a un hombre por primera vez en enero de 2017 para aparecer en un anuncio de un rímel.

Un creciente número de marcas como Yves Saint Laurent y Tom Ford venden maquillaje específicamente para hombres.

DESDE LOS EGIPCIOS

Los antiguos egipcios usaban delineador de ojos, los romanos usaban rubor y algunos ingleses de entre los siglos XVI y XVII se aplicaban polvos faciales.

La costumbre decayó en la época victoriana y más recientemente se ha limitado a algunos en la comunidad LGBT, y artistas como David Bowie y Boy George.

Pero en 2017, la tienda digital Asos lanzó su primera línea de maquillaje para hombres y dijo que veía un número creciente de muchachos "incursionando" en el uso de correctores y bases.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa