Cochabamba, miércoles 26 de septiembre de 2018

Nada de alcohol es lo mejor para la salud

Un estudio en 195 países rebate la teoría que recomendaba consumir una copa de vino al día. En el mundo, una de cada tres personas bebe alcohol.
BBC MUNDO | | 06 sep 2018



Malas noticias para quienes disfrutan de lo que pensaban que era una "saludable" copa de vino al día: hasta beber moderadamente es malo para la salud.

Esa es la advertencia de los autores de un gran estudio global publicado en la prestigiosa revista The Lancet, que confirma lo que algunos estudios anteriores ya habían apuntado: que ningún nivel de consumo de alcohol puede ser considerado saludable.

El estudio Global Burden of Disease es la mayor y más detallada investigación sobre las causas de enfermedad y muerte en el mundo, y sus datos analizan también los niveles de consumo de alcohol y su impacto sobre la salud de la población en 195 países.

En 2016 tomar alcohol fue el principal factor de riesgo de muerte prematura y discapacidad para las personas entre los 15 y los 49 años y su consumo está ligado a la décima parte de todas las muertes de ese grupo demográfico.

Por eso, si bien los investigadores admiten que beber moderadamente puede proteger ligeramente de algunas cardiopatías (como señalaron algunos estudios en el pasado), los riesgos combinados de desarrollar cáncer, lesiones y otras enfermedades asociadas al consumo de alcohol superan ampliamente esos posibles beneficios. "Aunque los riesgos para la salud asociados al alcohol cuando consumes una bebida al día son muy bajos, aumentan rápidamente al beber más", le dijo a la BBC el autor líder del estudio, el doctor Max Griswold, de la Universidad de Washington, en Seattle.

"Estudios anteriores encontraron un efecto positivo del alcohol para algunas cardiopatías, pero nosotros descubrimos que, combinados, los riesgos para la salud asociados al alcohol aumentan con cualquier cantidad consumida", por baja que sea, dijo.

"Este informe demuestra que ningún límite es seguro", dijo Sonia Saxena, una de las autoras del estudio.

Según la académica, las recomendaciones de las instituciones de salud pública deben actualizarse y los gobiernos deberían repensar sus políticas. "Si vas a beber, edúcate sobre los riesgos, y toma una decisión bien informada", recomendó.

El estudio fue llevado a cabo por investigadores del Institute of Health Metrics and Evaluation, de la Universidad de Washington.

Entre los jóvenes el riesgo para la salud de tomar una bebida al día es solo ligeramente superior a la abstención, un 0.5 por ciento . Pero el riesgo de

tomar dos se incrementa a un 7 por ciento .

Los académicos analizaron los niveles de consumo de alcohol y su impacto para la salud en 195 países, entre 1990 y 2016 y para edades comprendidas entre los 15 y los 95 años.

Usaron información de casi 700 estudios para entender cuán común es la práctica de beber alcohol y de otros casi 600 para medir los riesgos para la salud. En total se estima que consideraron datos de unos 28 millones de personas de todo el mundo.

Y así pudieron comparar la salud de la gente abstemia con la de la gente que toma distintas cantidades de alcohol al día.

Se estima que en el mundo una de cada tres personas bebe alcohol. En términos globales, lo consume el 25 por ciento de las mujeres y el 39 por ciento de los hombres.

Según el estudio, el nivel de consumo de alcohol más "seguro" para la salud es la abstinencia.

Una bebida alcohólica fue definida como 10g de alcohol, que equivale a una pequeña copa de vino, a una lata o botella de cerveza o a una medida estándar de licor fuerte.

El estudio encontró que a nivel global entre los mayores de 50 años, el 27 por ciento de las muertes por cáncer entre las mujeres y el 19 por ciento de las de los hombres estaba vinculado al consumo de alcohol.

efecto de la bebida

"El alcohol provoca un aumento súbito de endorfinas en el cerebro, que nos producen una sensación de bienestar ", explica la psiquiatra Julia Lewis.

"Mejoran tu estado de ánimo, pero cuando dejas de beber, ese estado de ánimo vuelve a bajar".

"El problema es que el alcohol también produce en el cerebro un incremento de unos compuestos llamados dinorfinas, que funcionan de forma totalmente opuesta a las endorfinas", agrega.

cerebro

El alcohol también activa en nuestro cerebro otro sistema de neurotransmisores -los compuestos químicos que transmiten las señales que controlan los procesos mentales como la conducta y las emociones- los llamados gaba y glutamato. "El gaba es tu neurotransmisor encargado de reducir tus niveles de energía y calmarte, y virtualmente está en todo tu cerebro", explica la psiquiatra Julia Lewis.

estimulante

"El glutamato es tu principal neurotransmisor estimulante. Y lo ideal para el cerebro es tener un equilibrio entre el efecto calmante del gaba y el efecto estimulante del glutamato", según la psiquiatra Julia Lewis. Pero, si bebes alcohol todos los días, el efecto calmante del gaba está constantemente activado y lo que hace el cerebro es incrementar el efecto estimulante del glutamato. Y eso es lo que nos hace sentir ansiosos.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa