Cochabamba, jueves 15 de noviembre de 2018

Una Guía Técnica Ambiental prevé regularizar las viviendas en 2 años

El documento define los lineamientos y requisitos que van desde la construcción en el 50% del terreno, hasta adecuar las vías de acceso con un material especial para asegurar la infiltración de agua.
| SULEMA MEZA TIGA WhatsApp: 67598470 | 02 sep 2018

Un chalet en medio de la espesa vegetación en el Tunari.



La Guía Técnica Ambiental para la Adecuación de Asentamientos, Barrios y Viviendas en la zona de Colindancia Ecológica del Parque Nacional Tunari, que fue trabajada junto al Plan de Manejo de la reserva natural en 2016, define que todas las construcciones terminadas y las que aún están en proceso deben sufrir una serie de adecuaciones en un plazo máximo de dos años para ser legalizadas.

La propuesta, elaborada por un equipo de 15 técnicos, está en manos de autoridades gubernamentales.

Uno de los requisitos para regularizar las construcciones es que, en lotes de hasta 300 metros, las edificaciones tendrán que estar en el 50 por ciento del área del terreno y el espacio restante debería destinarse para áreas verdes y para garantizar la infliltración de las aguas, considerando que la Cota 2.750, precisamente donde está la mayoría de los asentamientos humanos, es de mayor recarga acuífera. En los terrenos de más extensión, la construcción solo debe estar en 150 metros.

También define que las viviendas deben tener como máximo dos pisos y un altillo. Para eso tomaron una familia tipo de cinco integrantes.

Determina la prohibición total de voladizos hacia vías vehiculares o peatonales, así como a las áreas de dominio público.

La Guía propone medidas para la colecta e infiltración de aguas pluviales de áreas cubiertas. Para eso, los dueños de las viviendas tendrán que cumplir con los retiros, alturas y medidas de asoleamiento y ventilación, de acuerdo a normas de construcción vigentes en cada municipio. Asimismo, todas las familias estarían obligadas a la colecta física del escurrimiento de agua de lluvias de los techos, a través de canaletas y bajantes. Luego, conducir ese líquido a pozos de infiltración que deben ser construidos en el mismo lote solo con piedra y grava.

Los técnicos determinaron que la capacidad de colecta de los pozos de infiltración debe definirse tomando en cuenta como parámetro 25 litros por cada metro cuadrado de techo. Ese esfuerzo se complementaría con la conducción de las aguas excedentes hacia pozos de infiltración en el mismo lote.

Pero, las adecuaciones no solo se tendrán que hacer en las casas, si no también en las áreas de equipamiento y en las vías de acceso existentes.

La Guía aconseja que no menos del 25 por ciento de los espacios debe estar destinado a parques, espacios verdes de avenidas, centros de salud, centros educativos y canchas deportivas. Asimismo, plantea que se debe recuperar el paisaje típico de la zona, implantando cobertura vegetal 100 por ciento nativa y apropiada ambientalmente a la zona.

CALLES Y VEREDAS

También considera colectar e infiltrar el agua de lluvia de los espacios públicos de uso común, así como evitar la impermeabilización de estas áreas, restringiendo hasta un máximo de 10 por ciento la superficie total de veredas peatonales, quedando prohibido el uso de pavimentos de alta densidad. Las autoridades deben implantar un perímetro forestal en cada uno de los asentamientos y obligatoriamente en el límite norte de cada barrio.

Los profesionales que elaboraron el estudio plantearon que el sistema de vías (calles, avenidas, pasos peatonales) no debe exceder el 15 por ciento de la superficie del asentamiento o barrio. De este total, las vías peatonales deben alcanzar al 40 por ciento .Existen asentamientos que no tienen ni el 10 por ciento de terreno para esos fines.

Las vías vehiculares deben incluir en su diseño una optimización de los anchos de rodadura, considerando pavimentos con materiales de mediana densidad y porosidad, tanto para regular el escurrimiento superficial de las aguas, como para mitigar la refracción de los rayos solares.

El sistema de vías debe prever sitios de colecta de aguas de lluvia (sumideros) y su conducción a pozos de infiltración o almacenamiento, estos últimos como una forma local de reuso de aguas, para el mantenimiento de la cobertura vegetal en jardineras de calles, avenidas o vías peatonales.

NI UN METRO MÁS El exdirector del Parque Tunari y coordinador del equipo que elaboró la Guía Carlos Espinoza dijo que con su aplicación se “cerraría ese tema”, ya que no se permitiría ni una sola construcción más.

“Quedaría prohibida la subdivisión y el fraccionamiento de predios y lotes de asentamientos y viviendas que logren regularizar su situación legal”.

Entre las otras prohibiciones, están la apertura de nuevas vías para vehículos, la construcción de equipamientos que no sean recreativas o educativas, la crianza industrial de animales de granja y la construcción de pozos ciegos y desagües con descarga libre de aguas servidas.

7 Requisitos

Los dueños de casas ilegales deben cumplir siete requisitos: plano de edificación, plano demostrativo, cerificación de compatibilidad del Sernap,verificación de requisitos técnicos del Gobierno municipal, aprobación de plan de adecuación ambiental, regularización impositiva y acreditación de la organización social del barrio.

Análisis

La propuesta de la Guía Técnica Ambiental fue presentada a las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, y al Servicio Nacional de Áreas Protegidas.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa