Cochabamba, domingo 23 de septiembre de 2018

Assayas, bien recibido en Venecia con una comedia sobre la revolución digital

El director francés estrenó Double vies en el festival.
VENECIA/EFE | | 02 sep 2018



Los efectos de la revolución digital en el mundo editorial le sirve al director francés Olivier Assayas para hacer una reflexión en tono de humor sobre el mundo de hoy en Double vies, una película con la que compite por el León de Oro de Venecia y que fue el viernes muy bien recibida en el festival.

“Hay algo de eterno en las relaciones humanas. Incluso cuando se habla de la transformación del mundo por la revolución digital, la única forma de abrirse, de captar el interés de la audiencia es con las cosas elementales, básicas, eternas, de las relaciones entre los seres humanos”, explicó Assayas en rueda de prensa.

En su opinión, los individuos han cambiado con la revolución digital. “Cambia nuestra percepción de nosotros mismos y del mundo, somos individuos que comunicamos y amamos de forma diferente”, agregó el director. Y lo que a él le interesaba en este filme era precisamente “discutir sobre los efectos en la sociedad de la revolución digital y el modo en que los sentimientos del individuo siguen iguales aunque cambie el entorno”.

Es la historia de Alain (Guillaume Canet), un editor de éxito que vive en París y que se enfrenta a los cambios digitales en el mundo editorial, casado con Juliette Binoche, una famosa actriz con opiniones muy diferentes.

Para el actor, la revolución digital “es fantástica e interesante porque abre un campo de posibilidades enorme”, pero al mismo tiempo reconoció su miedo a la evolución de los últimos años y a la manera de consumir, especialmente en el mundo del arte. “El hecho de ver a gente que ve un filme en un teléfono con un sonido horrible, sin la imagen limpia y bella de una pantalla de cine, es algo que me dan un poco de miedo (...) tengo miedo del lado ‘fast food’, del consumo rápido, en el cine, en la literatura..”, explicó Canet. Por eso le interesa el filme de Assyas, porque muestra cómo las relaciones amorosas “se encierran en las redes sociales” y dejan de estar en el tiempo presente.

Un filme lleno de diálogo, más de lo habitual en el cine de hoy, como reconoció el actor, a quien el guion le recordaba más a una obra de teatro, aunque luego Assayas le imprimió un ritmo diferente durante el rodaje, que hace que el texto adquiera una mayor ligereza.

“En cine se puede hablar de todo si hay una realidad física, humana y de empatía con los personajes, unido a un poco de humor”, explicó Assayas, autor de filmes como Sils Maria o Carlos. Un filme de actores, a los que el realizador dio una gran libertad con un texto escrito con el ritmo de la expresión oral.

“Me puse en un segundo plano como director para ponerme al servicio de la historia y de los actores” y así tratar de buscar la espontaneidad en las interpretaciones, explicó. Todo ello para contar un cambio que también ha cambiado profundamente el mundo del cine y el modo en que se consume. Una revolución, alertó Assayas, que “aún no ha terminado”.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa