Cochabamba, sábado 17 de noviembre de 2018

Maricruz Ribera: “Para mí, no hay imposibles”

La mujer que lídera el movimiento Yo soy mi primer amor habla sobre su vida familiar, sus experiencias dolorosas y sus anhelos.
| TEXTO: NICOLE VARGAS FOTOS: DANILO BALDERRAMA | 02 sep 2018





Hace exactamente una semana se realizó la carrera Yo soy mi primer amor a la cabeza de Maricruz Ribera. La conocida expresentadora de televisión estuvo en Cochabamba organizando la primera “marea fucsia” en el departamento. Durante el recorrido, estuvo acompañada de su esposo, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, quien fungió como fotógrafo oficial de la actividad.

La revista Así conversó con ella y comentó un poco su trabajo en el proyecto que lidera, el giro que dio su vida los últimos años, la relación con su pareja y sus planes después de que él termine la gestión municipal.

Así: ¿Cómo evalúas la jornada de la “marea fucsia“ en Cochabamba?

Maricruz Ribera (MR): Estoy muy satisfecha, porque la meta era que participen 10 mil personas y llegamos a casi 12 mil. No solo hubo mujeres de todas la edades, sino también hombres. La lucha contra la violencia tiene que ser tarea de todos. Debe haber unión entre ambos sexos, entendiendo que somos diferentes, pero que tenemos los mismos derechos.

Así: Algo que llamó la atención fue la presencia de tu esposo desde el inicio de la carrera hasta el final. ¿Se apoyan uno al otro?

MR: Yo, feliz de que él me acompañe. Él entiende que esta es una actividad que la realizo con mi equipo de voluntarias y está ahí. Estaba apoyándome, así como muchas veces yo también lo apoyé a él; porque el tema de estar en pareja implica tener un compañero que esté contigo en las buenas y en las malas. Esta complicidad mutua demuestra la linda relación que tenemos.

Así: Siendo él también una persona pública, ¿cómo manejan los tiempos para estar juntos?

MR: Cuando se quiere, se puede, y cuando hay amor y buenas intenciones, todo funciona. Entre semana entendemos que cada uno tiene sus actividades; eso sí, los fines de semana siempre estamos juntos.

Nos acomodamos y hemos aprendido a complementarnos. Estamos ya cinco años casados. Desde un principio tuvimos un ritmo de vida muy activo y es parte de la relación personal de ambos. Yo soy muy activa, mi personalidad es esa, entonces con él podemos charlar de todo lo que hicimos durante el día.

Así: Existe una frase conocida que dice que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. ¿Qué opinas?

MR: Eso dijo mi suegra cuando me conoció y mi marido le respondió algo por lo que decidí quedarme a su lado como su esposa.

Le dijo: “No mamá, una gran mujer está al lado de un gran hombre”. Siempre respetamos los espacios de cada uno. No me meto en temas municipales, pero sí lo acompaño a algunas entregas de obras, porque creo que la gente se acostumbró mucho a vernos juntos.

Así: ¿Cómo ves todo el proceso de acompañar a un personaje público que se dedica a la política y que recibe muchas críticas?

MR: La política no es siempre “cochina”. Cuando empecé a enamorar con mi marido, mi familia se asustó, y yo les decía que lo tenían que conocer. No puedes generalizar porque algunos políticos hicieron mal algunas cosas.

Cuando me preguntan qué tal es estar casada con el Alcalde, les digo: “Estoy casada con mi marido”, será el Alcalde de la ciudad, pero, para mí, es el hombre que amo.

Así: En las últimas encuestas realizadas por una empresa hace algunas semanas, Luis Revilla aparece con 3 por ciento de intención de voto si fuera candidato a la Presidencia. ¿Qué opinas de eso?, ¿te gustaría verlo como Presidente?

MR: Para empezar, Luis nunca se lanzó oficialmente como candidato, es gente que hace las encuestas que lo ha puesto en esa figura. Pero, he visto cosas maravillosas que él ha hecho por La Paz, y claro que creo que podría hacerlas por el país. No es un tema de visualizarlo en un cargo, es pensar qué haría.

Así: ¿Qué opinan ahora tus familiares de él?

MR: Mi madre lo adora y él también a su suegra. No es que antes se llevaban mal, solo que había un poco de estos estereotipos que te venden, pero él mismo les ha demostrado con su forma de ser que la política también puede ser la mejor forma de hacer las cosas.

Así: ¿Cómo fue el cambio de tu vida al irte a La Paz?

MR: Me fui a La Paz hace siete años, después de la muerte de mi padre, porque necesitaba un cambio. Aprendí a vivir sola, que la felicidad no me la da otra persona, sino que es una decisión personal. Aprendí a perdonar mis errores y a aceptar la persona que hoy soy. YoSiempre digo, entre chiste y chiste, que me enamoré de La Paz antes que de mi marido, ya que después de vivir dos años allí, lo conocí a él.

Así: Más allá del traslado a otro departamento, ¿cómo fue el cambio de tu vida?, ¿qué queda de la mujer de hace 10 años?

MR: Lo único que queda es que siempre he tenido contacto con la gente y siempre me encantó compartir con ellos. Uno va cambiando, son diferentes las metas que nos ponemos en la vida. Ya fui modelo y reina, entonces, di el primer giro a mi vida cuando empecé a presentar noticias, porque ya no podía mantener la imagen de modelo. Antes me maquillaba mucho más, andaba mucho más producida, ahora ando con mochila, jean y zapatos deportivos, porque voy por diferentes lugares. Con el tiempo las personas cambian y también surgen nuevos proyectos y sueños en tu vida.

Así: Una vez que termine la gestión municipal de tu esposo, ¿has pensado volver a Santa Cruz?

MR: Amo La Paz, ahí viví los últimos siete años de mi vida. No sé si volvería a Santa Cruz. Me gusta ir de vacaciones, visitar a mi familia, pero -aunque no creas- me sofoca tanto calor. Sin embargo, mi marido sí me ha planteado la idea de irnos allá.

Así: Una de las experiencias más dolorosas que vivieron como pa- reja fue la perdida del bebé que estaban esperando el año pasado. ¿Tienen programado en sus planes a corto plazo tener familia?

MR: Te voy a decir lo que le dije a mi mamá la última vez que intenté todo de nuevo: “¿Por qué Dios no me da lo que le pido con tanto amor?”. Ahí me pongo a pensar lo que me diría mi papá: porque Dios sabe lo que necesitas.

He hecho todo lo humanamente posible para quedar embarazada, y si no pasa no me puedo deprimir. Tal vez mi misión en la vida es otra, porque -de verdad- hemos hecho todo. Y si no se puede, igual nos amamos, igual tenemos un lindo matrimonio y muchas actividades que nos hacen felices. Ahorita solo nos queda decir: Dios dirá.

Así: ¿Ha hablado sobre la posibilidad de adoptar un bebé?

MR: Si no llega un hijo, claro que sí. Tenemos tanto amor para dar, por qué privar a alguien que podría recibirlo. Pero, igual es algo que seguimos pensando, porque no es una decisión fácil.

Así: A simple vista pareces una mujer muy activa. ¿Cómo te definirías a ti misma?

MR: Soñadora, ambiciosa en el buen sentido y creo firmemente que no hay imposibles en la vida l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa