Cochabamba, domingo 23 de septiembre de 2018

Sonda Parker Misión: tocar el Sol

El 12 de agosto, la NASA lanzó al espacio una nave espacial que estudiará los campos magnéticos del astro, para aclarar el origen del viento solar.
TEXTO: NEWYORKTIMES.COM Y ELPAIS.COM | | 26 agos 2018



La NASA lanzó el 12 de agosto pasado, la sonda solar Parker desde Cabo Cañave-ral, Florida, una misión que la agencia presume posibilitará “tocar el Sol”.

¿Por qué alguien querría tocar el Sol?

La astronave pasará a unos seis millones de kilómetros de la superficie solar, que quizá parece ser una distancia larga, pero es suficientemente cercana para sobrevolar por la atmósfera externa de la estrella. De hecho, esa distancia es una décima parte de la que divide al Sol de Mercurio, el planeta más cercano al astro de nuestro sistema solar.

El propósito de la sonda es expandir nuestro conocimiento del Sol al medir los campos magnéticos y eléctricos, catalogar los ingre-dientes del viento solar y tomar fotografías de la corona, la atmósfera que es muchísimo más calurosa que la superficie.

Los instrumentos de la sonda Parker podrán detectar detalles que no es posible avistar desde más lejos. La nave estará protegida por escudos de carbono que ayudarán a absorber el calor.

¿Qué es el viento solar?

Hay un continuo flujo de partículas cargadas, sobre todo protones y electrones, que emanan del Sol hacia el sistema solar a una velocidad de alrededor de 1.6 millones de kilómetros por hora. El campo magnético de la Tierra genera una especie de burbuja que bloquea el viento solar hacia nuestro planeta y que genera las hermosas auroras que se pueden avistar en los polos de la Tierra.

El viento solar se origina en la corona, pero aún no se sabe cómo se genera. La temperatura de la superficie del Sol es de 3.040 grados centígrados, mientras que la de la corona es de casi dos millones de grados centígrados. Con la sonda Parker se busca aclarar a qué se deben esas diferencias.

Pero ¿por qué importa el viento solar?

Podría devastar a la civilización. En ocasiones una explosión llamada eyección de masa coronal surge del Sol y manda una cantidad de partículas mayor que la normal. En 1859 una de esas explosiones golpeó directamente la Tierra y alteró los cables de telégrafo de los continentes americano y europeo.

Si sucediera lo mismo hoy causaría apagones continentales y dañaría las redes eléctricas

con reparaciones que llevarían meses. En 2012 una astronave de la NASA, Stereo-A, sí registró una eyección de masa coronal comparable a la de 1859 aunque no iba dirigida hacia la Tierra.

¿Cómo llegará la sonda

al Sol?

La sonda Parker pasará primero a unos 24 millones de kilómetros de distancia en su primer acercamiento e irá, durante siete años, acercándose cada vez más gracias a la gravedad del planeta Venus, que le permitirá ir cambiando su órbita elíptica de 88 días hasta quedar a los seis millones.

En total, la sonda completará 24 órbitas y la misión terminaría en 2025. En las últimas órbitas, el jalón de la gravedad solar acelerará su velocidad a casi 700.000 kilómetros por hora; será así el objeto creado por los humanos con mayor velocidad.

¿Por qué se llama sonda Parker?

Hasta el año pasado la astronave era llamada sonda solar plus. La NASA la renombró en honor a Eugene Parker, astrofísico jubilado de la Universidad de Chicago que fue el primero en predecir la existencia del viento solar.

Es la primera ocasión que la NASA nombra una misión en honor a alguien que sigue vivo l

A 1.400 GRADOS CENTÍGRADOS

La sonda solar de la NASA, con un coste de 1.200 millones de euros, va protegida por un escudo térmico de carbono de 12 centímetros de grosor que alcanzará temperaturas de 1.400 grados centígrados, cerca del punto de fusión del hierro. Al otro lado de la coraza, un sistema de refrigeración mantendrá el equipo electrónico a unos 30 grados. La nave estudiará los electrones, núcleos atómicos cargados, protones y átomos de helio de la corona solar, así como los campos magnéticos que genera el astro para aclarar el origen del viento solar y poder predecir tormentas solares.

UN VIAJE DE SIETE AÑOS

La Sonda Parker despegó el 12 de agosto desde Cabo Cañaveral. Alcanzará su órbita en torno al Sol el 1 de noviembre. Debido a la fuerza de gravedad de la estrella, casi 30 veces mayor que la de la Tierra, la nave acelerará hasta los 200 kilómetros por segundo, la mayor velocidad jamás alcanzada por un artefacto espacial.

En sus primeras siete órbitas usará el empuje de Venus para frenar e ir

cerrando su órbita en torno al astro, dentro de una misión en la que hará

24 revoluciones alrededor del Sol y que durará hasta 2025.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa